COMUNION

Citas de la Sagrada Escritura

 

Figuras en el Antiguo Testamento:

 

—Pan y vino de Melquisedec: Cen 14, 18.

 

—Cordero pascual: Ex 12,1 -44.

 

- Mana en el desierto: Ex 16, 13-21, Sab 16, 20; Jn 6, 31, 49, 58.

 

—Pan que restaura las fuerzas de Elias: I Re 19, 1-18.

 

Prometida por Jesucristo: Jn 6, 22-60.

 

Institucion de este Sacramento: Mt 26, 26-29; Mc 14, 22-25; Lc 22, 15-23; 1 Cor 2, 23-25.

 

Yo soy el pan vivo bajado del cielo. Si alguno come de este pan vivira para siempre, y el pan que yo le dare es mi carne, vida del mundo. Jn 6, 51.

 

El que come mi carne y bebe mi sangre tiene la vida eterna y yo le resucitare en el ultimo dia. Jn 6, 54.

 

El que come mi carne y bebe mi sangre esta en mi y yo en el. Jn 6, 56.

 

[...] el que come este pan vivira para siempre. Jn 6, 58.

 

(Unidad y fraternidad) ...pues todos participamos de este unico pan. l Cor 16-17.

 

<<Para hacer una buena comunion...>>

Cuidadosa preparacion para recibir al Sehor: I Cor 11, 27-29.

Era recibida con frecuencia por los primeros cristianos: Hech 2, 46; 20, 7.

(Jesucristo) el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Jn 1, 29.

(Mas citas en: EUCARISTIA).


SELECCION DE TEXTOS

 

965 Para hacer una buena comunion es preciso tener una viva fe en lo que concierne a este gran misterio; siendo este sacramento un <<misterio de fe>>, hemos de creer con firmeza que Jesucristo esta realmente presente en la Sagrada Eucaristia, y que esta alli vivo y glorioso como en el cielo. Antiguamente, el sacerdote, antes de dar la Sagrada Comunion, sosteniendo en sus dedos la santa Hostia, decia en alta voz: <<<,Creeis que el Cuerpo adorable y la Sangre preciosa de Jesucristo estan verdaderamente en este sacramento?>> Y entonces respondian a coro los fieles: <<Si, lo creemos>> (SANTO CURA DE ARS, Sermon sobre la Comunion).

 

966 Amad la Misa, hijos mios, amad la Misa. Y comulgad con hambre, aunque esteis helados, aunque la emotividad no responda: comulgad con fe, con esperanza, con encendida caridad (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Es Cristo que pasa, 91).

 

967...Hemos de concebir un gran deseo de unirnos a Jesucristo. Ved la gran diligencia de los Magos en buscar a Jesus en el pesebre; mirad a la Santisima Virgen; mirad a Santa Magdalena buscando con afan al Salvador resucitado (SANTO CURA DE ARS, Sermon sobre la Comunion).

Preparacion del alma y del cuerpo

968 Es necesario que todo nuestro porte exterior dé, a los que nos ven, la sensacion de que nos preparamos para algo grande (SANTO CURA DE ARS, Sermon sobre la Comunion).

969 Para acoger en la tierra a personas constituidas en dignidad hay luces, musica, trajes de gala. Para albergar a Cristo en nuestra alma,¿como debemos prepararnos? ¿Hemos pensado alguna vez en como nos conduciriamos, si solo se pudiera comulgar una vez en la vida? (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Es Cristo que pasa, 91).

970 Digo tambien que debemos presentarnos con vestidos decentes; no pretendo que sean trajes ni adornos ricos, mas tampoco deben ser descuidados y estropeados: a menos que no tengais otro vestido, habeis de presentaros limpios y aseados. Algunos no tienen con que cambiarse; otros no se cambian por negligencia. Los primeros en nada faltan, ya que no es suya la culpa; pero los otros obran mal, ya que ello es una falta de respeto a Jesus, que con tanto placer entra en su corazon. Habeis de venir bien peinados, con el rostro y las manos limpias (SANTO CURA DE ARS, Sermon sobre la Comunidn).

971 Y mi Padre le amara, y vendremos a el, y haremos mansion en el. Considerad bien que inefable dicha es dar hospedaje en nuestro corazon a Dios. Si cualquier persona distinguida o que ocupe algun puesto elevado, o algun amigo nco y poderoso nos anunciara que iba a venir a visitarnos en nuestra casa, ¡ con que solicitud limpiariamos y ocultariamos todo aquello que pudiera ofender la vista de esta persona o de este amigo! Lave primero las manchas y suciedades que tiene el que ha ejecutado malas obras, si quiere preparar a Dios una morada en su alma (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 30 sobre los Evang.).

