PACIENCIA


Citas de la Sagrada Escritura

El amor es paciente. I Cor 13, 4.

...Tenéis necesidad de paciencia para que, cumpliendo la voluntad de Dios, alcancéis la promesa. Heb 10, 36.

Por vuestra paciencia salvaréis vuestras almas. Lc 21, 19.

...Que nadie se inquiete por estas tribulaciones. Bien sabéis que para eso estamos. I Tes 3, 3.

Tened, pues, paciencia, hermanos, hasta la venida del Señor. Ved cómo el labrador, con la esperanza de los preciosos frutos de la tierra, aguarda con paciencia las lluvias tempranas y las tardías. Sant 5, 7.

Tomad, hermanos, por modelo de tolerancia y de paciencia a los profetas, que hablaron en nombre del Señor. Sant 5, 10.

...Nos gloriamos hasta en las tribulaciones, sabedores de que la tribulación produce la paciencia; la paciencia, una virtud probada; y la virtud probada, la esperanza. Rom 5, 3-4.

Porque tenéis necesidad de paciencia para que, cumpliendo la voluntad de Dios, alcancéis la promesa. Heb 10, 36.

Asi, pues, os exhorto yo, preso en el Señor, a andar de una manera digna de vuestra vocación (...), con toda humildad, mansedumbre y longanimidad, sobrellevándoos los unos a los otros con caridad. Ef 4, 1.

Mejor que el fuerte es el paciente, y el que sabe dominarse vale más que el que conquista una ciudad. Prov 16, 32.

...En todo nos acreditamos como ministros de Dios en mucha paciencia, en tribulaciones en necesidades, en angustias [...j. 2 Cor 6,

Desnudo sali del vientre de mi madre, y desnudo tornaré a él. Yahvé me lo dio, Yahvé me lo ha quitado. ¡ Bendito sea el nombre de Yahvé! Job 1, 21.

Hijo mio, si caes enfermo, no te impacientes y ruega al Señor [...]. Eclo 38, 9.

El iracundo promueve contiendas, el paciente aplaca las rencillas. Prov 15, 18.

El hombre magnánimo esperá su tiempo, pero al fin triunfa. Eclo 1, 29.

[...] tenga obra perfecta la paciencia, para que seáis perfectos y cumplidos, sin faltar en cosa alguna. Sant 1, 4.

En las grandes angustias de mi corazón, tus consuelos alegraban mi alma. Sal 93, 19.

Hijo mio, si te das al servicio de Dios, prepara tu ánimo a la tentación. Ten recto corazón y soporta con paciencia, y no te impacientes en el tiempo del infortunio [...], ten buen ánimo en las vicisitudes de la prueba. Pues el oro se prueba en el fuego, y los hombres gratos a Dios, en el crisol de la tribulación. Eclo 2, 1-5.


SELECCIÓN DE TEXTOS

Es parte de la virtud de la fortaleza

3967 Con paciencia y verdadera humildad nos hacemos más  fuertes que todos los enemigos (Imitación de Cristo, I, 13, 3).

3968 Quien se enfurece con causa no es culpable; porque si la ira no existiese, ni aprovecharla la doctrina ni los tribunales estarian constituidos, ni los crimenes se castigarían. Asi, quien no se enfurece cuando hay causa para ello, peca: la paciencia imprudente fomenta los vicios, aumenta la negligencia e invita a obrar el mal, no sólo a los malos sino también a los buenos (SAN AGUSTIN, en Catena Aurea, vol. I, p. 283).

3969 Para entender la Sagrada Escritura debemos tomar como criterio lo que. Cristo y los santos hicieron en la práctica. Pero Cristo no tendió a aquel hombre la otra mejilla. Ni tampoco Pablo la tendió. Interpretar, por tanto, literalmente el sermón de la Montaña es falsear su significado. Dicho precepto se refiere más bien a la disposición del alma a soportar, cuando sea preciso, sin dejarse llevar por la amargura, una segunda afrenta igual o todavia más grande del agresor. A ello responde la actitud del Señor al entregar su cuerpo al último suplicio. Aquellas palabras con que replicó han sido, por consiguiente, de utilidad para nuestra enseñanza (SANTO TOMÁS, Coment. Evang. S. Juan, 18).

