CONFESION


Citas de la Sagrada Escritura

 

Como mi Padre me envió, asi os envío yo a vosotros [...]. Recibid el Espiritu Santo: Quedan perdonados los pecados a aquellos a quienes los perdonareis y quedan retenidos a quienes se los retuviereis. Jn 20, 21-23.

 

Os empeño mi palabra, que todo lo que atareis sobre la tierra sera eso mismo atado en el cielo; y todo lo que desatareis sobre la tierra sera eso mismo desatado en el cielo. Mt 18, 18.

 

Si dijeremos que no tenemos pecado, nosotros mismos nos engañamos [...], pero si confesamos nuestros pecados, fiel y justo es El para perdonarnoslos y lavarnos de cada iniquidad. I Jn 1, 8-9.

 

Hijos mios, estas cosas os escribo para que no pequeis; mas si alguno pecare tenemos por abogado para con el Padre a Jesucristo, que es la victima de propiciacion por nuestros pecados, y no solo por los nuestros sino por los de todo el mundo. I Jn 2, 1-2.

 

No son los justos, sino los pecadores a los que he venido yo a 11amar a penitencia. Lc 5, 32.

 

¿No reparas que la bondad de Dios te esta llamando a la penitencia? Rom 2, 4.

 

El Señor espera con paciencia por amor de vosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos se conviertan a penitencia. 2 Pdr 3, 9.

 

Acuerdate de donde has decaido, y arrepientete [...] porque si no voy a ti, y removere tu candelero de su sitio, si no hicieres penitencia. Apoc 2, 5.

 


SELEECION DE TEXTOS

 

Institucion

1115 Nuestro Salvador Jesucristo instituyo en su Iglesia el sacramento de la Penitencia al dar a los apostoles y a sus sucesores el poder de perdonar los pecados; asi, los fieles que caen en el pecado despues del bautismo, renovada la gracia, se reconcilien con Dios. La Iglesia, en efecto, posee el agua y las lagrimas, es decir, el agua del bautismo y las lagrimas de la penitencia (SAN AMBROSIO, Epistola 41). (Ordo Poenitiae, n. 2).

 

Ante el tribunal de la misericordia divina

 

1116 Si se pierde la sensibilidad para las cosas de Dios, dificilmente se entendera el Sacramento de la Penitencia. La confesion sacramental no es un dialogo humano, sino un coloquio divino; es un tribunal, de segura y divina justicia y, sobre todo, de misericordia, con un juez amoroso que no desea la muerte del pecador, sino que se convierta y viva (Ez 33, 1 1) (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Es Cristo gue pasa, 78).

 

1117 El que antes de la culpa nos prohibio pecar, una vez aquella cometida, no cesa de esperarnos para concedernos su perdon. Ved que nos llama el mismo a quien despreciamos. Nos separamos de El, mas El no se separa de nosotros (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 34 sobre los Evang.)

1118 Consideremos cuan grandes son las entrañas de su misericordia, que no solo nos perdona nuestras culpas, sino que promete el reino celestial a los que se arrepienten despues de ellas (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 19 sobre los Evang.).

 

1119 Ni la cantidad ni la calidad de los males que hemos cometido nos hagan vacilar en la certeza de la esperanza. Aumenta mucho nuestra confianza el hecho del buen ladron, el cual no era bueno por donde era ladron, pues era ladron por crueldad y bueno por su confesion. Pensad bien cuan inconmensurables son en Dios las entrafias de misericordia. Este ladron, que habla sido preso en el camino con sus manos manchadas en sangre, fue colgado en el patibulo de la cruz; el confeso, fue sanado y merecio oir: Hoy estaras conmigo en el Paraiso. ¿,Quién podrá explicar debidamente la bondad de Dios? En vez de recibir la pena debida por nuestros crimenes, recibimos los premios prometidos a la virtud. El Senor ha permitido que sus elegidos incurran en algunas faltas, para dar esperanza de perdon a otros que yacen agobiados bajo el peso de sus culpas, si acuden a Dios con todo su corazon, y ademas les abre el camino de la piedad por medio de los lamentos de la penitencia (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 20 sobre los Evang.).