972 Para que alcance en ti su perfeccion, pinta tu casa interior con la moderacion y la humildad, hazla resplandeciente con la luz de la justicia, adornala con buenas obras como con excelentes laminas de metal, y decorala con la fe y la grandeza de animo, a manera de paredes y mosaicos; por encima de todo coloca la oracion, como el techo que corona y pone fin al edificio, para disponer asi una mansion acabada para el Señior y poderlo recibir como en una casa regia y esplendida (SAN JUAN CRISOSTOMO, Hom. 6 sobre la oracion).

 

973Habreis de convenir conmigo en que, si para comulgar son tan necesarias las disposiciones del cuerpo, mucho mas lo habran de ser las del alma, a fin de hacernos merecedores de las gracias que Jesucristo nos trae al venir a nosotros en la Sagrada Comunion. Si en la Sagrada Mesa queremos recibir a Jesus en buenas disposiciones, es preciso que nuestra conciencia no nos remuerda en lo mas minimo, en lo que a pecados graves se refiere (SANTO CURA DE ARS, Sermon sobre la Comunion).

 

974Para no acercarnos sin preparacion a la celebracion del rito festivo y para ser dignos de acercarnos al divino Cordero y gustar los manjares celestiales, purifiquemos nuestras manos, limpiemos nuestro cuerpo y tengamos la conciencia libre de todo engaño (SAN ATANASIO, Carta 5).

 

975 Cuando comes la carne y bebes la sangre del Señor, entonces el Señor entra en tu casa; y tu, lleno de humildad, di: Señlor, no soy digno... (ORIGENES, en Catena Aurea, volt 1, P. 475).

 

976 El pecado venial no es causa de que comulguemos indignamente; pero si lo es de que saquemos poco fruto de la Sagrada Comunion (SANTO CURA DE ARS, Sermon sobre la Comunion).

 

977 Si te acercas bien purificado recibes gran beneficio, si te acercas manchado de culpa (de pecado grave) te haces acreedor a la pena y al castigo eterno. Porque [...] con tus culpas le vuelves a crucificar (SAN JUAN CRISOSTOMO, Hom. Evang. S. Juan, 45).

 

978 El que se acerca a este sacramento ha de estar tambien movido por la oracion, pues nadie debe llegar a el con un corazon tibio [...] (SAN BUENAVENTURA, Sobre el Stmo. Cuerpo del Senor).

 

979 Cuando os acerqueis a aquella tremenda y divina mesa, a los sagrados misterios, hacedlo con temor y temblor, con pura conciencia, con oracion y ayuno (SAN JUAN CRISOSTOMO, Hom. 7 en la Natividad del Señor.

980 Los aromas que llevaron las mujeres al sepulcro significan el buen olor que deben producir nuestras virtudes y la suavidad de nuestra oracion, con los que debemos aproximarnos al altar (SAN BEDA, en Catena Aurea, volt VI, p. 528).

981 Despues de haber rezado las oraciones indicadas, ofreced la Comunion por vosotros y por los demas, segun vuestras particulares intenciones; para acercaros a la Sagrada Mesa, os levantareis con gran modestia, indicando asi que vais a hacer algo grande; os arrodillareis y, en presencia de Jesus Sacramentado, pondreis todo vuestro esfuerzo en avivar la fe, a fin de que por ella sintais la grandeza y plenitud de vuestra dicha. Vuestra mente y vuestro corazon deben estar sumidos en el Sehor. Cuidad de no volver la cabeza a uno y otro lado [...]. Si aun debieseis aguardar algunos instantes, excitad en vuestro corazon un ferviente amor a Jesucristo, suplicandole con humildad que se digne venir a vuestro corazon miserable.

Despues que hayais tenido la inmensa dicha de comulgar, os levantareis con modestia, volvereis a vuestro sitio y os pondreis de rodillas...; ante todo, debereis conversar unos momentos con Jesucristo, al que teneis la dicha de albergar en vuestro corazon, donde, durante un cuarto de hora, esta en cuerpo y alma como en su vida mortal (SANTO CURA DE ARS, Sermon sobre la Comunion).

982 Si conviene acercarse a las sagradas funciones con santidad, cuanto mas el cristiano descubra la santidad divina de este sacramento celestial, tanto mas diligentemente debe acercarse a su recepcion con gran reverencia y santidad, sobre todo cuando leemos en el Apostol aquellas palabras temibles: El que come y bebe indignamente, sin discernir el Cuerpo del Seif or, come y bebe su condenacion (I Cor 11, 29). Por eso hay que recordar al que quiere comulgar su precepto: Pruebese cada uno a si mismo (I Cor 11, 28). La costumbre de la Iglesia declara que es necesaria esta prueba, para que nadie, con conciencia de pecado mortal, por mas contrito que este, se acerque a la sagrada eucaristia sin haber hecho una confesion sacramental. Esto, por decreto del santo concilio, han de observarlo siempre todos los cristianos, aun los sacerdotes que por obligacion han de celebrar, a condicion de que no les falte la facilidad de confesor. Y si, por urgir la necesidad, el sacerdote celebrase sin previa confesion, confiesese cuanto antes (CONC. TRENTO, Ses. XIV, cap. 7).

