CORAZON

 


Citas de la Sagrada Escritura

 

Me buscareis y me hallareis si me buscais de todo corazon. Jer 29, 13.

 

Escudriñame, ¡oh Dios!, y examina mi corazon; pruebame y conoce mis inquietudes, y mira si mi camino es torcido y conduceme por las sendas de la eternidad. Sal 139, 23-24.

 

Amaras a Yave, tu Dios, con todo tu corazon, con toda tu alma, con todo tu poder, y llevaras muy dentro de tu corazon todos estos mandamientos, que yo hoy te doy. Dt 6, 5-6.

 

Tomad sobre vosotros mi yugo y aprended de mi, que soy manso y humilde de corazon, y hallareis descanso para vuestras almas. Mt 11, 29.

 

Tu has sondeado mi corazon, lo visitaste de noche, me has pasado por el crisol, sin encontrar en mi malicia. Sal 17, 3.

 

Mi corazon se alegrara en tu salvacion; cantare a Yave, que me colmo de bienes. Sal 13, 6.

 

Mi corazon es como cera, que se derrite dentro de mis entrañas. Sal22, 15.

 

De la abundancia del corazon habla la boca. Mt 12, 34.

 

Yo duermo, pero mi corazon vela. Es la voz del amado que llama: ¡Abreme. ..! Cant 5, 2.

 

Que Cristo habite por la fe en

vuestros corazones. Ef 3, 17.

 

Donde este tu tesoro, alli estera . tu corazon. Mt 6, 21.

 

Os dare un corazon nuevo y os revestire de un nuevo espiritu; os quitare vuestro corazon de piedra y os dare un corazon de carne. Ez 36. 26.

 


SELECCION DE TEXTOS

 

Un hombre <<vale lo que vale su corazon>>

 

1366 Un hombre vale lo que vale su corazon, podemos decir con lenguaje nuestro ).J ESCRIVA DE BALAGUER, Es Cristo que pasa (164

 

 

1367 Dios nos ha dado un corazon para vivir y para todo lo que nos puede llenar, sobre todo el tu. Pero sin El, todo es demasiado poco. O buscamos en El nuestra felicidad, o nos equivocarnos lanzados a la caza de la felicidad, de desengaño en desengaño, hasta el hastio y la nausea, (JUAN PABLO II, Hom. en Attotting, 18-XI-1980).

 

Tenemos un solo corazon para amar a Dios y para amar a nuestro projimo

 

1368 Yo no cuento con un corazon para amar a Dios, y con otro para amar a las personas de la tierra. Con el mismo corazon con el que he querido a mis padres y quiero a mis amigos, con ese mismo corazon amo yo a Cristo, y al Padre, y al Espiritu Santo y a Santa Maria (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Es Cristo que pasa, 166).

 

El corazon esta hecho para amar

 

1369 De ti proviene esta atraccion a tu alabanza, porque nos has hecho para ti y nuestro corazon no halla sosiego hasta que descansa en ti (SAN AGUSTIN, Confesiones, 1, 1, 1).

 

1370 El hombre no puede vivir sin amor. El permanece para si mismo un ser incomprensible, su vida esta privada de sentido si no se le revela el amor, si no se encuentra con el amor, si no lo experimenta y lo hace propio, si no participa en el vivamente (JUAN PABLO II, Enc. Redemptor hominis, II, 10).

 

1371 Es una pena no tener corazon. Son unos desdichados los que no han aprendido nunca a amar con ternura. Los cristianos estamos enamorados del Amor: el Señor no nos quiere secos, tiesos, como una materia inerte. ¡Nos quiere impregnados de su cariño! (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Amigos de Dios, 183).

 

1372 La tierra, si no se la cultiva, produce espinas y abrojos; igualmente, el alma del pecador, si no es cultivada por la gracia, solo lleva abrojos y zarzas de pecados. Espinas y abrojos te producira (Gen 3, 18) (SANTO TOMAS Sobre el Padrenuestro, I. c., 135).

 

El trato con el Señor nos capacita para amar mas

 

1373Nuestro corazon se dilata. Del mismo modo que el calor dilata los cuerpos, asi tambien la caridad tiene un poder dilatador, pues se trata de una virtud calida y ardiente. Esta caridad es la que abria la boca de Pablo y dilataba su corazon [...]. Nada encontrariamos mas dilatado que el corazon de Pablo, el cual, como un enamorado, estrechaba a todos los creyentes con el fuerte abrazo de su amor, sin que por ello se dividiera o debilitara ese amor, sino que se mantenía integro en cada uno de ellos. Y ello no debe admirarnos, ya que este sentimiento de amor no solo abarcaba a los creyentes, sino que en su corazon tenian tambien cabida los infieles de todo el mundo (SAN JUAN CRISOSTOMO, Hom. sobre la 2.a Epistola a los Corintios, 13).