 

1120 ¡ Mire que entrañas de misericordia tiene la justicia de Dios!—Porque en los juicios humanos, se castiga al que confiesa su culpa: y, en el divino, se perdona. ¡Bendito sea el santo Sacramento de la Penitencia! (J. EscR~vA DE BALAGUER, Camino, n. 309).

 

1121 Entre los hombres el castigo sigue a la confesion, mientras que ante Dios a la confesion sigue la salvacion (SAN JUAN CRISOSTOMO, en Catena Aurea, volt VI, p. 506).

 

Cada confesion, una nueva conversion

 

1122 El discipulo de Cristo que, despues del pecado, movido por el Espiritu Santo, acude al sacramento de la Penitencia, ante todo debe convertirse de todo corazon a Dios. Esta intima conversion del corazon, que incluye la contricion del pecado y el proposito de una vida nueva, se expresa por la confesion hecha a la Iglesia, por la adecuada satisfaccion y por el cambio de vida. Dios concede la remision de los pecados por medio de la Iglesia, a traves del ministerio de los sacerdotes (Orco Poenitentiae, n. 6).

 

1123 De esta contricion del corazon depende la verdad de la penitencia. Asi pues, la conversion debe penetrar en lo mas intimo del hombre para que le ilumine cada dia mas plenamente y lo vaya conformando cada vez mas a Cristo (Orco Poenitentiae, n. 6).

 

Cada vez que el cristiano se confiesa se le aplican los meritos de Cristo

 

1124 Como Dios, rico en misericordia (Ef 2, 4), sabe de que hemos sido formados (Sal 102, 14), procuro tambien un remedio de vida a aquellos que se entregaron a la esclavitud del pecado y al poder del demonio. Por el sacramento de la penitencia, el beneficio de la muerte de Cristo es aplicado a los que han caldo despues del bautismo (CONC. TRENTO, Ses. XIV, cap. 1).

 

1125 El sacramento de la penitencia [...] (es) el sacramento de la resurreccion de las almas muertas, el sacramento de las almas revividas, el sacramento de la vida, de la paz, de la alegria (PABLO VI, Aloc. 23-III-1977).

 

La confesion de las culpas

 

1126 La confesion de las culpas, que nace del verdadero conocimiento de si mismo ante Dios y de la contricion de los propios pecados, es parte del sacramento de la Penitencia. Este examen interior del propio corazon y la acusacion externa debe hacerse a la luz de la misericordia divina. La confesion, por parte del penitente, exige la voluntad de abrir su corazon al ministro de Dios; y por parte del ministro, un juicio espiritual mediante el cual, como representante de Cristo y en virtud del poder de las llaves, pronuncia la sentencia de absolucion o retencion de los pecados (Cfr. CONC. DE TRENTO, Ses., XIV, cap. 5) (Orco Poenitentiae, n. 6).

 

Sinceridad plena

1127 Si no declaras la magnitud de la culpa, no conoceras la grandeza del perdon (SAN JUAN CRISOSTOMO, Hom. sobre Lazaro, 4).

 

1128 No bastan [...] los analisis sociologicos para traer la justicia y la paz. La ralz del mal esti en el interio del hombre. Por esto, el remedio parte tambien del corazon. Y—me complace repetirlo—la puerta de nuestro corazon solo puede ser abierta por la Palabra grande y definitiva del amor de Cristo por nosotros, que es su muerte en la cruz.Aqui es donde el Señor nos quiere conducir: dentro de nosotros. Todo este tiempo que precede a la Pascua es una invitacion constante a la conversion del corazon. Esta es la verdadera sabiduria: <<la plenitud de la sabiduria es temer al Sefior>> (Ecclo 1, 15).

Queridisimos, tened, pues, la valentia del arrepentimiento; y tened tambien la valentia de alcanzar la gracia de Dios por la Confesion sacramental.¡ Esto os hara libres! Os dara la fuerza que necesitais para las empresas que os esperan, en la sociedad y en la Iglesia, al servicio de los hombres (JUAN PABLO II, Discurso a UNIV, I l-IV-1979).

 

1129 ¿Que es la confesion de los pecados, sino cierta abertura de las propias llagas? (SAN GREGORIO MAGNO, en Catena Aurea, volt VI, p. 259).

 

1130 (Algunos van con los pecados disimulandolos y como) coloreando porque no parezcan tan malos, lo cual mas es irse a excusar que a acusar (SAN JUAN DE LA CRUZ, Noche Oscura, I,2,4).