 

983 Hay que recordar al que libremente comulga el mandato: Que se examine cada uno a si mismo (1 Cor 11, 28). Y la practica de la Iglesia declara que es necesario este examen para que nadie, consciente de pecado mortal, por contrito que se crea, se acerque a la Sagrada Eucaristia sin que haya precedido la confesion sacramental (PABLO Vl, Instr. Eucharisticum Mysterium, n. 37).

 

<<¿Porque te ves frio quieres apartarte del fuego?>>

 

984 Habra quien diga: por eso, precisamente, no comulgo mas a menudo, porque me veo frio en el amor [...]. Y, ¿porque te ves frio quieres alejarte del fuego? Precisamente porque sientes helado tu corazon debes acercarte mas a menudo a este sacramento, siempre que alimentes sincero deseo de amor a Jesucristo. <<Acercate a la Comunion—dice San Buenaventura—aun cuando te sientas tibio, fiandolo todo de la misericordia divina, porque cuanto mas enfermo se halla uno, tanto mayor necesidad tiene del medico>> (SAN ALFONSO M.a DE LIGORIO, Practica del amor a Jesucristo, 2).

 

985 Te apuras y entristeces porque tus Comuniones son frias, llenas de aridez.—Cuando vas al Sacramento, dime: ¿te buscas a ti o buscas a Jesus?—Si te buscas a ti, motivo tienes para entristecerte... Pero si—como debes—buscas a Cristo, ¿quieres señal mas segura que la Cruz para saber que le has encontrado? (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Camino, n. 710).

 

Recibimos al mismo Cristo

986 En primer lugar, el santo concilio ense'Sa y profesa abiertamente y con simplicidad que, una vez consagrados el pan y el vino, nuestro Sefior Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, esta presente verdadera, real y sustancialmente en el santo sacramento de la eucaristia bajo la apariencia de estas realidades sensibles (CONC. TRENTO, Ses. XIV, cap. 1).

987 Considera, pues, ahora que es mas excelente, si aquel pan de argeles o la carne de Cristo, que es el cuerpo de vida. Aquel mana caia del cielo, este esta por encima del cielo; aquel era del cielo, este del Señor de los cielos; aquel se corrompia si se guardaba para el dia siguiente, este no solo es ajeno a toda corrupcion sino que comunica la incorrupcion a todos los que lo comen con reverencia [...]. Aquello era la sombra, esto la realidad (SAN AMBROSIO, Trat. sobre los misterios, 48).

988 Adoradle con reverencia y con devocion; renovad en su presencia el ofrecimiento sincero de vuestro amor; decidle sin miedo que le quereis; agradecedle esta prueba diaria de misericordia tan llena de ternura, y fomentad el deseo de acercaros a comulgar con confianza. Yo me pasmo ante este misterio de Amor: el Senor busca mi pobre corazon como trono, para no abandonarme si yo no me aparto de El (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Es Cristo que pasa, 161).

989 El que comulga recibe todo el Cuerpo y toda la Sangre del Señor, aun cuando no reciba mas que una parte del sacramento: asi como un sello transmite toda su figura a todos los cuerpos a quien se aplica y continua existiendo despues de la transmision, y asi como una sola voz penetra en los oidos de muchos, del mismo modo no puede caber duda de que el Cuerpo y la Sangre del Se~ior todo entero se encuentra dentro de nosotros todos a un mismo tiempo: la distribucion del pan celestial representa su pasion (SAN GREGORIO MAGNO, en Catena Aurea, volt VI, p. 340).

990 Una cosa es tener dentro de nosotros a Jesucristo por participacion y otra que El se hiciese carne, esto es, que tomase cuerpo de la Virgen, existiendo en un verdadero cuerpo. Convenia, pues, que El se uniese a nuestros cuerpos en cierto sentido, por la participacion de su cuerpo sacratisimo y de su sangre adorable, que recibimos como bendicion vivificante, en los accidentes de pan y de vino (SAN CIRILO, en Catena Aurea, volt Vl, p. 437).

 

991No nos concedio solamente el verle sino tocarle tambien, y comerle, e hincar los dientes en su carne y unirnos a El de la manera mas intima. (Es evidente que San Juan Crisostomo utiliza un lenguaje en este caso no del todo preciso, ya que el comulgante no hinca los dientes en la carne de Cristo, sino en los accidentes del pan y del vino. Se trata de una homilia dirigida al pueblo, en la que quiere recalcar muy graficamente que en la Eucaristia se come el verdadero Cuerpo de Cristo) (SAN JUAN CRISOSTOMO, Hom. Evang. 5. Juan 46).

