Associated Press rectifica los errores de sus informaciones sobre la fosa de niños en Irlanda

 

La agencia fue de las primeras en reportar sobre el hallazgo de los restos de “cientos” de niños en Irlanda, enterrados entre 1926 y 1961 en Tuam. Ahora rectifica: “informamos incorrectamente que la enseñanza católica de la época era negar el bautismo y la sepultura cristiana a los hijos de madres solteras; aunque eso pudiese haber ocurrido en algún caso en la práctica, no era la enseñanza de la Iglesia”

25/06/2014

 

ForumLibertas.com

 

“Gracias a Associated Press, tenemos ahora al finalista de la corrección más vergonzosa del año”. Con este título, un periodista estadounidense publicó en The Washington Examiner un artículo que critica duramente a la citada agencia internacional de noticias que admitió haber cometido una serie de graves errores en sus reportes noticiosos sobre el hallazgo de los restos de “cientos” de niños en Irlanda, enterrados entre 1926 y 1961 en Tuam.

 

Associated Press (AP) no oculta un sesgo marcadamente anticatólico e Irlanda es de sus lugares favoritos para hacerlo. En este último esfuerzo tuvieron que desdecirse y hacer diversas correcciones a lo informado los días 3 y 8 de junio, según informa Aciprensa.

 

El texto de rectificación de AP, que fue uno de sus primeros divulgadores de la información, dice así:

 

"En las noticias publicadas los días 3 y 8 de junio sobre los niños enterrados en tumbas sin identificar después de morir en un antiguo orfanato irlandés para hijos de madres solteras, The Associated Press (AP), informó erróneamente que los niños no habían recibido bautismo católico, los documentos muestran que muchos de los niños del orfanato habían sido bautizados.

 

AP también informó incorrectamente que la enseñanza católica de la época era negar el bautismo y la sepultura cristiana a los hijos de madres solteras; aunque eso pudiese haber ocurrido en algún caso en la práctica, no era la enseñanza de la Iglesia. Además en la noticia del 3 de junio, AP citó a una investigadora que dijo que creía que la mayoría de los restos de los niños que murieron allí fueron enterrados en una fosa séptica abandonada; la investigadora ha aclarado que sin la excavación y el análisis forense es imposible saber cuántos restos contiene el depósito. La noticia también tiene un error de fecha, el orfanato se abrió en 1925, no en 1926."

 

“Negar el bautismo a niños bastardos”

 

Becket Adams es el periodista del diario The Washington Examiner que el 22 de junio publicó un artículo en el que cuestiona los errores cometidos por The Associated Press sobre la investigación de una historiadora local, Catherine Corless, en relación a los entierros de 796 bebés y niños pequeños, que murieron en el hogar para madres solteras de Tuam en el que servían religiosas, entre 1926 y 1961. Los niños habrían muerto a razón de 23 por año.

 

Sobre la información en la que AP se refería a la “práctica oficial de negar en ese tiempo el bautismo a los niños bastardos”, Adams señala que esa afirmación es “una pila gigante de tonterías sin sentido”.

 

“De acuerdo a la corrección publicada este fin de semana (el 20 de junio), el informe de AP sobre La-Iglesia-Católica-que-odia-a-los-bebés tiene un impresionante número de inexactitudes”, indica Adams.

 

AP también se equivocó (y admitió sus varios errores) en la información sobre el lugar donde se encontraron los restos de los niños y en los datos sobre los años en los que funcionó el hogar para madres solteras administradas por religiosas, mujeres que algunos medios llegaron a comparar con los nazis que perpetraron el Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Con cierta ironía, Adams comenta que a partir de la información original de Associated Press “sí podemos saber que existe un lugar que se llama ‘Irlanda’ y que su población incluye a niños. Ese dato sí es preciso”.

 

“Hablando en serio, AP le ha hecho al público y a la Iglesia Católica en Irlanda un gran deservicio. Indudablemente AP ha hecho que miles de lectores –lectores que probablemente no se darán cuenta de la poco publicitada corrección– piensen que un puñado de monjas irlandesas se comportaron como monstruos” durante esos años.

 

Para Adams, la narrativa de la información original de AP “sobre el descuido y la crueldad con los niños se quedará, pese a las numerosas inexactitudes de la historia, y es probable que se mantenga de esa forma”. “Trabajo de primera clase, AP”, concluye el periodista.

 

Adams no ha sido el único en pronunciarse al respecto. Entre otros, el periodista ateo y editor de Spiked Online, Brendan O’Neil, también rebatió la ola anticatólica generada por los errores de AP y explicó que “esto ya no se trata de noticias; no es un anhelo de hechos o verdad lo que elevó los enloquecidos reclamos sobre Tuam a la agenda”.

 

“En vez de eso, es una mezcla de prejuicio anticatólico, un odio irlandés contra sí mismo, y la sed moderna de historias de horror que envuelven niños convirtió a Tuam en una de las historias peor reportadas del 2014 hasta ahora”.