ENTREGA


Citas de la Sagrada Escritura

 

Maria, ejemplo de una entrega a Dios sin condiciones: Lc 1, 38.

 

Fe para vencer y seguir al Señor: Lc 18, 35-43.

 

No existe nunca razon suficiente para volver la cara atras en el propio camino: Lc 9, 61-62.

 

Desprendimiento para seguir al Señor. El joven rico: Lc 18, 18-23.

 

El premio de la entrega: Mt 19, 27-30.

 

El que no esta conmigo esta contra mi, y el que conmigo no recoge, derrama. Lc 11, 23.

 

Entonces dijo Jesus a sus discipulos: El que quiera venir en pos de mi, nieguese a si mismo, tome su cruz y sigame. Pues el que quiera salvar su vida, la perdera; y el que pierda su vida por mi la hallara. Y 1que aprovecha ai hombre ganar todo el mundo si pierde su alma? `,O que podre dar el hombre a cambio de su alma? Mt 16, 24-26.

 

Siguiendo el camino, vino uno que le dijo: Te seguire adondequiera que vayas. Jesus le respondio: Las raposas tienen cuevas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza. A otro le dijo: Sigueme, y respondio: Sehor, dejame ir primero a sepultar a mi padre. El le contesto: Deja a los muertos sepultar a sus muertos, y tu vete y anuncia el reino de Dios. Otro le dijo: Te seguire, Seiior, pero dejame antes despedirme de los de mi casa. Jesus le dijo: Nadie que, despues de haber puesto la mano sobre el arado, mire atrae, es apto para el reino de Dios. Lc 9, 57-62.

 

Se le junto numerosa muchedumbre, y vuelto a ella, les decia: Si alguno viene a mi y no aborrece a su padre, a su madre, a su mujer, a sus hijos, a sus hermanos, a sus hermanas y aun a su propia vida, no puede ser mi discipulo. Lc 14, 25-26.

 


SELECCION DE TEXTOS

 

La vocacion cristiana supone una entrega

 

1915 Seguir a Cristo es algo muy distinto de admirar un modelo, aun en el caso de que tengais buen conocimiento de las Escrituras y de la teologia. Seguir a Cristo es algo existencial. Es querer imitarle hasta el extremo de dejarse configurar con El, asimilarse a El, hasta el punto de ser <<como otra humanidad suya>> (JUAN PABLO II, Aloc. Paris, 3 1 -V- 1 980).

 

1916 Un cristiano no es dueño de si mismo, sino que esta entregado al servicio de Dios (SAN IGNACIO DE ANTIOQUIA Epistola a S. Policarpo).

 

1917 El que en esta vida busca todavia las cosas propias, aun no ha llegado a la viña del Señor. Pues solo trabajan para el Señor los que no buscan su propia utilidad sino la de su amor, que sirven con el celo de la caridad y el deseo de adelantar en la virtud, que procuran ganar almas para Dios y hacen cuanto esta de su parte para llevar a otros consigo a la viña. Todo aquel que solo vive para si, que se alimenta del deseo de la carne, con razon se le reprende como ocioso, porque no busca el fruto de la obra divina (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 19 sobre los Evang.).

 

1918 Dios nos saca de las tinieblas de nuestra ignorancia, de nuestro caminar incierto entre las incidencias de la historia, y nos llama con voz fuerte, como un dia lo hizo con Pedro y con Andres: Venite post me, et faciam vos fieri piscatores hominum (Mt 4, 19), seguidme y yo os hare pescadores de hombres, cualquiera que sea el puesto que en el mundo ocupemos (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Es Cristo que pasa, 45).

 

1919 Todos los fieles cristianos, en las condiciones, ocupaciones o circunstancias de su vida, y a traves de todo eso, se santificaran cada dia mas si lo aceptan todo con fe de la mano del Padre celestial y colaboran con la voluntad divina, haciendo manifiesta a todos, incluso en su dedicacion a las tareas temporales, la caridad con que Dios amo al mundo (CONC. VAT. II, Const. Lumen gentium, 41).

 

Dios pide una entrega del todo y sin condiciones

 

1920 Si no estamos dispuestos para correr, con la ayuda de Jesucristo, hasta a la misma muerte para imitar su pasion, tampoco su vida esta en nosotros (SAN IGNACIO DE ANTIOQUIA, Epistola a los Magnesios).