 

1374 Tened unos para con otros un corazon grande, con mansedumbre, como lo tiene Dios para con vosotros (SAN IGNACIO DE ANTIOQUIA, Carta a S. Policarpo de Esmirna, 5, 1 ss.).

 

El corazón que no ama se incapacita para entender

 

1375 Presentame un corazon amante y comprenderá lo que digo. Presentame un corazon inflamado en deseos, un corazon hambriento, un corazon que, sintiendose solo y desterrado en este mundo, esté sediento y suspire por las fuentes de la patria eterna, presentame un tal corazon y asentira en lo que digo. Si, por el contrario, hablo a un corazon frio, este nada sabe, nada comprende de lo que estoy diciendo (SAN AGUSTIN, Trat. Evang. S. Juan, 26).

 

Dios no cabe en un corazon impuro

 

1376 ¿Y que cosa mas cercana al hombre que su corazon? Alla en el interior es donde me han descubierto todos los que me han encontrado. Porque lo exterior es lo propio de la vista. Mis obras son reales y, sin embargo, son fragiles y pasajeras; mientras que yo, su Creador, habito en lo mas profundo de los corazones puros (ANONIMO DEL s. xIII, Meditacion sobre la Pasion y Resurreccion de Cristo, 38; PL 184, 766).

 

1377 No se encuentra vestigio alguno de bondad en el corazon del que la avaricia ha hecho su morada (SAN LEON, Sobre la Pasion,9).

 

1378 Oh, Dios, crea en mi un corazon puro. Para que sea creado este corazon puro hay que quebrantar antes el impuro (SAN AGUSTIN, Sermon 19).

 

1379 Mi sacrificio es un espíritu quebrantado, un corazon quebrantado y humillado tu no lo desprecias. Este es el sacrificio que has de ofrecer. No busques en el rebaño, no prepares navios para navegar hasta las mas lejanas tierras a buscar perfumes. Busca en tu corazon la ofrenda grata a Dios. El corazon es lo que hay que quebrantar (SAN AGUSTIN, Sermon 19).

 

El corazon tiende a apegarse desordenadamente a personas y cosas

 

1380 Me das la impresion de que llevas el corazon en la mano, como ofreciendo una mercancia: ¿quien lo quiere?—Si no apetece a ninguna criatura, vendras a entregarlo a Dios. ¿Crees que han hecho asi los santos? (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Camino, n. 146).

 

1381 Nada mas familiar y mas intimo como mi propio corazon. Y tambien ningun enemigo mas grande para mi como el (CASIANO, Colaciones, 18, 16).

 

1382 Si tuvieras el trigo en lugares bajos, para que no se pudriese lo llevarias a locales altos. Cambiarias de lugar el trigo, ¡y dejas que el corazon se estrague con las cosas inferiores! (SAN AGUsTiN, Coment. sobre el Salmo 122).

 

Pureza de corazon. Frutos (Ver tambien CASTIDAD)

 

 

1383 No es pequeño el corazon del hombre capaz de abarcar tantas cosas. Si no es pequeño y si puede abarcar tantas cosas, se puede preparar en el un camino al Sehor y trazar una senda derecha por donde camine la Palabra, la Sabiduria de Dios. Prepara un camino al Señor por medio de la buena conciencia, allana la senda para que el Verbo de Dios marche por ti sin tropiezos y te conceda el conocimiento de sus misterios y de su venida (ORIGENES, Hom. 21 sobre S. Lucas).

 

1384 La sabiduria que conduce al conocimiento y, por tanto, al amor de Dios, florece en el corazon limpio (JUAN PABLO II, Hom. 14-11-1980).

 

1385 ¡Que grande es el corazon del hombre! ¡Que anchura y que capacidad, con tal que sea puro! (ORIGENES, Hom. 21 sobre S. Lucas).

 

1386 La posibilidad de abrirse con amor a las obras de misericordia es fruto de una prolongada y dura lucha con el orgullo propio, con los malos pensamientos, con el propio egoismo. Solo quien sabe conservar el corazon <<intacto>> sustrayendole a las sugestiones de los entusiasmos pasajeros y dispersos, puede expresar en su vida una autentica capacidad de donacion. Por otra parte, tal empeño encontrara el secreto de una plena realizacion personal, porque <<quien ama al projimo perfecciona su caridad hacia Dios, porque el mismo recibe en si lo que hace por el projimo (San Basilio)>> (JUAN PABLO II, Hom. 14-II-1980).