 

1131 La sinceridad en el momento de la confesion es la sinceridad ante Dios mismo; la actitud del que no es sincero es como la de quien, <<acudiendo a la consulta del medico para ser curado, perdiera el juicio y la conciencia de a que ha ido, y mostrase los miembros sanos y ocultase los enfermos [...]. Dios es quien debe vendar las heridas, no tu, porque si tu, por vergiienza, quieres ocultarlas con vendajes, no te curara el medico. Has de dejar que sea el medico quien te cure y vende las heridas, porque el las cubre con medicamentos. Mientras que con el vendaje del rbedico las llagas se curan, con el vendaje del enfermo se ocultan. ¿Y a quien las ocultas? A quien conoce todas las cosas (SAN AGUSTIN, Coment. sobre el Salmo 31).

1132 Todo pecador, mientras oculta en su conciencia sus cul- pas, se esconde y encubre en un interior; pero el muerto sale fuera, cuando el pecador confiesa espontaneamente sus maldades. A Lazaro se le dijo: <<Sal fuera>>, que es lo mismo que si a cualquiera que esta muerto en la culpa se le dijera: ¿Por que escondes el resto de tu culpa dentro de tu conciencia? Ya es tiempo de que salgas fuera por medio de la confesion, tu que te escondes en tu interior por medio de la negacion. Salga fuera el muerto, esto es, confiese su culpa el pecador. Los discipulos desataron al que salia del sepulcro, para que los pastores de la Iglesia perdonen la pena que mereci6 el que no se avergonzo de confesar lo que hizo (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 26 sobre los Evang.).

 

1133 Aprended a pensar, a hablar y a actuar segun los principios de la sencillez y de la claridad evangelice: Si, si; no, no. Aprended a llamar blanco a lo blanco, y negro a lo negro; mal al mal, y bien al bien. Aprended a llamar pecado al pecado, y no lo llameis liberacion y progreso, aun cuando toda la moda y la propaganda fuesen contrarias a ello. Mediante esta sencillez y claridad se constituye la unidad del Reino de Dios, y esta unidad es, al mismo tiempo, una madura unidad interior de cada hombre, es el fundamento de la unidad de los esposos y de las familias, es la fuerza de las sociedades: de las sociedades que acaso sienten ya, y cada vez mas, como se trata de destruirlas y descomponerlas desde dentro, llamando mal al bien y pecado a la manifestacion del progreso y de la liberacion (JUAN PABLO II, Hom. a los universitarios, Roma, 26-lII-1981).

 

La absolucion

 

1134 Al pecador que manifiesta su conversion al ministro de la Iglesia en la confesion sacramental, Dios le concede su perdon por medio del signo de la absolueion y asi el saeramento de la Peniteneia alcanza su plenitud. En efecto, de acuerdo eon el plan de Dios, segun el eual la humanidad y la bondad del Salvador se han hecho visibles al hombre, Dios quiere salvarnos y restaurar su alianza con nosotros por medio de signos visibles (Ordo Poenitentiae, n. 6).

 

La satisfaccion

 

1135 La verdadera conversion se realiza con la satisfaccion por los pecados, el cambio de vida y la reparacion de 1os daños. El objeto y cuantia de la satisfaccion debe acomodarse a cada penitente, para que asi cada uno repare el orden que destruyo y sea curado con una medicina opuesta a la enfermedad que le afligio. Conviene, pues, que la pena impuesta sea realmente remedio del pecado cometido y, de algun modo, renueve la vida. Asi el penitente, olvidandose de lo que queda atras (Flp 3, 13), se injerta de nuevo en el misterio de la salvacion y se encamina de nuevo hacia los bienes futuros (Ordo Poenitentiae n. 6).

 

Efectos de este sacramento

 

1136 De la misma manera que las heridas del pecado son diversas y variadas, tanto en la vida de cada uno de los fieles como de la comunidad, asi tambien es diverso el remedio que nos aporta la penitencia. A aquellos que por el pecado grave se separaron de la comunion con el amor de Dios, el sacramento de la Penitencia les devuelve la vida que perdieron. A quienes caen en pecados veniales, experimentando cotidianamente su debilidad, la repetida celebraci6n de la penitencia les restaura las fuerzas, para que puedan alcanzar la plena libertad de los hijos de Dios (Ordo Poenitentiae n. 7).

