DESCANSO

 


SELECCION DE TEXTOS

 

El descanso del cristiano

 

1544 El descanso significa dejar las ocupaciones cotidianas, despegarse de las normales fatigas del dia, de la semana y del año. Dejar y despegarse de todo cuanto podria expresarse con el simbolo <<Marta>>. Es importante que el descanso no sea andar en vacio, que no sea solamente un vacio. Es importante que el descanso se llene con el encuentro. Pienso—si, ciertamente—en el encuentro con la naturaleza, con las montañas, con el mar y con el arbolado. El hombre, en sabio contacto con la naturaleza, recobra la quietud y se calma interiormente. Pero eso no es aun todo lo que puede decirse del descanso. Hace falta que el descanso se llene de un contenido nuevo, con ese contenido que se expresa en el simbolo de <<Maria>>. <<Maria>> significa el encuentro con Cristo, el encuentro con Dios. Significa abrir la vista interior del alma a su presencia en el mundo, abrir el oido interior a la Palabra de su verdad (JUAN PABLO II, Angelus 20-VII-1980).

 

1545 Cuentase que el evangelista S. Juan acariciaba apaciblemente una perdiz. De pronto ve venir hacia el a cierto filosofo con el aparejo de cazador. Este se maravilla de que un varon que gozaba de tanta reputacion se entretuviera en cosas insignificantes y de tan poco relieve.

¿Eres tu—le dice—ese Juan cuya insigne fama y celebridad había suscitado en mi tan gran deseo de conocerte? ¿Por que, pues, te entretienes en tan futiles diversiones? Por toda respuesta le dijo S. Juan: ¿Que es esto que llevas en la mano? Un arco—respondio el otro—. Y <,por que no lo llevas siempre tenso.?No conviene-replicó el filósofo—, porque a fuerza de estar curvado la tension le enervaria y se echaría a perder. Asi, cuando fuera necesario lanzar un disparo mas potente contra alguna fiera, por haber perdido su fuerza debido a la continua rigidez, el tiro no partiría ya con la violencia necesaria.

Pues bien—concluyo el Apostol—, no te admire tampoco, joven, que yo conceda a mi espiritu este inocente y breve esparcimiento. Si de vez en cuando no le permitiese descansar de su tension concediendole algun solaz, la misma continuidad del esfuerzo le ablandaría, y no podria obedecer cuando fuera necesario a las solicitudes del espiritu (CASIANO, Colaciones, 24).

 

1546 El tiempo libre se debe emplear rectamente para descanso del espiritu y para cuidar la salud de la mente y del cuerpo, por medio de ocupaciones y estudios libres, por medio de viajes a otras regiones, que enriquecen el espiritu y que, ademas, enriquecen a los hombres con un conocimiento mutuo; por medio tambien de ejercicios y manifestaciones deportivas, que son una ayuda para conservar el equilibrio psiquico, incluso colectivamente, asi como para establecer relaciones fraternas entre los hombres de toda condicion, de todas las naciones o de razas diferentes (CONC. VAT. II, Const. Gaudium et spes, 61).

 

Necesidad de descanso

 

1547 Pensad que Dios ama apasionadamente a sus criaturas, y ¿como trabajara el burro si no se le da de comer, ni dispone de un tiempo para restaurar las fuerzas, o si se quebranta su vigor con excesivos palos? Tu cuerpo es como un borrico—un borrico fue el trono de Dios en Jerusalen—que te lleva a lomos por las veredas divinas de la tierra: hay que dominarlo para que no se aparte de las sendas cie Dios, y animarle para que su trote sea todo lo alegre y brioso que cabe esperar de un jumento (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Amigos de Dios, 137).

 

1548 Vienenme algunos dias—aunque no son muchas veces, y dura como tres o cuatro o cinco dias—, que me parece que todas las cosas buenas y hervores y visiones se me quitan, y aun de la memoria, que aunque quiera no se que cosa buena haya habido en mi; todo me parece sueño, o a lo menos no me puedo acordar de nada. Aprietanme los males corporales en junto; turbaseme el entendimiento que ninguna cosa de Dios puedo pensar, ni se en que ley vivo. Si leo no lo entiendo; pareceme estoy llena de faltas, sin ningun animo para la virtud, y el grande animo que suelo tener queda en esto, que me parece a la menor tentacion y murmuracion del mundo no podria resistir. Ofreceseme entonces que no soy para nada, que quien me mete en mas de lo comun. Tengo tristeza, pareceme tengo engañados a todos los que tienen algun credito de mi; querriame esconder donde nadie me viese; no deseo entonces soledad para virtud, sino de pusilanimidad; pareceme querria reñir con todos los que me contradijesen (SANTA TERESA, Primera cuenta de conciencia (1560), n. 21).

 

1549 El Señor hace descansar a sus discipulos para enseñar a los que gobiernan que quienes trabajan de obra o de palabra no pueden trabajar sin interrupcion (SAN BEDA, Coment. Evang. S. Marcos).

 

l550 Vienen dias que sola la palabra me aflige y querria irme del mundo, porque me parece me cansa en todo. Y en esto no soy sola yo, que lo he mirado en muchas personas mejores que yo y se que pasa ansi (SANTA TERESA, Camino de perfeccion, 38, 6).

 

1551 ¡Oh desventurada miseria humana, que quedaste tal por el pecado, que aun en lo bueno hemos menester tasa y medida, para no dar con nuestra salud en el suelo, de manera que no lo podamos gozar! Y verdaderamente conviene a muchas personas (en especial a las de flaca cabeza o imaginacion) y es servir mas a Nuestro Senor y muy necesario entenderse (SANTA TERESA, Fundaciones, 6, 7).

 

1552 Caminaba solo al atardecer, me paseaba a la orilla del mar, porque asi es como ordinariamente busco un solaz despues de mis trabajos. La cuerda, en efecto, no puede soportar una tension ininterrumpida, y las extremidades del arco necesitan un poco de relajacion, si se quiere poder tensar el arco de nuevo sin que se haya hecho inutil para el arquero y que este fuera de uso en el momento en que se le necesita (SAN GREGORIO NACIANCENO, Discurso 26, sobre si mismo). ,.

 

1553 El cuerpo suele ser tan inexorable en sus exigencias que es preciso, despues, darselo todo si se le ha negado lo poco a que tenía derecho (CASIANO, Colaciones, 23).

 

1554 Los cristianos deben colaborar para que las manifestaciones culturales y las actividades colectivas, que son caracteristicas de nuestro tiempo, se impregnen de espiritu humano y cristiano (CONC. VAT. II, Const. Caudium et spes, 61).