 

1921 Deja mucho el que no retiene nada para si; deja mucho el que lo abandona todo, por muy poco que sea. Nosotros conservamos con pasion lo que poseemos, y tratamos de conseguir lo que no tenemos. Si, Pedro y Andres dejaron mucho, puesto que tanto el uno como el otro abandonaron hasta el deseo de poseer. Abandonaron mucho porque al renunciar a sus bienes renunciaron tambien a sus ansias. Siguiendo al Señor renunciaron a todo lo que hubieran podido desear de no haberlo seguido (SAN GREGORIO MA(;NO, Hom. 5 sobre los Evang.).

 

1922 El corazon del que ama ya no es suyo, lo dio al Amado (SAN JUAN DE LA CRUZ, Cantico Espiritual, 9, 2).

 

1923 A veces (la voluntad) parece resuelta a darse y servir sin trabas a Cristo, pero quiere contar al propio tiempo con el aplauso y favor de los hombres. Incluso diriase que, en ocasiones, esta dispuesta a confesar la verdad, a despecho de las consecuencias; mas se inhibe luego ante el compromiso, y solo lo hace cuando no causa disgusto a nadie [...]. Indudablemente, una voluntad asi no nos permitirla llegar nunca a la verdadera santidad (CASIANO Colaciones, 4, 12).

 

1924 Cuando los hipocritas planteen a vuestro alrededor la duda de si el Señor tiene derecho a pediros tanto, no os dejeis engañar. Al contrario, os pondreis en presencia de Dios sin condiciones, dociles, como la arcilla en manos del alfarero (Jer 18, 6), y le confesareis rendidamente: Deus meus et omnia!, Tu eres mi Dios y mi todo.( Amigos de Dios, 167).J. ESCRIVA DE BALAGUER.)

 

1925 Renunciar a la propia vida significa no buscar nunca la propia voluntad sino la voluntad de Dios, y hacer del querer divino la norma unica de la propia conducta (SAN GREGORIO DE NISA, Sobre la conducta cristiana).

 

1926 El Reino de Dios no tiene precio, y sin embargo cuesta exactamente lo que tengas [...]. A Pedro y a Andres les costo el abandono de una barca y de unas redes; a la viuda le costo dos moneditas de plata (cfr. Lc 21, 2); a otro, un vaso de agua fresca (cfr. Mt 10, 42) (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 5 sobre los Evang.).

 

1927 La cama es estrecha, y uno de los dos se cae; manta pequeña no cubre a dos (Is 28, 20); donde al corazon del hombre se le compara con una cama estrecha y una manta pequeña. Ya es estrecho el corazon humano para Dios solo; si ademas das en el entrada a otras cosas, arrojas a Dios (SANTO TOMAS, Sobre la caridad, 1. c., 214).

 

Lo <<nuestro>> se salva cuando lo entregamos

 

1928 Tu barca—tus talentos, tus aspiraciones, tus logros—no vale para nada, a no ser que la dejes a disposicion de Jesucristo, que permitas que El pueda entrar ahi con libertad, que no la conviertas en un idolo. Tu solo, con tu barca, si prescindes del Maestro, sobrenaturalmente hablando, marchas derecho al naufragio. Unicamente si admites, si buscas, la presencia y el gobierno del Señor, estaras a salvo de las tempestades y de los reveses de la vida. Pon todo en las manos de Dios: que tus pensamientos, las buenas aventuras de tu imaginacion, tus ambiciones humanas nobles, tus amores limpios, pasen por el corazon de Cristo. De otro modo, tarde o temprano, se iran a pique con tu egoismo (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Amigos de Dios, 21).

 

1929 Soy trigo de Dios y he de ser molido por los dientes de las fieras, para llegar a ser pan limpio de Cristo. Rogad por mi a Cristo, para que, por medio de esos instrumentos, llegue a ser una victima para Dios (SAN IGNACIO DE ANTIOQUIA, Carta a los Romanos).

 

1930 Amar es, por tanto, esencialmente entregarse a los demas. Lejos de ser una inclinacion instintiva, el amor es una decision consciente de la voluntad de ir hacia los otros. Para poder amar en verdad, conviene desprenderse de todas las cosas y, sobre todo, de uno mismo, dar gratuitamente, amar hasta el fin. Esta desposesion de si mismo [...1 es exhaustiva y exaltante. Es fuente de equilibrio. Es el secreto de la felicidad (JUAN PABLO II, Aloc. I-VI-1980).

 

Jesucristo corresponde siempre a nuestra entrega

 

1931 Acordaos que hay pocas almas que le acompañen y le sigan en los trabajos; pasemos por El algo, que Su Majestad nos lo pagara; y acordaos tambien que de personas habra que no solo quieren no estar con El, sino que con descomedimiento le echen de si. Pues algo hemos de pasar para que entienda que le tenemos deseos de ver (SANTA TERESA, Camino de perfeccion, 3S, 2).