 

1137 Quienes se acercan al sacramento de la penitencia obtienen de la misericordia de Dios el perdon de la ofensa hecha a El y al mismo tiempo se reconcilian con la Iglesia, a la que hirieron pecando, y que colabora a su conversion con la caridad, con el ejemplo y las oraciones (CONC. VAT. II, Const. Lumen gentium, n. 11).

 

1138 En lo que afane a la virtud y eficacia de este sacramento, su realidad y su efecto son la reconciliacion con Dios que, en las personas piadosas que lo reciben con devocion, a menudo va seguida de la paz y serenidad de la conciencia junto con una fuerte consolacion espiritual (CONC. TRENTO, Ses. XIV, cap. 3).

 

1139 Los que se acercan al sacramento de la penitencia, reciben alli de la misericordia de Dios el perdon de la ofensa que le han hecho, y al mismo tiempo se reconcilian con la Iglesia herida por su pecado [...]. Es en la Iglesia, finalmente, donde la pequena obra penitencial, impuesta a cada penitente en el sacramento, participa de una manera especial de la expiacion infinita de Cristo. Por otra parte, por una disposicion general de la Iglesia, el penitente puede unir intimamente a la satisfaccion sacramental todo lo que hace, sufre y soporta en la vida (PABLO Vl, Const. Apost. Poenitemini).

 

1140 Si te alejas de El por cualquier motivo, reacciona con la humildad de comenzar y recomenzar; de hacer de hijo prodigo todas las jornadas, incluso repetidamente en las veinticuatro horas del dia; de ajustar tu corazon contrito en la Confesion, verdadero milagro del Amor de Dios. En este Sacramento maravilloso, el Señor limpia tu alma y te inunda de alegria y de fuerza para no desmayar en tu pelea, y para retornar sin cansancio a Dios, aun cuando todo te parezca oscuro (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Amigos de Dios, 214).

 

1141En la vida del espiritu se enferma por el pecado, y es necesaria tambien una medicina para recobrar la salud. Este remedio es la gracia que se recibe en el sacramento de la penitencia (SANTO TOMAS, Sobre el Credo, 10, 1. c., p. 101).

 

1142 [...] esta confesion te obtendra el perdon ante el Señor, pues quien condena aquello en lo que falto, con mas dificultad volvera a cometerlo; haz que tu conciencia este siempre despierta y sea como tu acusador domestico, y asi no tendras quien te acuse ante el tribunal de Dios (SAN JUAN CRISOSTOMO, Hom. 6, sobre el tentador).

 

1143 La penitencia borra el pecado y la sabiduria lo evita (SAN AMBROSIO, en Catena Aurea volt Vl, p. 40).

 

1144 Escuela de sabiduria moral, la confesion educa la mente para discernir el bien del mal; palestra de energia espiritual, entrena la voluntad para la coherencia, la virtud positiva, el deber dificil; dialogo con la perfeccion cristiana, ayuda a descubrir la propia vocacion y a corroborar los propositos de fidelidad y progreso para la propia santificacion y la de los demas (PABLO VI, Aloc. 23-lII-1977).

 

<<El acto mas sublime de humildad>>

 

1145 La frecuencia en la Confesion y en la Comunion te proporcionara la ayuda mas eficaz para perseverar en la practica de la humildad (J. PECCI—Leon XIII—, Practica de la humildad, 58).

 

1146 La Confesion, por la que revelamos a uno que es semejante a nosotros las miserias mas secretas y vergonzosas de nuestra alma, es el acto mas sublime de humildad que Jesucristo ha mandado a sus discipulos (J. PECC!—Leon XIII—, Practica de la humildad, 58).

 

Cualidades de una buena confesion

 

1147 El Sacramento de la penitencia confiere la gracia—o la aumenta, cuando se recibe en estado de gracia—ex opere operato, con eficacia de suyo infalible y sin termino. Sin embargo, en cada Confesion concreta, el efecto de este Sacramento esta en proporcion con las disposiciones del que lo recibe; como el sol que, siendo siempre el mismo, calienta mas unas cosas que otras. Y si se pone un obstaculo por medio puede dejar de calentar por completo. Los antiguos autores espirituales solian enumerar dieciseis cualidades de la buena Confesion: sencilla, humilde, pura, fiel, frecuente, clara, discreta, voluntaria, sin jactancia, integra, secreta, con dolor, pronta, fuerte, acusadora y dispuesta a obedecer (cfr. SANTO TOMAS, Suma Teologica, Supl., q. 9, a. 4).

