AMOR DE DIOS A LOS HOMBRES

 


Citas de la Sagrada Escritura

 

El amor incansable de Dios: Os 11, 1-9

 

Dios es Amor: I Jn 4, 8.

 

Falta de correspondencia por parte de los hombres. Parábola de la viña: Is 5, 1-7.

 

El amor de Dios se ha derramado en nuestros corazones por virtud del Espiritu Santo, que nos ha sido dado. Rom 5, 5.

 

El amor de Cristo nos apremia: 2 Cor 5, 14. 

 

El amor de Dios nos predestinó antes de la constitución del mundo para que fuéramos santos e inmaculados en su presencia». Ef 1, 4.

 

He venido a echar fuego en la tierra, ¿y qué he de querer sino que se encienda? Lc 12, 49.

 

«[...] Caminad en el amor, (amad) como Cristo nos amó y se entrego por nosotros [...] Ef 5, 1.

 

En esto está el amor, no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino que El nos amó y envió a su Hijo, como propiciación por nuestros pecados. I Jn 3, 18.

 

Dios, que es rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, y estando nosotros muertos por nuestros delitos, nos dio vida por Cristo [...1» Ef 2, 4-5.

 

El Padre nos libró del poder de las tinieblas y nos trasladó al reino del Hijo de su amor. Gal 1, 13.


SELECCIÓN DE TEXTOS

 

Dios nos ama infinitamente

256 Hasta te serviré, porque vine a servir y no a ser servido. Yo soy amigo, y miembro y cabeza, y hermano y hermana y madre; todo lo soy, y solo quiero contigo intimidad. Yo, pobre por ti, mendigo por ti, crucificado por ti, sepultado por ti; en el cielo, por ti ante Dios Padre; y en la tierra soy legado suyo ante ti. Todo lo eres para Mi, hermano y coheredero, amigo y miembro. ¿Qué más quieres? (SAN JUAN CRISÓSTOMO, Hom. sobre S. Mateo, 76).

257 Tan espléndida es la gracia de Dios y su amor a nosotros, que hizo El más por nosotros de lo que podemos comprender (SANTO TOMÁS, Sobre el Credo, 1. c., 61).

258¿;Saber que me quieres tanto, Dios mio, y... no me he vuelto loco? (J. ESCRIVÁ DE BAEAGUER, Camino, n. 425).

259 Ninguna lengua es suficiente para declarar la grandeza del amor que Jesús tiene a cualquier alma que está en gracia (SAN ALFONSO Mª DE LIgORIO, Visitas al Stmo. Sacramento, 2).

260 El fuego de amor de Ti, que en nosotros quieres que arda hasta encendernos, abrasarnos y quemarnos lo que somos, y transformarnos en Ti, Tú lo soplas con las mercedes que en tu vida nos hiciste, y lo haces arder con la muerte que por nosotros pasaste (SAN JUAN DE AVILA, Audi filia, 69). 

 

Dios no abandona nunca alos hombres

261 El abismo de malicia, que el pecado lleva consigo, ha sido salvado por una Caridad infinita. Dios no abandona a los hombres (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Es Cristo que pasa, 95). 

262 Oye cómo fuiste amado cuando no eras amable; oye cómo fuiste amado cuando eras torpe y feo; antes, en fin, de que hubiera en ti cosa digna de amor. Fuiste amado primero para que te hicieras digno de ser amado (SAN AGUSTIN, Sermón 142). 

263 Ahora me da devoción ver cómo me daba Dios tan presto lo que yo perdí por mi culpa (SANTA TERESA, Vida, 1, 4). 

 

Dios nos busca a cada uno

264 Considerad conmigo esta maravilla del amor de Dios: el Señor que sale al encuentro, que espera, que se coloca a la vera del camino, para que no tengamos más remedio que verle. Y nos llama personalmente, hablándonos de nuestras cosas, que son también las suyas, moviendo nuestra conciencia a la compunción, abriéndola a la generosidad, imprimiendo en nuestras almas la ilusión de ser fieles, de podernos llamar sus discípulos (J ESCRIVÁ DE BALAGUER, Es Cristo que pasa, 59). 

265 ¿Cuál es la explicación de que nos alegremos con el Señor, si El está lejos? Pero en realidad no está lejos. Tú eres el que hace que esté lejos. Amalo y se te acercará; ámalo y habitará en ti. El Señor está cerca. No os inquietéis por cosa alguna (SAN AGUSTIN, Sermón 21). 

266 El sol ilumina al mismo tiempo los cedros y cada florecilla, como si estuviera sola en la tierra; nuestro Señor se interesa también por cada alma en particular, como si no existieran otras iguales (SANTA TERESA DE LIS1EUX, Manuscritos autobiográficos). 