 

El ejemplo de Jesucristo

3970 [...] a sus mismos asesinos, si se vuelven y llegan a El, los recibe, y con su paciencia salvifica a nadie cierra las puertas de su Iglesia, para salvarnos con su gracia. A los adversarios, a los blasfemos, a los eternos enemigos de su nombre, si se arrepienten de su delito [...], los admite no sólo al perdón, sino a la recompensa del reino de los cielos. ¿Qué más paciencia y más bondad puede haber? Pues recibe la vida de la sangre de Cristo el mismo que la ha derramado. Tal y tanta es la paciencia de Cristo, y, si no hubiera sido por ella, no tendria hoy en la Iglesia al apóstol Pablo (SAN CIPRIANO, Tratado sobre la paciencia, 8).

 

Para recomenzar muchas veces en la vida interior

 

3971 En las batallas del alma, la estrategia muchas veces es cuestión de tiempo, de aplicar el remedio conveniente, con paciencia, con tozudez. Aumentad los actos de esperanza.

Os recuerdo que sufriréis derrotas, o que pasaréis por altibajos—Dios permita que sean imperceptibles—en vuestra vida interior, porque nadie anda libre de esos percances Pero el Señor, que es omnipotente y misericordioso, nos ha concedido los medios idóneos para vencer. Basta que los empleemos con la resolución de comenzar y recomenzar en cada momento, si fuera preciso (J. ESCRIVÁ DE BALAGUER, Amigos de Dios, 219). .

3972 Tened paciencia con todo el mundo, pero principalmente  con vos misma: quiero decir que no perdáis la tranquilidad por causa de vuestras imperfecciones y que siempre tengáis ánimo para levantaros. Me da alegria ver que cada dia recomenzáis; no hay mejor medio para acabar bien la vida que el de volver a empezar siempre, y no pensar nunca que ya hemos hecho bastante (SAN FRANCISCO DE SALES, Epistolario, fragm. 139,1. c., p. 774).

En la enfermedad y en las tribulaciones

3973 Es necesario sufrir con paciencia no sólo el estar enfermos,  sino el estarlo de la enfermedad que Dios quiere, en el lugar que quiere, entre las personas que quiere y con las incomodidades que quiere, y lo mismo digo de las demás tribulaciones (SAN FRANCISCO DE SALES, Introd. a la vida devota, III, 3).

3974  También suele dar el Señor enfermedades grandisimas. Este es muy mayor trabajo, en especial cuando son dolores agudos, que en parte, si ellos son recios, me parece el mayor que hay en la tierra—digo exterior—aunque entren cuantos quisieren; si es de los muy recios dolores, digo; porque descompohen lo interior y exterior, de manera que aprieta un alma que no sabe qué hacer de si, y de muy buena gana tomarla cualquier martirio de presto que estos dolores; aunque en grandisimo extremo no duran tanto (que, en fin, no da Dios más de lo que se puede sufrir, y da Su Majestad primero la paciencia). (SANTA TERESA, Las Moradas, VI, I, 7). Cuanto más alto llegue uno, tanto más tiene que sufrir en 3975 este mundo, porque debilitándose el amor de nuestra alma hacia las cosas del presente siglo, van aumentando cada vez más sus adversidades. De aquí que vemos a muchos que obran el bien, y sudan bajo el grave peso de las tribulaciones. Pero según las palabras del Señor, dan fruto por la paciencia, porque recibiendo las pruebas con humildad, son admitidos después al descanso en la gloria. De esta manera es pisoteada la uva y se licúa adquiriendo el sabor del vino; de esta manera abandona la oliva sus heces, y su zumo se convierte en aceite puro, después de molid'a y prensada; de esta manera es como, por medio de la trilla, se separa en las eras el granó de la paja, y es llevado limpio a los graneros (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 15 sobre los Evang.)

3976 Me parece buena virtud la que se alaba en Job: En todo lo que le sobrevino no pecó Job delante de Dios, afirmándose lo mismo después de sobrevenirle la prueba (ORIGENES, Trat. sobre la oración, 10).