 

1148 (En cuanto a los pecados es necesario tener) dolor al considerarlos, humildad al confesarlos, intransigencia al satisfacer por ellos: de esta manera se expia la pena eterna (SANTO TOMAS, Sobre el Credo, 7, l. c., p. 87).

 

1149 Quien se confiese con frecuencia no se contentara con una confesion simplemente valida, sino que aspirara a una confesion buena que ayude al alma eficazmente en su aspiracion hacia Dios. Para que la confesion frecuente logre este fin, es menester tomar con toda seriedad este principio: Sin arrepentimiento no hay perdon de los pecados. De a-tui nace esta norma fundamental para el que se confiesa con frecuencia: No confesar ningun pecado venial del que uno no se haya arrepentido seria y sinceramente. Hay un arrepentimiento general. Es el dolor y la detestacion de los pecados cometidos en toda la vida pasada. Ese arrepentimiento general es para la confesion frecuente de una importancia excepcional (B. BAUR, La confesionfrecuente, p. 37-38).

 

Nunca falta materia de confesion

 

1150 Nunca falta que perdonar; somos hombres. Hable algo mas de la cuenta, dije algo que no debia, rei con exceso, bebi demasiado, comi sin moderacion, oi de buen grado lo que no me estaba bien oir, vi con gusto lo que no era bueno ver, pense con deleite lo que no debi pensar... (SAN AGUSTIN, Sermon 57).

 

Cualidades de un buen confesor

 

1151 Aquellas palabras que el Señor dijo a Jeremias: Ecce constitui te super gentes. . . ut evellas. . . et dissipes et aedifices et plantes (Jer 1, 10), las esta repitiendo a todos los confesores; los cuales no solo deben arrancar los vicios del alma, sino tambien plantar virtudes (SAN ALFONSO M.ª DE LIGORIO, La practica del confesor, 99).

 

1152 Para que el confesor pueda cumplir su ministerio con rectitud y fidelidad, aprenda a conocer las enfermedades de las almas y a aportarles los remedios adecuados; procure ejercitar sabiamente la funcion de juez y, por medio de un estudio asiduo, bajo la guia del Magisterio de la Iglesia y, sobre todo, por medio de la oracion, adquiera aquella ciencia y prudencia necesarias para este ministerio. El discernimiento del espiritu es, ciertamente, un conocimiento intimo de la accion de Dios en el corazon de los hombres, un don del Espiritu Santo y un fruto de la caridad (Cfr. Flp 1, 9-10) (Ordo Poenitentiae, n. lO).

 

1153 El buen pastor conoce a sus ovejas, sus exigencias, sus necesidades. Les ayuda a desenredarse del pecado, a vencer los obstaculos y las dificultades que encuentran. A diferencia del mercenario, el va en busca de. ellas, les ayuda a llevar su peso y sabe animarlas siempre. Cura sus heridas con la gracia, sobre todo a traves del Sacramento de la reconciliacion (JUAN PABLO II, Audiencia general, 16-V-1979).

 

1154 [...] pienso de un modo especial en el Sacramento de la Penitencia o de la reconciliacion, que posee una importancia capital para el camino de la conversion del pueblo de Dios. Sois educadores de la fe, formadores de las conciencias, guias de las almas, para permitir a cada cristiano desarrollar su vocacion personal segun el Evangelio [...] (JUAN PABLO II. Aloc. al clero en Notre-Dame, Paris, 30-V-1980).

 

1155 El corazon del sacerdote ha de ser universal, abierto a todos, generoso, en una oblatividad continua—el sacerdote ha de estar en un servicio permanente—sin acepcion de personas [...] (A. DEL PORTILLO, Escritos sobre el sacerdocio, p. 128).

