Conversión en bloque de anglicanos al catolicismo

 (19-10-2010)

Una congregación anglicana británica se convertirá al catolicismo


Una congregación anglicana del condado inglés de Kent ha sido la primera en aceptar en bloque la oferta de conversión al catolicismo que el Papa Benedicto XVI hizo hace un año a los protestantes que después de una maduración sería y personal quisieran formar parte de la Iglesia Católica. Aunque este cambio podía hacerse “en bloque” toda una parroquia, o una diócesis, la Santa sede siempre ha exigido una declaración personal e intransferible del interesado aunque, la conversión fuera grupal.

El consejo eclesiástico de la iglesia de San Pedro, en la localidad sureña de Folkestone, ha votado a favor de tomar las medidas necesarias para convertirse a la religión católica, en lo que supone un signo más del creciente prestigio que va teniendo la Iglesia Católica no solo entre los protestantes si no también en el mundo anglosajón: su seriedad en la liturgia, la fidelidad a la doctrina de Cristo van produciendo mella en la a veces sociedad desorientada y sin un rumbo claro.

En este sentido y como aspectos más relevantes de la fidelidad a la doctrina de Jesucristo, muchos anglicanos de los 77 millones que existen, se han sentido atraídos por la constancia en la ordenación solo de hombres en la Iglesia Católica así como el que tampoco en ésta se acepte la ordenación de obispos homosexuales, como está sucediendo en el caso de algunas diócesis anglicanas. Por eso no es de extrañar que también diócesis enteras se adhieran a la doctrina y a la fe de la Iglesia que está permaneciendo fiel a Cristo en su totalidad.

La visita oficial y pastoral en Gran Bretaña- permite que los conversos mantengan parte de sus hábitos y tradiciones- ha contribuido sin duda a que la conversión de muchos anglicanos: la presencia del Papa, su calidad humana, el alto nivel de sus discursos así como la seriedad y afabilidad de su predicación, han calado hondo en una sociedad, muchas veces hastiada de una falta de unidad.

Desde su promulgación, cuatro obispos anglicanos han aceptado la oferta del pontífice, siendo el último el obispo de Fulham, John Broadhurst, según la BBC. (Gaceta de la Iglesia)