 

992 ¡Jesus no es una idea, ni un sentimiento ni un recuerdo! ;Jesus es una <<persona>> siempre viva y presente entre nosotros! Amad a Jesus presente en la Eucaristia. Esta presente de modo sacrificial en la Santa Misa, que renueva el sacrificio de la cruz. Ir a misa significa ir al Calvario para encontrarnos con El, nuestro Redentor. Viene a nosotros en la santa comunion y queda presente en los sagrarios de nuestras iglesias, porque El es nuestro amigo, es el amigo de todos, y desea ser especialmente el amigo y la fortaleza en el camino de vuestra vida, muchachos y jovenes que teneis tanta necesidad de confianza y amistad. (JUAN PABLO II, Audiencia general, 8-XI-1978).

 

993 Lo que parece pan no es pan, aunque asi sea sentido por el gusto, sino el cuerpo de Cristo, y lo que parece vino no lo es, aunque el gusto asi lo quiera, sino la sangre de Cristo (SAN CIRILO DE JERUSALEN, Catequesis sobre los misterios, 4).

 

Efectos de la Sagrada Comunion en el alma

994 El efecto propio de este sacramento es la conversion del hombre en Cristo, para que diga con el Apostol: Vivo, no yo, sino que Cristo vive en mi (SANTO TOMAS, Coment. IVal Libro de las Sentencias, d. 12, q. 2, a. 1).

995 El Cuerpo de Cristo vivifica a los que de el participan: aleja la muerte al hacerse presente en nosotros, sujetos a la muerte, y aparta la corrupcion, ya que contiene en si mismo la virtualidad necesaria para anularla totalmente (SAN CIRILO DE ALEJANDRIA, Coment. Evang. S. Juan, 4).

996 No hay ningun sacramento mas saludable que este, pues por el se borran los pecados, se aumentan las virtudes y se nutre el alma con la abundancia de todos los dones espirituales.

Se ofrece, en la Iglesia, por los vivos y por los difuntos, para que a todos aproveche, ya que ha sido establecido para la salvacion de todos (SANTO TOMAS, Opusculo 57, fiesta del Corpus Christi).

997 [...] la participacion en la <<Mesa del Señor>> toca siempre muy de cerca su conciencia del bien y del mal, y lo pone frente a las propias responsabilidades en lo que se refiere a las personas cercanas o lejanas, asi como al mundo circundante. Por ello, la comunion en el <<Pan partido>> compromete a cada uno a ofrecer sus propia contribucion en orden a construir un <<mundo nuevo>> [...].

Es una invitacion evangelica y, al mismo tiempo, eucaristica. <<Partir el pan>> con Cristo significa construir dia tras dia una vida plenamente humana y cristiana—vida de fe, de esperanza y de amor—, vida ciertamente no desprovista de dificultades y de cruces, pero llena de sentido, de ese sentido: llena de alegria. (JUAN PABLO Il, Angelus 19-VII1981).

998 Nadie alimenta a los convidados con su misma persona; pero esto es lo que hace Cristo el Senor: el mismo es a la vez anfitrion, comida y bebida (SAN AGUSTIN, Sermon sobre el natalicio de los martires, 1-2).

999 Así; como cuando uno junta dos trozos de cera y los derrite por medio del fuego, de los dos se forma una sola cosa, asi tambien, por la participacion del Cuerpo de Cristo y de su preciosa Sangre, El se une a nosotros y nosotros nos unimos a el (SAN CIRILO DE ALEJANDRIA, Coment. Evang. S. Juan, 10).

1000 Es lo mas saludable que se nos podia mandar. Este sacramento es el fruto del arbol de la vida, y el que lo come con la devocion de una fe sincera no gustara jamas la muerte. Es arbol de vida para los que la abrazan, son dichosos los que la poseen. Quien me come vivira por mi (SAN ALBERTO MAGNO, Coment. Evang. S. Lucas, 22).

 

1001 La comida material primero se convierte en el que la come y, en consecuencia, restaura sus perdidas y acrecienta sus fuerzas vitales. La comida espiritual, en cambio, convierte en si al que la come, y asi el efecto propio de este sacramento es la conversion del hombre en Cristo, para que no viva el sino Cristo en el; y, en consecuencia, tiene el doble efecto de restaurar las perdidas espirituales causadas por los pecados y deficiencias, y de aumentar las fuerzas de las virtudes (SANTO TOMAS, Coment. I Val Libro de las Sentencias, d. 12, q. 2, a. 11).

 

1002 Todos los Santos Padres estan conformes en reconocer que, al recibir a Jesucristo en la Sagrada Comunion, recibimos todo genero de bendiciones para el tiempo y para la eternidad; en efecto, si pregunto a un niño: ¿Debemos tener ardientes deseos de comulgar?—Si, Padre, me respondera.—Y, ¿por que?—Por los excelentes efectos que la comunion causa en nosotros. —Mas, ¿cuales son estos efectos?—Y el me dira: la Sagrada Comunion nos une intimamente a Jesus, debilita nuestra inclinacion al mal, aumenta en nosotros la vida de la gracia, y es para los que la reciben un comienzo y una prenda de vida eterna. (SANTO CURA DE ARS, Sermon sobre la Comunion).