3977 Mantente firme como un yunque golpeado por el martillo. A un gran atleta corresponde vencer a pesar de los golpes. Sobre todo soportándolo por Dios, para que El también nos soporte (SAN IGNACIO DE ANTIOQUIA, Epistola a San Policarpo).

3978 ¡Qué superioridad permanecer en pie sin doblarse en medio de tantas ruinas de los hombres, sin quedar derribado como los que no tienen esperanza en Dios, y alegrarse, en cambio, y aprovechar la ocasión que se nos ofrece de alcanzar el premio de esta vida y de la fe de la mano del Juez, si damos pruebas manifiestas de nuestra fe con gran fortaleza y seguimos el camino estrecho que lleva a Cristo a través de la paciencia en los trabajos! (SAN CIPRIANO, Trat. sobre la mortalidad, 14).

 

Ante la acusación injusta

3979 Si te acusan justamente por una falta que has cometido, humíllate profundamente y confiesa que mereces aún más de lo que te acusan, y si la acusación es falsa, excúsate con mansedumbre, negando la culpa por respeto a la verdad y edificación del prójimo; pero si después de excusarte con verdad y justicia prosiguen aún acusándote, no te turbes ni te empeñes en hacer creer tu disculpa: pues ya has cumplido con la verdad, debes cumplir también con la humildad, y de esta manera ni faltarás al cuidado que debes tener de tu buena fama, ni al debido amor de la paz, humildad y dulzura de corazón (SAN FRANCISCO DE SALES, Introd. a la vida devota, 111, 3)

3980 Un anciano fundado en esta virtud vivía junto a Alejan-  cría, perdido entre la masa heterogénea de los infieles. Estos le cubrían de insultos y le hacían a porfía las más graves injurias. Un día que le decían entre mofas: «Pero, ¿qué milagros ha hecho ese Cristo que adoras?», respondió: «El de que estas injurias y afrentas, y aun otras mayores que podríais hacerme, no me conmuevan ni me ofendan» (CASIANO, Colaciones, 12).

Evitar las quejas

3981 Quéjate lo menos que puedas de los agravios que recibas,  pues de ordinario peca el que se querella; porque el amor propio siempre nos pinta las injurias mayores de lo que son; y, sobre todo, jamás digas tus resentimientos a personas propensas a indignarse y a pensar mal. Pero si acaso conviene dar a alguno la queja, o ya sea para remediar la ofensa, o ya para aquietar tu espiritu, ha de ser a personas pacificas y que amen mucho a Dios; porque de otra manera, lejos de aliviar tu espíritu, lo llenarian de mayores inquietudes, y en lugar de sacar la espina que picaba te la hincarían más en el pie (SAN FRANCISCO DE SALES, Introd. a la vida devota,III, 3).

3982 La paciencia sabe soportarlo todo con un corazón magnánimo (CASIANO, Instituciones, 7).

Ante los defectos de los demás

3983 La tierra buena da buenos frutos por la paciencia, porque  ningún valor tienen las obras buenas que hacemos si no toleramos también las malas en nuestros prójimos (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 15 sobre los Evang.).

3984Sufre con paciencia los defectos y la fragilidad de los  otros, teniendo siempre ante los ojos tu propia miseria,por la que has de ser tú también compadecido de los demás (J. PECCI—León XIII—, Práctica de la humildad, 22).

 

3985 Las ocasiones de contrariedad jamás nos faltarán mientras estemos en contacto con los hombres. Las hace inevitables el constante roce con ellos. Que no sean estas contrariedades motivo para evitar su compañía (CASIANO, Instituciones, 9, 7).

3986 Debemos soportar a los que corregimos y corregir a los que soportamos (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 17 sobre los Evang.).

 

3987 Sobrellevaos mutuamente con amor; esforzaos por mantener la unidad del Espiritu, con el vinculo de la paz. De esta manera demuestra que es imposible mantener la unión y la paz si los hermanos no se toleran mutuamente y si no conservan el vínculo de la unión fraterna mediante la virtud de la paciencia (SAN CIPRIANO, Trat. sobre la paciencia, 13 y 15).