 

1156 Y de tal modo ordeno los remedios de la divina bondad, que sin las oraciones de los sacerdotes no es posible obtener el perdon de Dios. Y asi [...] dio a quienes estan puestos al frente de la Iglesia la potestad de administrar la accion de la penitencia a quienes confiesan y de admitirlos [...] a la comunion de los sacramentos por la puerta de la reconciliacion (SAN LEON MAGNO, Epist. Sollicitudines quidem, ll).

 

La limpieza de alma

 

1157 Escuchad de donde fuisteis llamados: de un cruce de caminos. <,Y que erais entonces? Cojos y mutilados del alma, que es mucho peor que serlo del cuerpo. No abuseis de la bondad de quien os ha invitado y nadie venga con el vestido sucio. Hay que cuidar con toda diligencia el vestido del alma (SAN JUAN CRISOSTOMO, Hom. sobre S. Mateo, 69).

 

1158 Lo que ha de llenarse ha de empezar por estar vacio. Si has de llenarte del bien, comienza por echar fuera el mal. Imagina que Dios te quiere hacer rebosar de miel: si estas lleno de vinagre, ¿,donde va a depositar la miel? Primero hay que vaciar lo que contenia el recipiente: hay que limpiar el mismo vaso; hay que limpiarlo aunque sea con esfuerzo, a fuerza de frotarlo, para que sea capaz de recibir esta realidad misteriosa (SAN AGUSTIN, Coment. a la l.a Epistola de S. Juan, 4).

 

1159 jAy de vosotros, escribas y fariseos, hipocritas, que lim- piais por fuera la copa y el plato, que por dentro estan llenos de rapina y codicias! Si el Sehor detesta la suciedad de los cuerpos y de los vasos que por necesidad tienen que mancharse con el mismo uso, ¿cuanto mas las inmundicias de la conciencia, que si queremos podemos conservar siempre limpia? (SAN JUAN CRISOSTOMO, en Catena Aurea, volt III, p. 126).

 

La Confesion nos prepara convenientemente para recibir al Senor en la Sagrada Comunion

 

1160 Y mi Padre le amara, y vendremos a el, y haremos mansion en el. Considerad bien que inefable dicha es dar hospedaje en nuestro corazon a Dios. Si cualquier persona distinguida o que ocupe algun puesto elevado, o algun amigo rico y poderoso nos anunciara que iba a venir a visitarnos en nuestra casa, ;con que solicitud limpiariamos y ocultariamos todo aquello que pudiera ofender la vista de esta persona o de este amigo! Lave primero las manchas y suciedades que tiene el que ha ejecutado malas obras, si quiere preparar a Dios una morada en su alma (SAN GREGORIO MACNO, Hom. 30 sobre los Evang.).

 

1161 Por medio del sacramento de la Penitencia, el Padre acoge al hijo que retorna a el, Cristo toma sobre sus hombros a la oveja perdida y la conduce nuevamente al redil, y el Espiritu Santo vuelve a santificar su templo o habita en el con mayor plenitud; todo ello se manifiesta al participar de nuevo, o con mas fervor que antes, en la mesa del Señor, con lo cual estalla un gran gozo en el convite de la Iglesia de Dios por la vuelta del hijo desde lejanas tierras (Orco Poenitentiae, n. 6).

 

1162 [...] dedicaos, a costa de cualquier sacrificio, a la administracion del sacramento de la reconciliacion, y tened la certeza de que el, mas y mejor que cualquier recurso humano, que cualquier tecnica sicologica, cualquier expediente didactico y sociologico, construye las conciencias cristianas; en el sacramento de la penitencia, efectivamente, actua Dios dives in misericordia (cfr. Ef 2, 4). Y tened presente que todavia esta vigente y lo estera por siempre en la Iglesia la ensenanza del Concilio Tridentino acerca de la necesidad de la confesion integra de los pecados mortales (Ses XIV, cap. 5 y can. 7: Dz-Sch., 1679-1683; 1707); esta vigente y lo estera siempre en la Iglesia la norma inculcada por San Pablo y por el mismo Concilio de Trento, en virtud de la cual, para la recepcion digna de la Eucaristia debe preceder la confesion de los pecados, cuando uno es consciente de pecado mortal (Ses. XIII, cap. 7 y can. I 1: Dz-Sch., 1647; 1661) (JUAN PABLO II, A la S. Penitenciaria Apostolica y penitenciarios romanos, 30-I-1980).