 

1003 Jesucristo, durante su vida mortal, no paso jamas por lugar alguno sin derramar sus bendiciones en abundancia, de lo cual deduciremos cuan grandes y preciosos deben ser los dones de que participan quienes tienen la dicha de recibirle en la Sagrada Comunion; o mejor dicho, que toda nuestra felicidad en este mundo consiste en recibir a Jesucristo en la Sagrada Comunion (SANTO CURA DE ARS, Sermrón sobre la Comunion).

Institucion

1004 Nuestro Salvador, habiendo de pasar de este mundo al Padre, instituyo este sacramento en el que derramo, por asi decirlo, las riquezas de su divino amor para con los hombres,
dejando el memorial de sus maravillas (Sal l lO, 4); ordeno que al recibirlo venerasemos su memoria y anunciasemos su muerte hasta que El venga a juzgar el mundo (I Cor l l, 24 y 26). Quiso que las almas tomaran este sacramento como su alimento espiritual (Mt 26, 26), que nutre y fortifica a los que viven de la vida de Aquel que dijo: Quien me come vivira por mi (Jn 6, 58), y que fuese el antidoto para librarnos de las faltas de cada dia y preservarnos de los pecados mortales. Ademas, quiso que fuese la prenda de nuestra futura gloria y perpetua felicidad, y tambien el simbolo de aquel cuerpo unico, cuya cabeza es El mismo (I Cor l l, 3; Ef 5, 23), al cual, como miembros, nos quiso unidos en lazo estrecho de fe, esperanza y caridad para que todos tengamos un mismo modo de hablar y no haya en nosotros disensiones (I Cor 1, lO) (CONC. TRENTO, Ses. XIV, cap. 2).

 

Recibimos a la misma Fuente de toda santidad

1005 El supremo perfeccionamiento lo alcanzan las cosas por union a su primer principio y ultimo fin, ya que el primer agente es a la vez el ultimo perficiente. Y como Cristo es la fuente de la vida cristiana, la eucaristia la perfecciona uniendonos a Cristo. Asi, como dice Dionisio, este sacramento es la perfeccion de todas las perfecciones (SANTO TOMAS, Comentario I V al libro de las Sentencias, d . 8, q. l,a. l).

1006 Ningun acto enriquece tanto a nuestro cuerpo en orden al cielo, como la Sagrada Comunion (SANTO CURA DE ARS, Sermon sobre la Comunion).

1007 No se nos ofrece (en la Comunion) el Cuerpo de Cristo como premio, sino como comunicacion de la gracia y de la vida celestial (SAN AMBROSIO, en Catena Aurea, volt VI, p. 447).

 

La comunion frecuente, fortaleza contra las tentaciones

 

1008 Nada hay que nos haga tan temibles al demonio como la Sagrada Comunion (SANTO CURA DE ARS, Sermon sobre la Comunion).

 

1009 Mas Jesucristo y la Iglesia desean que todos los fieles cristianos se acerquen diariamente al sagrado convite, principalmente para que, unidos con Dios por medio del Sacramento, en el tomen fuerza para refrenar las pasiones, purificarse de las culpas leves cotidianas e impedir los pecados graves a que esta expuesta la debilidad humana [...]. Por ello el Sagrado Concilio de Trento llama a la Eucaristia antidoto, con el que somos liberados de las culpas cotidianas y somos preservados de los pecados mortales (SAN Pio X, Decr. Sacra tridentina Synodus, 20-X11-1905).

 

1010 Pues entendiendo el buen Jesus cuan dificultoso era esto que ofrece por nosotros, conociendo nuestra miseria I ] pidenos al Padre Eterno remedio tan soberano como es este pan de cada dia del Santisimo Sacramento, que da fuerza y fortaleza (SANTA TERESA, Camino de perfeccion, 33, 1).

 

1011 Recibiendo a Jesucristo, nuestro espiritu se fortalece, en nuestras luchas somos mas firmes, nuestros actos estan inspirados por la mas pura intencion, y nuestro amor va inflamandose mas y mas (SANTO CURA DE ARS, Sermon sobre la Comunion).

 

1012 Graciosa fue la respuesta de Santa Catalina de Siena a los que, desaprobando que comulgase con tanta frecuencia, alegaron el dicho de San Agustin, que ni alaba ni vitupera el comulgar todos los dias. <<Puesto que San Agustin no lo vitupera—dijo—, no lo vitupereis vosotros tampoco, y me doy por contenta>> (SAN FRANCISCO DE SALES, Introd. a /a vida devota, 11, 20).

 

1013(La Sagrada Comunion es) el remedio de nuestra necesidad cotidiana (SAN AMBROSIO, Sobre los misterios, 4).

 

1014 (La Sagrada Comunion es) medicina de la inmortalidad, antidoto contra la muerte y alimento para vivir por siempre en Jesucristo (SAN IGNACIO DE ANTIOQUIA, Epistola a los Efesios. 20).