267 Cuando Dios Nuestro Señor concede a los hombres su gracía, cuando les llama con una vocación especifica, es como si les tendiera una mano, una mano paterna llena de fortaleza, repleta sobre todo de amor, porque nos busca uno a uno, como a hijas e hijos suyos, y porque conoce nuestra debilidad. Espera el Señor que hagamos el esfuerzo de coger su mano, esa mano que El nos acerca: Dios nos pide un esfuerzo, prueba de nuestra libertad (J. ESCRIVÁ DE BALAGUER, Es Cristo que pasa, 17). 

268 Ningún pecador, en cuanto tal, es digno de amor; pero todo hombre, en cuanto tal, es amable por Dios (SAN AGUSTIN, Sobre la doctrina cristiana, 1). 

 

Recibimos constantemente innumerables gracias

y dones por parte de Dios

 

269 En ocasiones, Dios no desdeña de visitarnos con su gracia, a pesar de la negligencia y relajamiento en que ve sumido nuestro corazón [...]. Tampoco tiene a menos hacer brotar en nosotros abundancia de pensamientos espirituales. Por indignos que seamos, suscita en nuestra alma santas inspiraciones, nos despierta de nuestro sopor, nos alumbra en la ceguedad en que nos tiene envueltos la ignorancia, y nos reprende y castiga con clemencia. Pero hace más: se difunde en nuestros corazones, para que siquiera su toque divino nos mueva a compunción y nos haga sacudir la inercia que nos paraliza (CASIANO, Colaciones, 4) 

 

La Encarnación del Hijo de Dios, la mayor muestra de su Amor

 

270 [...] ninguna prueba de la caridad divina hay tan patente como el que Dios, creador de todas las cosas, se hiciera criatura, que nuestro Señor se hiciera hermano nuestro, que el Hijo de Dios se hiciera hijo de hombre (SANTO TOMÁS, Sobre el Credo, I.c., 59).

271¡Qué grande y qué manifiesta es esta misericordia y este amor de Dios a los hombres! Nos ha dado una gran prueba de su amor al querer que el nombre de Dios fuera añadido al titulo de hombre (SAN BERNARDO, Sermón 1, sobre la Epifania). 

272 Aprende, pues, ¡oh, hombre!, y conoce a qué extremos llegó Dios por ti. Aprende (en Belén) esa lección de humildad tan grande que te da un maestro sin hablar todavía. En el paraíso tú tuviste tal honor que pudiste poner nombres a todos los animales, y aquí tu Creador se ha hecho tan niño, que ni aun puede dar a la suya el de madre. Tú en aquel vastisimo lugar de ricos bosques te perdiste desobedeciendo. El se ha hecho hombre mortal en tan estrecha posada para buscar, muriendo, al que estaba muerto. Tú, hombre, quisiste ser Dios y pereciste. El, Dios, quiso ser hombre y te salvó. ¡Tanto pudo la soberbia humana que necesitó de la humildad divina para curarse! (SAN AGUSTiN, Sermón 183). 

 

Los Angeles Custodios, muestra del Amor paternal de Dios

273 A sus ángeles ha dado órdenes para que te guarden en tus caminos. Den gracias al Señor por su misericordia, por las maravillas que hace con los hombres. Den gracias y digan entre los gentiles: El Señor ha estado grande con ellos. Señor, ¿qué es el hombre para que le des importancia, para que te ocupes de él? Porque te ocupas ciertamente de él, demuestras tu solicitud y tu interés para con él. Llegas hasta a enviarle tu Hijo único, le infundes tu Espíritu. Incluso le prometes la visión de tu rostro. Y para que ninguno de los seres celestiales deje de tomar parte en esta solicitud por nosotros, envías a los espíritus bienaventurados para que nos sirvan y nos ayuden, los constituyes nuestros guardianes, mandas que sean nuestros ayos (SAN BERNARDO, Sermón 12, sobre el Salmo "Qui habitat"). 

 

Dios espera de cada hombre una respuesta sin condiciones a su Amor

274 El amor de Dios es celoso; no se satisface si se acude a su cita con condiciones [...] (J. ESCRIVÁ DE BALAGUER, Amigos de Dios, 28). 

275 Pero el amor sólo con amor se cura. El amor de Dios es la salud del alma. Y cuando no tiene cumplido amor, no tiene salud cumplida y por eso está enferma. La enfermedad es falta de salud. Cuando el alma no tiene ningún grado de amor, está muerta. Pero cuando tiene algún grado de amor de Dios, por pequeño que sea, ya está viva, aunque muy débil y enferma, porque tiene poco amor. Cuanto más amor tiene, más salud también. Cuando tiene amor perfecto tiene total salud (SAN JUAN DE LA CRUZ, Cántico espiritual, 11, 11).

 

276 No es razón que amemos con tibieza a un Dios que nos ama con tanto ardor (SAN ALFONSO M a DE LIGORIO, Visitas al Stmo. Sacramento, 4). 277 Cuando Dios ama, lo único que quiere es ser amado: si él ama, es para que nosotros le amemos a él, sabiendo que el amor mismo hace felices a los que se aman entre sí (SAN BERNARDO, Sermón 83).