 

Examen, arrepentimiento y proposito

 

1163 Este hombre debe llegar a la casa del Padre. El camino que alli conduce, pasa a traves del examen de conciencia, el arrepentimiento y el proposito de la enmienda. Como en la parabola del hijo prodigo, estas son las etapas al mismo tiempo logicas y sicologicas de la conversion. Cuando el hombre supere en si mismo, en lo intimo de su humanidad, todas estas etapas, nacera en el la necesidad de la confesion. Esta necesidad quiza lucha en lo vivo del alma con la verguenza, pero cuando la conversion es verdadera y autentica, la necesidad vence a la verguenza: la necesidad de la confesion, de la liberacion de los pecados es mas fuerte. Los confesamos a Dios mismo, aunque en el confesonario los escucha el hombre-sacerdote. Este hombre es el humilde y fiel servidor de ese gran misterio que se ha realizado entre el hijo que retorna y el Padre (JUAN PABLO 11, Hom. 16-111-1980).

 

La Confesion, especial ayuda contra las tentaciones

 

1164 Nunca seremos vencidos mas facilmente por nuestro rival que cvando le imitemos en la soberbia [...], ni le derribaremos con mas empuje que imitando la humildad de Nuestro Senor, ni le seran nunca nuestros golpes mas dolorosos y duros que cuando curemos nuestros pecados con la confesion y la penitencia (SAN AGUSTIN, Sermon 351).

 

La Confesion, sacramento de la alegria

 

1165 La alegria es un bien cristiano. Unicamente se oculta con la ofensa a Dios: porque el pecado es producto del egoismo, y el egoismo es causa de la tristeza. Aun entonces, esa alegria permanece en el rescoldo del alma, porque nos consta que Dios y su Madre no se olvidan nunca de los hombres. Si nos arrepentimos, si brota de nuestro corazon un acto de dolor, si nos purificamos en el santo sacramento de la Penitencia, Dios sale a nuestro encuentro y nos perdona; y ya no hay tristeza [...] (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Es Cristo que pasa, 178).

 

1166 No hablan de la severidad de Dios los confesonarios esparcidos por el mundo, en los cuales los hombres manifiestan los propios pecados, sino mas bien de su bondad misericordiosa. Y cuantos se acercan al confesonario, a veces despues de muchos anos y con el peso de pecados graves, en el momento de alejarse de el, encuentran el alivio deseado; encuentran la alegria y la serenidad de la conciencia, que fuera de la confesion no podran encontrar en otra parte. Efectivamente, nadie tiene el poder de librarnos de nuestros pecados, sino solo Dios. Y el hombre que consigue esta remision, recibe la gracia de una vida nueva del espiritu, que solo Dios puede concederle en su infinita bondad. Si el afligido invoca al Señor, El lo escucha y lo salva de sus angustias (Sal 33, 7) (JUAN PABLO II, Hom. 16I11-1980).

 

1167 Quiza los momentos de una confesion sincera figuran entre los mas dulces, mas confortantes y mas decisivos de la vida. Sea como fuere, nos encontramos a-tui en un punto obligado del desarrollo de nuestra salvacion: podemos aplicarle la celebre frase de San Agustin: Qui fecit te sine te, non salvabit te sine te: el que te creo sin ti, no te salvara sin ti (Sermon 169). Tambien este momento de nuestra vida cristiana ha de ser considerado con humildad de nino y con coraje de hombre (PABLO VI, Aloc. 27-II-1975).

 

<<La alegria en el cielo>> por cada confesion bien hecha

 

1168 Hay mayor alegria en el cielo por la conversion del pecador que por la constancia del justo, porque un capitan ama mas en una batalla a aquel soldado que, vuelto al combate despues de haber huido, acomete con coraje al enemigo, que al otro quej si bien es cierto que nunca volvio la espalda, en cambio tampoco hizo nunca nada con valor (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 34 sobre los Evang.).

 

Apostolado de la Confesion

 

1169 [...] el apostolado de la confesion tiene ya en si mismo su premio: la conciencia de haber restituido a un alma la gracia divina, no puede menos de llenar al sacerdote de una alegria inefable. Y no puede menos de animarle a la mas humilde esperanza de que el Señor, al final de su jornada terrena, le abra los caminos de la vida: Qui ad iustitiam erudierint multos, quasi stellae in perpetuas aeternitates (Dan 12, 13)(JUAN PABLO II, A la S. PenitenciariaApostolicaypenitenciariosromanos, 30-I-1981).