 

La Comunion espiritual

1015 Y cuando, hijas, no comulgaredes y oyeredes misa, podeis comulgar espiritualmente, que es de grandisimo provecho, y hacer lo mismo de recogeros despues en vos, que es mucho lo que imprime el amor ansi deste Senor; porque, aparejandonos a recibir, por muchas maneras que lo entendamos, jamas deja de dar (SANTA TERESA, Camino de perfeccion, 35, I).

 

1016 ¡ Que fuente de gracias es la Comunion espiritual! —Practicala frecuentemente y tendras mas presencia de Dios y mas union con El en las obras (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Camino, n. 540).

 

1017 La comunion espiritual consiste en un deseo ardiente de recibir a Jesus Sacramentado y en un trato amoroso como si ya lo hubiesemos recibido (SAN ALFONSO Mª DE LIGOR'O, Visitas al Stmo. Sacramento).

 

1018 La comunion espiritual se puede hacer sin que nadie nos vea, sin ser preciso estar en ayunas, y se puede hacer en cualquier hora; porque no consiste mas que en un acto de amor; basta decir de todo corazon: [...] <<Creo, mi Jesus, que estas en el Santisimo Sacramento; te amo y deseo mucho recibirte, ven a mi corazon; yo te abrazo; no te ausentes de mi>> (SAN ALFONSO M.a DE LIGORIO, Visitas al Stmo. Sacramento).

 

 

Responsabilidad de quienes administran o reciben indignamente este sacramento

1019 Esto os lo digo a vosotros, los que comulgais, y a vosotros los que administrais la comunion. Porque es preciso hablaros tambien a vosotros para que distribuyais estos dones con mucha diligencia. No se os reserva pequeno castigo si, sabedores de la maldad de alguno, le permitis participar de esta mesa. ;Aunque sea jefe militar, aunque sea prefecto, aunque sea el mismo que se cine la diadema, si se acerca indignamente, apartare; mayor potestad tienes que el! (SAN JUAN CRISOSTOMO, Hom. sobre S. Mateo, 82).

 

1020 Por eso, vosotros, sacerdotes, vosotros los ministros y dispensadores del Santo Sacramento, acercaos con temor, custodiadlo con ansia, administradlo con mente y servidlo con esmero; teneis un tesoro real; cuidadlo por tanto y custodiadlo con gran temor, pues tambien para vosotros estan dictados castigos inexorables si conoceis la malicia de alguno que se atreve a acercarse al cuerpo de Cristo, y tu faltas a tu oficio de exhortarle a que se mantenga lejos y de reprenderlo. Vuestra pereza y vuestra parcialidad seran culpables de que deis el cuerpo de Cristo a los impios e indignos y de que lo arrojeis como a perros y a puercos. `,Con que podeis disculparos, como podeis conseguir el perdon; mas aun, que castigos y tormentos inexorables descargaran sobre vosotros, pues os habeis hecho traidores y pecadores contra el cuerpo del Sehor? Ved: teneis el poder de Cristo, entregais a Cristo a los impios y le maltratais con la mala vida de los impios (JUAN MANDAKUNI, Sobre devocion y respeto al Stmo. Sacramento).

 

1021Mas ¡ay de aquel hombre por quien va a ser entregado! Pero jay tambien de aquel hombre que se acerca a la sagrada mesa en pecado, porque, a imitacion de Judas, entrega al Sehor, no a los judios, sino a unos miembros pecadores! (SAN BEDA, en Catena Aurea, volt Vl, p. 442).

 

Poder comulgar, un gran honor que nos hace Cristo

 

1022Considera cuan crecido honor se te ha hecho, de que mesa disfrutas. A quien los Angeles ven con temblor y por el resplandor que despide no se atrever a mirar de frente, con Ese mismo nos alimentamos nosotros, con El nos mezclamos y nos hacemos un mismo cuerpo y carne de Cristo (SAN JUAN CRISOSTOMO, Hom. sobre S. Mateo, 82).

 

1023 Si en la Comunion tu corazon esta inflamado de amor divino, tu espiritu debe estar penetrado de sentimientos de verdadera humildad. ¿Como no asombrarse al considerar que un Dios infinitamente puro e infinitamente santo llegue a esos extremos de amor por una miserable criatura como tu, y se te de a Si mismo, en alimento? Abismate en las profundidades de tu indignidad [...]; pero que el sentimiento de tu pobreza y de tu miseria no te lleve a cerrar tu corazon y a menguar en nada esa santa confianza que debes tener en tan celestial banquete (J. PECC! —Leon XIII—, Practica de la humildad, 49)

 

1024 [...] lo que nos causara mayor admiracion durante la eternidad, sera ver como nosotros, siendo tan miserables, hemos podido recibir a un Dios tan grande (SANTO CURA DE ARS, Sermon sobre la Comunion).