 

1932 Deseaba (Zaqueo) verle solamente; pero el que hace por nosotros mas de lo que le pedimos, le concedio mas de lo que esperaba (TITO BOSTRENSE, en Catena Aurea, vol. Vl,P. 329)

 

1933 El Señor concede siempre mas de lo que se le pide: el ladron solo pedia que se acordase de el, pero el Señor le dice: Hoy mismo estaras conmigo en el paraiso (SAN AMBROSIO, en Catena Aurea, vol. Vl, p. 507).

 

1934 Y como El no ha de forzar nuestra voluntad, toma lo que le damos; mas no se da a Si del todo hasta que nos damos del todo (esto es cosa cierta, y porque importa tanto os lo acuerdo tantas veces), ni obra en el alma como cuando del todo, sin embarazo, es suya. Ni se como ha de obrar; es amigo de todo concierto (SANTA TERESA, Camino de perfeccion, 28, 12).

 

1935Si nos damos, El se nos da (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Amigos de Dios, 22).

 

1936 Nuestro Rey, a pesar de su condicion altisima, por nosotros viene humilde, mas no con las manos vacias; el trae para sus soldados una dadiva esplendida, ya que no solo les otorga copiosas riquezas, sino que les da tambien una fortaleza invencible en el combate. En efecto, trae consigo el don de la caridad (SAN FULGENCIO DE RUSPE, Sermon 3).

1937 Dios nunca falta de ayudar a quien por El se determina a dejarlo todo (SANTA TERESA, Camino de perfeccion, 1, 2).

 

La entrega a Dios libera de todas las ataduras

 

1938 Cuando nos decidimos a contestar al Señor: mi libertad para ti, nos encontramos liberados de todas las cadenas que nos habían atado a cosas sin importancia, a preocupaciones ridiculas, a ambiciones mezquinas (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Amigos de Dios, 38).

 

1939 Haced alto en el camino y ved. Preguntad por los caminos de antes: ¿Es esa la senda buena? Pues seguidla, y hallareis la puz para vuestras almas (Jer 6, 16). Vosotros vereis al - punto como se os allanan las cuestas y se os nivelan los declives (Is 40, 4). Gustareis y vereis que el Señor es bueno (Sal 23, 9). Ante la palabra de Cristo en el Evangelio: Venid a mi todos los que estais fatigados y cargados, que yo os aliviare (Mt 11, 28), depondreis el peso abrumador de vuestros pecados. La senda del Señor es todo refrigerio, si se marcha por ella. Somos nosotros quienes nos creamos dolores y tormentos por nuestras preocupaciones, siempre que preferimos seguir los cmainos tortuosos de este siglo, incluso a trueque de peligros y dificultades (CASIANO Colaciones, 23, 25).

 

La falta de entrega oscurece el camino

 

1940 Cuando un hombre llena de buen vino unas tinajas muy bien dispuestas para ello, y entre ellas deja algunas a medio llenar, si luego se da una vuelta por las tinajas, no examina las que dejo llenas—pues sabe que estan llenas—, sino que mira a las que estan a medio llenar, pues teme que se hayan agriado (PASTOR DE HERMAS, Mandamientos 13, 5, 3).

 

1941 (Palabras de S. Basilio a un monje de poca entrega): Et senatorem perdidisti, et monachum nos fecisti: Has sacrificado al senador y no has hecho al monje (CASIANO, Instituciones, 7, 19).

1942 Elias, por otra parte, preguntaba: ¿ Hasta cuando vais a estar cojeando para ambos lados? (3 Rey 18, 21). Y es que, como el cojo se va inclinando un paso a la derecha y otro a la izquierda, asi el pecador tan pronto peca como trata de buscar a Dios. Pero el Senor dice: Volveos a ml con todo vuestro corazon (Joel 2, 12) (SANTO TOMAS, Sobre el doble precepto de la caridad, 1. c., p. 214).

 

1943 Si encontramos amarga la admirable suavidad del yugo del Señor, ¿no sera porque la corrompe la amargura de nuestra falta de correspondencia? Si la alegre ligereza de la carga divina nos es tan pesada, ¿no sera porque, llevados de una orgullosa presuncion, despreciamos a aquel que nos ayuda a llevarla? (CASIANO, Colaciones, 24, 24).

 

1944 Parecenos que lo damos todo; y es que ofrecemos a Dios la renta o los frutos y quedamonos con la raiz y posesion (SANTA TERESA, Vida, I I, 1).