 

Segunda tabla de salvacion

 

1170 El primer remedio para los que atraviesan el mar es conservar la nave integra; el segundo, alcanzar alguna tabla si la nave se ha quebrado. De la misma manera, el primer remedio para la travesia de este oceano que es nuestra vida, es conservar la integridad; y el segundo, recuperarla por la penitencia, una vez perdida aquella por el pecado (SANTO ToMAs, Suma Teologica, 3, q. 84, a. 6).

 

La Cuaresma, un tiempo may oportuno para una mayor frecuencia de la Confesion

 

1171 En toda la Iglesia se observa, con gran fruto para las almas, la costumbre saludable de confesarse en el santo tiempo de Cuaresma [...]. El santo concilio aprueba esta costumbre y la recibe como cosa piadosa y digna de ser observada (CONC. TRENTO, Ses. XIV, cap. 5).

 

1172 Es muy de desear que los Obispos y todos los pastores de almas, ademas del empleo mas frecuente de! sacramento de la Penitencia, promuevan con ello, especialmente durante el tiempo de Cuaresma, actos extraordinarios de penitencia con fines de expiacion e impetracion (PABLO Vl, Const. Poenitemini, n. 9, 1).

 

Materia suficiente y materia necesaria de este Sacramento

 

1173 Para recibir fructuosamente el remedio que nos aporta el sacramento de la Penitencia, segun la disposicion'del Dios misericordioso, el fiel debe confesar al sacerdote todos y cada uno de los pecados graves que recuerde despues de haber examinado su conciencia (Orco Poenitentiae, n. 7).

 

1174 Son materia suficiente, aunque no necesaria, del sacramento de la penitencia, los pecados cometidos despues del bautismo, tanto los mortales ya perdonados directamente por el poder de las llaves, como los pecados veniales (C.I.C., c. 902).

 

El precepto anual de la Confesion, <<uno de los mas graves de la Iglesia>>

 

1175 La proximidad de la Pascua nos invita a un deber caracteristico de la participacion de cada uno de los fieles en la celebracion de la gran fiesta de la Resurreccion: el deber de confesarnos, es decir, de acercarnos sincera y personalmente al sacramento de la penitencia, acusando los propios pecados con humilde arrepentimiento y con proposito de enmienda. Es este uno de los preceptos mas graves de la Iglesia, un precepto en todo su vigor; una ley dificil pero muy saludable, sabia y liberadora (PABLO VI, Aloc. 23-III, 1977).

 

La confesion frecuente y los pecados veniales

 

1176 En el nombre del Señor Jesus y en union con toda la Iglesia, demos seguridad a todos nuestros sacerdotes acerca de la gran eficacia sobrenatural del misterio perseverante que se ejerce a traves de la confesion auricular, con fidelidad al mandato del Se~ior y a las ensehanzas de su Iglesia. Y una vez mas demos seguridades a nuestro pueblo acerca de los grandes beneficios que se derivan de la confesion frecuente. Estoy plenamente convencido de las palabras de mi predecesor Pio XII: Esta practica fue introducida en la Iglesia no sin la inspiracion del Espiritu Santo (AAS, 35, 1943, pag. 135) (JUAN PABLO II, A los obispos canadienses, 17-XI-1978).

 

 

1177 Cierto que estos pecados veniales se pueden expiar de muchas y muy laudables maneras; pero para progresar cada dia con mas fervor en el camino de la virtud recomendamos con mucho encarecimiento el uso de la confesion frecuente, introducido por la Iglesia no sin la inspiracion del Espiritu Santo, con el que aumenta el conocimiento propio, crece la humildad, se desarraigan las malas costumbres, se hace frente a la tibieza espiritual, se purifica la conciencia, se robustece la voluntad, se lleva a cabo la direccion de las conciencias y aumenta la gracia en virtud del sacramento mismo. Adviertan, pues, los jovenes clerigos que rebajan el aprecio de la confesion frecuente, que acometen una empresa extrana al Espiritu de Cristo y funestisima para el Cuerpo Mistico del Salvador (Pio XII, Enc. Mystici Corporis, n. 39).