 

La Sagrada Comunion, precepto pascual

1025 Previendo la Iglesia el abandono de muchos cristianos, abandono que los llevaría hasta perder de vista la salvacion de sus pobres almas, confiando en que el temor del pecado les abriría los ojos, les impuso un precepto en virtud del cual debian comulgar tres veces al año: por Navidad, por Pascua y por Pentecostes. Pero, viendo mas tarde que los fieles se volvian cada dia mas indiferentes, acabo por obligarlos a acercarse a su Dios solo una vez al año. jOh, Dios mio!, ¡que ceguera, que desdicha la de un cristiano que ha de ser compelido por la ley a buscar su felicidad! (SANTO CURA DE ARS, Sermon sobre la Comunion).

 

La Sagrada Comunion, <<prenda de vida eterna>>

1026 Nuestro Salvador, en la ultima cena, la noche que le traicionaban, instituyo el sacrificio eucaristico de su cuerpo y sangre, con el cual iba a perpetuar por los siglos, hasta su vuelta, el sacrificio de la cruz, y a confiar asi a su Esposa, la Iglesia, el memorial de su muerte y resurreccion: sacramento de piedad, signo de unidad, vinculo de caridad, banquete pascual, en el cual se recibe como alimento a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la gloria venidera (CONC. VAT. II, Const. Sacrosanctum Conci/ium, 47).

 

1027 La sagrada Eucaristia tiene suma virtud para alcanzarnos la gloria eterna. Porque esta escrito: El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y Yo le resucitare en el ultimo dia (Jn 6, 55). Quierese decir que los fieles, mientras viven en este mundo, por la gracia de este Sacramento disfrutan de suma paz y tranquilidad de conciencia; reanimados despues con su virtud suben a la gloria y bienaventuranza eterna, a la manera de Elias, quien, fortalecido con el pan cocido debajo de la ceniza, anduvo cuarenta cias y cuarenta noches hasta llegar a Horeb, monte de Dios, cuando le llego el tiempo de salir de esta vida (Catecismo Romano, II, cap. IV, n. 54).

 

 

1028 [...] la Sagrada Comunion es para nosotros prenda eterna, de manera que ello nos asegura el cielo; estas son las arras que nos envia el cielo en garantia de que un dia sera nuestra morada; y, aun mas, Jesucristo hara que nuestros cuerpos resuciten tanto mas gloriosos, cuanto mas frecuente y dignamente hayamos recibido el suyo en la Comunion (SANTO CURA DE ARS, Sermon sobre ia Comunion).

 

Nuestras debilidades deben llevarnos a buscar fortaleza en la Sagrada Comunion

 

1029 Se quedo para ti.—No es reverencia dejar de comulgar, si estas bien dispuesto.—Irreverencia es solo recibirlo indignamente (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Camino, n. 539).

 

1030 Comulga.—No es falta de respeto.—Comulga hoy precisamente, cuando acabas de salir de aquel lazo. —¿Olvidas que dijo Jesus: no es necesario el medico a los sanos, sino a los enfermos? (J. ESCRIVA DE BAEAGUER, Camino, n. 536).

 

1031 Aunque tengamos conciencia de ser pecadores, no por eso debemos privarnos de la comunion del Señor. Al contrario, tenemos que ir a recibirla con mas avidez, para encontrar en ella la santidad del alma y la pureza del espiritu. Si bien tenemos que alimentar sentimientos de humildad y de fe, juzgandonos indignos de gracia semejante y buscando unicamente el remedio para nuestras heridas. Si esperamos a ser perfectamente dignos no comulgaremos ni una vez al aho (CASIANO, Colaciones, 23).

 

La Comunion frecuente

1032 [...] el pan nuestro de cada dia danosle hoy. Toma todos los dias lo que todos los dias aprovecha, y vive de tal modo que todos los dias merezcas recibirle (SAN AGUSTIN, Sobre el Sermon de la Montaña, 28).

 

1033 Procuremos no apartarnos, ni perder de vista a nuestro amado pastor Jesus, porque asi como aquellas ovejas que estan mas cerca de su pastor son siempre las mas regaladas y amadas, asi nosotros recibiremos grandes favores siempre que nos acerquemos a Jesus en el Santisimo Sacramento (SAN ALFONSO M.a DE LIGORIO, Visitas al Stmo. Sacramento, ll).

 

1034 Si el pan es diario, ¿por que lo recibes tu solo una vez al año? Recibe todos los dias lo que todos los dias te es provechoso; vive de tal modo que diariamente seas digno de recibirle (SAN AMBROSIO, Sobre los Sacramentos, 5).

 

1035 El comulgar cada dia y participar del cuerpo y sangre de Cristo es bueno y muy util (SAN BASILIO, Epistola 93).

 

1036 Cristo es el pan de los que entramos en contacto con su Cuerpo.Pedimos que se nos de cada dia este pan, a fin de que los que vivimos en Cristo y le recibimos cada dia como alimento saludable no nos veamos privados, por alguna falta grave, de la comunion del pan celestial (SAN CIPRIANO, Trat. sobre la oracion, 18).

