¿Con qué reemplazaremos la hipocresía?

por C.S. Lewis