 

Generosidad en la entrega

 

1945 Pareceme ahora a mi esta manera de caminar un querer concertar cuerpo y alma para no perder aca el descanso y gozar alla de Dios. Y asi sera ello si se anda en justicia y vamos asidos a virtud, mas es paso de gallina; nunca con el se llegara a la libertad de espiritu (SANTA TERESA. Vida, 13, 3).

 

1946 Torno a decir que esta el todo o gran parte en perder el cuidado de nosotras mismas y de nuestro regalo; porque quien de veras comienza a servir al Senor, lo menos que le puede ofrecer es la vida (SANTA TERESA Camino de perfeccion, 12, 2).

 

1947 [...] los antiguos hombres debian consagrarle los diezmos de sus bienes; pero nosotros, que ya hemos alcanzado la libertad, ponemos al servicio del Señor la totalidad de nuestros bienes, dandolos con libertad y alegria aun los de mas valor, pues lo que esperamos vale mas que todos ellos; echamos en el cepillo de Dios todo nuestro sustento, imitando asi el desprendimiento de aquella viuda pobre del evangelio (SAN IRENEO, Trat. contra las herej~as, 4).

 

1948 Las personas que han amado a Dios sin reservas tienen capacidad especial para amar al hombre y entregarse a el sin intereses personales y sin limites (JUAN PABLO II Aloc. 10 -Xl-1978).

 

1949 Demosle ya una vez la joya del todo, de cuantas acometemos a darsela. Es verdad que nos da primero para que se la demos (SANTA TERESA, Camino de perfeccion, 32, 8).

 

1950 Pero, ¿que ofreceremos nosotros, hermanos mios, o que le devolveremos por todos los bienes que nos ha hecho? El ofrecio por nosotros la Victima mas preciosa que tuvo, y no puede haber otra mas preciosa; hagamos tambien nosotros lo que podamos, ofreciendole lo mejor que tenemos, que somos nosotros mismos (SAN BERNARDO, Hom. en la Purificacion, 3, 3).

 

1951 Y no os pido cosas nuevas, hijas mias, sino que guardemos nuestra profesion, pues es nuestro llamamiento y a lo que estamos obligadas, aunque de guardar a guardar va mucho (SANTA TERESA, Camino de perfeccion, 4, 1).

 

La entrega del sacerdote comporta un especial servicio a los demas

 

1952 Los sacerdotes no tenemos derechos: a mi me gusta sentirme servidor de todos, y me enorgullece ese titulo. Tenemos deberes exclusivamente, y en esto esta nuestro gozo: el deber de ensenar el catecismo a los nirios y a los adultos, el deber de administrar los sacramentos, el de visitar a los enfermos y a los sanos; el deber de llevar a Cristo a los ricos y a los pobres, el de no dejar abandonado el Santisimo Sacramento, a Cristo realmente presente bajo la apariencia de pan; el deber de buen pastor de las almas, que cura a la oveja enferma y busca a la que se descarria, sin echar en cuenta las horas que se tenga que pasar en el confesonario (J. ESCRIVA DE BALAGUER, citado por A. del Portillo en Escritossobree/sacerdocio, pp. 125-126).

 

1953 No hay ningun buen pastor si no esta unido a Cristo por la caridad, quedando asi convertido en un miembro del verdadero pastor.

El servicio del buen pastor consiste en la caridad. Por eso dice Jesus que el da la vida por sus ovejas (Jn 10, 11) [...]. Un buen pastor, en la realidad de la vida, tiene que aguantar mucho para cuidar bien el ganado que se le ha encomendado, como dice Jacob: Durante el dia me consumia el calor, y por la noche me ateria de frio (sen 31, 40) (SAN TO TOMAS, Lectura sobre S. Juan, 10, lect. 3, 1-2 ).

 

1954 Los sacerdotes han sido elegidos por Dios y entresacados del Pueblo <<para que se entreguen por completo (totaliter) a la obra para la cual el Senor los tomo>> (Decr. Presbyterorum Ordinis, n. 3). A partir de su ordenacion, toda <<recuperacion>> de aquellas realidades o funciones a las que, elegido y movido por Dios, renuncio para entregarse a su mision, seria ya una perdida: para la Iglesia, en donde el sacerdote es punto focal de irradiacion salvifica, y para el mismo sacerdote que, hecho vaso de eleccion, configurando ontologica y definitivamente (in aeternum) por el caracter sacerdotal, se encuentra ante la alternativa de llenar su existencia de vida sacerdotal o tenerla vacia (A. DEL PORTILLO, Escritos sobre el sacerdocio, p. 118).