1037 Es evidente que por medio de la recepcion frecuente o diaria de la Santisima Eucaristia se aumenta la union con Cristo, se alimenta abundantemente la vida espiritual, el alma se enriquece con las virtudes y se da al que la recibe una prenda mas segura de la felicidad eterna; por eso los parrocos, confesores y predicadores exhorten al pueblo cristiano, frecuente y encarecidamente, a tan religiosa y tan saludable costumbre (PABLO VI, Eucharisticum Mysterium, 25-V-1967; cfr. SAN P~o X, Decr. Sacra. Tridentina Synodus).

 

Acciones de gracias, despues de recibido este Sacramento (Ver tambien nn. 37 a 49)

1038 Agradezcamos [...] todo lo que Dios Nuestro Sehor nos concede, por el hecho maravilloso de que se nos entregue el mismo. ¡Que venga a nuestro pecho el Verbo encarnado!... ;Que se encierre, en nuestra pequeñez, el que ha creado cielos y tierra!... La Virgen Maria fue concebida inmaculada para albergar en su seno a Cristo. Si la accion de la gracia ha de ser proporcional a la diferencia entre el don y los meritos, ¿no deberiamos convertir todo nuestro dia en una Eucaristia continua? No os alejeis del templo apenas recibido el Santo Sacramento. ¿Tan importante es lo que os espera, que no podeis dedicar al Señor diez minutos para decirle gracias? No seamos mezquinos. Amor con amor se paga (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Hom. Sacerdote para la eternidad, 1. c., 13-IV-1973).

 

1039 No perdais tan buena razon de negociar como es la hora despues de haber comulgado (SANTA TERESA, Camino de perfeccion, 34, 10).

 

1040 Que no perdamos tan buena razon y que nos lleguemos a El; pues si cuando andaba en el mundo de solo tocar su ropa sanaban los enfermos, ¿que hay que dudar que hara milagros estando dentro de mi—si tenemos fe—y nos dara lo que le pidieramos, pues esta en nuestra casa? Y no suele Su Majestad pagar mal la posada si le hacen buen hospedaje (SANTA TERESA, Camino de perfecion, 34, 8).

 

1041 Sentia grandemente la ligereza con que procedian algunos sacerdotes, los cuales, en acabando de decir Misa, apenas estan dos credos hincados de rodillas, y a veces con una sola, dando gracias; y con este ejemplo, ',que haran los populares, sino pensar que no es menester sino comulgar e irse a comer o pasear, sin mas mirar lo que se ha recibido, ni dar mas gracias por tan gran merced? (SAN JUAN DE AVILA, Obras completas, 1, p. 250).

 

1042 Que miseria y que desorden es ver como se conducen tantos sacerdotes, acabada la Misa... No bien llegados a la sacristia, los labios todavia teñidos con la sangre divina y rezada de cualquier modo cualquier breve oracion, sin devocion ni atencion alguna, ponerse a charlar de cosas inutiles o de negocios mundanos, o salen del templo y se van a pasear a Jesucristo por las calles, pues aun le llevan en el pecho (SAN ALFONSO M. DE LIGORIO, Misa y Of icio atropellados, 1. c., p. 422).

1043 El amor a Cristo, que se ofrece por nosotros, nos impulsa a saber encontrar, acabada la Misa, unos minutos para una accion de gracias personal, intima, que prolongue en el silencio del corazon esa otra accion de gracias que es la Eucaristia. `,Como dirigirnos a El, como hablarle, como comportarse?No se compone de normas rigidas la vida cristiana [...]. Pienso, sin embargo, que en muchas ocasiones el nervio de nuestro dialogo con Cristo, de la accion de gracias despues de la Santa Misa, puede ser la consideracion de que el Sehor es, para nosotros, Rey, Medico, Maestro, Amigo (J. Escrivá DE BALAGUER, Es Cristo que pasa, 92).

El culto y veneracion debidos al Santisimo Sacramento

1044 Nadie puede dudar que todos los cristianos, segun la costumbre siempre en boga en la Iglesia catolica, deben rendir, al venerar este santisimo sacramento, el culto de labia debido al verdadero Dios [...]. Creemos que en el esta presente aquel mismo Dios, de quien dice el Padre eterno al introducirlo en el mundo: Y adórenle todos los angeles de Dios (Heb 1, 6; Sal 96, 7), a quien los Magos postrandose adoraron (Mt 2, 11), al que, segun testimonio de la Escritura, fue adorado en Galilea por los Apostoles (Mt 28, 17) (CONC. TRENTO, Ses. XI V, cap. 5).

 

La reserva del Santisimo Sacramento

1045 La costumbre de guardar en el sagrario la santa eucaristia es tan antigua que era conocida hasta en el siglo del Concilio de Nicea. Añadase que el llevar la eucaristia a los enfermos y, para este fin, conservarla cuidadosamente en las iglesias, ademas de ser cosa muy puesta en razon, se encuentra en muchos concilios como precepto y ha sido observado por la antiquisima costumbre de la Iglesia catolica (CONC. TRENTO, Ses. XI V, cap. 6)