3988 Lo que no puede un hombre enmendar en sí ni en los otros, débelo sufrir con paciencia hasta que Dios lo ordene de otra manera, y pensar que quizá es mejor así para que te conozcas y tengas paciencia, sin la cual no son de estimar en mucho nuestros merecimientos (Imitación de Cristo,I, 16, 1).

3989 Mira la manera de sufrir con paciencia cualesquier defectos y flaquezas ajenas, sabiendo que tú tienes mucho que te sufran los otros (Imitación de Cristo, I, 16, 2).

 

Para ayudar a los demás

3990 El que sabe ser fuerte no se mueve por la prisa de cobrar el fruto de su virtud; es paciente. La fortaleza nos conduce a .saborear esa virtud humana y divina de la paciencia [...]. Y es esta paciencia la que nos impulsa a ser comprensivos con los demás, persuadidos de que las almas, como el buen vino se mejoran con el tiempo (J. ESCRIVÁ DE BALAGUER, Amigos de Dios, 78).

3991 Sigue sacando y agotando las mismas exhortaciones, y nunca con pereza; actúa siempre con amabilidad y gracia [...]. ¿No ves con qué cuidado los pintores unas veces borran sus trazos, otras los retocan cuando tratan de reproducir un bello rostro? No te dejes ganar por los pintores. Porque si tanto cuidado ponen ellos en la pintura de una imagen corporal, con mayor razón nosotros, que tratamos de formar la imagen de un alma, no dejaremos piedra por mover a fin de sacarla perfecta (SAN JUAN CRISÓSTOMO, Hom. sobre S. Mateo, 30).

3992 No dice: Si alguno te hiere, no quieras tú herirlo. Sino esto  otro: of récete aun al que te hiere Es éste un acto de misericordia que comprenden particularmente aquellos que sirven a quienes se ama mucho, como son los hijos, o cualquier persona querida enferma, o los niños, o los dementes de parte de los cuales con frecuencia sufren no poco, y por quienes, si su salud lo exige, están dispuestos a padecer más, hasta que pase la debilidad de la edad o de la enfermedad. ¿Qué otra cosa podia inculcar el Señor, que es médico de las almas, a los que instruia para curar a los prójimos, sino tolerar con ecuanimidad las debilidades de aquellos cuya salvación quisiesen procurar? (SAN AGUSTIN, Sobre el Sermón de la Montaña, 1).

3993 El mismo Jesucristo, que conocia la malicia de los fari-  seos, condescendió con ellos para ganarlos, a semejanza de los buenos médicos, que prodigan más remedios a los enfermos más graves (SAN CIRILO, en Catena Aurea, vol. VI, p. 46).

Frutos de la paciencia

3994 Esta virtud de la paciencia derrama sus frutos con profu-   sión y exuberancia por todas partes [ ..]. La paciencia es la que nos recomienda y guarda para Dios; modera nuestra ira, frena la lengua, dirige nuestro pensar, conserva la paz, endereza la conducta, doblega la rebeldia de la pasión, reprime el tono de orgullo, apaga el fuego de los enconos, contiene la prepotencia de los ricos, alivia la necesidad de los pobres, protege la santa virginidad de las doncellas... Mantiene en humildad a los que prosperan, hace fuerte en la adversidad y mansos frente a las injusticias y afrentas. Enseña a perdonar luego a quienes nos ofenden y a rogar con constancia e insistencia cuando hemos ofendido. Nos hace vencer en las tentaciones, nos hace tolerar las persecuciones, nos hace consumar el martirio. Es la que fortifica sólidamente los cimientos de nuestra fe; levanta en alto nuestra esperanza... Nos lleva a perseverar como hijos de Dios, imitando la paciencia del Padre (SAN CIPRIANO, Trat. sobre la paciencia, 20).

 

3995 La paciencia es un diamante: con ella el alma resiste toda adversidad; es un remedio: cura toda herida; es un escudo: protege contra todo ataque. Nadie podrá atacarnos si hemos comenzado el combate interior contra nosotros mismos (BEATO HUMBERTO DE ROMANS, Sobre la paciencia, 1. c., p. 456).

