La censura laicista del 'lobby' abortista contra la Madre Teresa de Calcuta

 

Retiran en Galicia símbolos religiosos de la exposición sobre la beata porque se expone en un espacio de ámbito público. La delegación de la Xunta en Vigo se defiende: le corresponde ceder el espacio a todas las asociaciones de interés cultural que lo pidan

16/01/2014

________________________________________________________________
 

 
ForumLibertas.com
 

Una exposición sobre la madre Teresa de Calcuta no se podrá ver de forma completa en Vigo. Los organizadores han suprimido algunos elementos que expresaban más claramente una simbología religiosa ante las quejas lanzadas desde partidos y sindicatos por tener lugar en la delegación de la Xunta. Se ha retirado una representación del dormitorio de la beata, crucifijos y una figura de la religiosa rezando.

Según informa InfoCatólica, el obispo de la diócesis de Tui-Vigo, Luis Quinteiro, junto con la delegada de la Xunta, María José Bravo Bosch, inauguraron la exposición compuesta por un centenar de paneles informativos con ilustraciones y textos de la fundadora de la congregación.

Al mismo tiempo, una treintena de personas de una plataforma en favor del aborto acudieron a la misma hora para protestar por el uso de espacios de la Administración para actividades con carácter religioso. “Fóra relixións das institucións” fue el lema que más corearon ante un edificio custodiado por la policía.

María José Bravo defendió la organización de la muestra en el edificio administrativo porque a una delegación de la Xunta le corresponde ceder el espacio a todas las asociaciones de interés cultural que lo pidan, dijo.

La muestra ha quedado instalada hasta el 31 de enero en la planta baja, en el área de seguridad y registro, donde los trabajadores han recogido firmas pidiendo su retirada.

En Argentina, un juez sin embargo defiende el crucifijo

La cruz de este hecho sucedido en Galicia lo podríamos encontrar fuera de España, en Argentina, donde un juez afirmó: “No voy a descolgar ninguna Cruz” porque soy católico y ella “es símbolo de la piedad” de Dios. Fue la respuesta del juez argentino Luis María Rizzi a la campaña lanzada por la Asociación Pensamiento Penal (APP) y la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), para que se retiren los símbolos religiosos de las salas de audiencias de los tribunales aduciendo la neutralidad religiosa del Estado.

Así lo expresó Rizzi, integrante del Tribunal Oral Criminal Nº 3º de la Capital Federal, en una carta enviada a Mario Juliano, presidente de la APP y juez del Tribunal en lo Criminal Nº 1 de Necochea.

En su misiva, el magistrado Rizzi manifestó que tampoco dispondrá que otra persona retire el crucifijo, “porque creo en Dios y porque soy católico. Porque tengo reverencia por la Cruz de Cristo, el inocente crucificado por los hombres y el más inocente de los condenados, que representa, además, la fe mayoritaria y la identidad de nuestro pueblo”.

El juez señaló que “la Cruz no ofende a nadie, sea o no creyente, ni nadie puede sentirse agredido, inquieto, molesto y menos discriminado por su presencia. Porque contrariamente a lo que ustedes suponen o creen, la presencia de la Cruz es símbolo de piedad, de consuelo, y de misericordia; es símbolo de que quienes se desempeñan frente a ella, tienen temor de Dios, y por ello mismo, inspiran más confianza en que actuarán de acuerdo a la justicia y a la verdad, con buena voluntad y con la máxima imparcialidad”.

“Porque finalmente, la libertad religiosa que ustedes dicen pregonar y defender, es precisamente para que quienes quieran hacerlo, cuelguen, lleven o exhiban la Cruz, y no para que nos obliguen a quitarla, ocultarla o disimularla”, añadió.

“Soy consciente no obstante, de que ustedes están embarcados en una triste misión en la que muy probablemente lograrán los fines que los desvelan. Tal vez porque la Cruz es incompatible con este mundo en el que se confunde el bien con el mal, en el que se privilegian supuestos derechos de la mujer a costa del derecho a la vida de los niños; en el que impera la deslealtad, la mentira, la corrupción; en el que ya no interesa la protección de la familia y de la infancia, y se las supone independientes de la protección del matrimonio”, indicó Rizzi.

El juez argentino dijo que “la Cruz parece no tener más lugar en una nación desolada, ciega y sorda a las leyes eternas que no son de hoy ni de ayer, que huye de la Verdad y de la Belleza, y que se empeña en ignorar y abandonar a Cristo”. Sin embargo, aseguró, “Cristo no nos abandonará, aún cuando repudien y quiten su Cruz”.