 

Paciencia y paz del alma

 

3996 Recuerdo que, cuando vivia yo en el desierto, disponla de una caña para escribir que, a mi parecer, era o demasiado gruesa o demasiado fina; tenla también un cuchillo cuyo filo, embotado sobremanera, apenas si podia cortar; un silex cuya chispa no brotaba lo bastante prontamente para satisfacer mi afán de leer enseguida; y entonces sentia yo nacer en mi tales oleadas de indignación, que no podia menos de proferir maldiciones, ora contra estos objetos insensibles, ora contra el mismo Satanás.

Ello es una prueba fehaciente de que de poco sirve no tener a nadie con quien enojarnos, si no hemos alcanzado antes la paciencia. Nuestra ira se desencadenará incluso contra las cosas inanimadas, a falta de alguien que pueda sufrir el golpe (CASIANO, Instituciones 8, 17).

3997 Ser paciente significa no dejarse arrebatar la serenidad ni la clarividencia del alma por las heridas que se reciben mientras se hace el bien (J. PIEPER, Las verdades fundamentales, p. 201).

3998 No es paciente quien huye del mal, sino el que no se deja arrastrar por su presencia a un desordenado estado de tristeza (SANTO TOMÁS, Suma Teológica, 2-2, q. 136, a. 4 ad 2).

3999  La paciencia consiste en tolerar todos los males ajenos con  ánimo tranquilo, y en no tener ningún resentimiento con el que nos los causa (SAN GREGORIO MAGNO, Moralia, 13).

 

La paciencia y las demás virtudes

4000 ¡Oh paciencia, cómo quisiera exaltarte por ser reina de todas las cosas...! ¡Tú eres corona cotidiana y madre de los mártires; tú eres el muro de la fe, fru¿o de la esperanza, amiga de la caridad...! Feliz,eternamente feliz, es quien siempre te tenga consigo (SAN ZENÓN, Obras; PL l l, 317).

 4001 (A quien es paciente) nada puede apartarlo del amor de Dios, ni tiene necesidad de tranquilizar su ánimo, porque está pesuadido de que todo es para bien; no se irrita, ni hay nada que le mueva a la ira, porque siempre ama a Dios, y a esto sólo atiende (SAN CLEMENTE DE ALEJANDRIA, Stromata, 6).

4002 Conservad la verdadera humildad del corazón, que no   consiste en demostraciones y palabras afectadas, sino en un abajamiento profundo del alma.~Esa humildad se mostrará con la paciencia, que será como una proyección de ella y como la señal más evidente. Y esto no precisamente cuando os atribuyáis crímenes que nadie va a creer, sino cuando os quedéis insensibles a las acusaciones arrogantes que se os harán y soportéis con mansedumbre y ecuanimidad las injurias las injurias que os infieran (CASIANO- Colaciones. 18).

4003 De la misma manera que la victoria atestigua el valor del  soldado en la batalla, así se pone de manifiesto la santidad de quien sufre los trabajos~y las tentaciones con paciencia inquebrantable (SAN CIRILO,en Catena Aurea, vol. VI, p. 148).

 4004 (La paciencia) es la que proporciona á nuestra fe un fundamento firmisimo; permite que~nuestra esperanza crezca hasta lo más alto; dirige nuestros actos para que podamos mantenernos en el camino de Cristo mientras avanzamos con su ayuda: en fin, hace que perseveremos siendo hijos de Dios (SAN CIPRIANO, Trat. sobre la paciencia, 20).

Paciencia.- "Permitid que a lo menos aprendan de vuestras obras; sed contra sus iras pacíficos; contra sus jactancias, humildes; contraponed vuestras súplicas a sus maldiciones; contra sus errores, permaneced vosotros firmes en la fe; contra sus feroces costumbres, sed mansos no queriendo imitarlas; siempre nos hallen hermanos suyos en la benignidad, mas procuremos ser imitadores del Señor; cada uno de nosotros padezca la mayor injuria; cada uno permita que le defrauden en sus bienes; cada uno se deje despreciar. (S. Ignacio, a los de Efeso, en su carta, sent. 2, Tric. T. 1, p. 338.)"

"Ahora, entre cadenas, aprendo a no desear cosa alguna; ahora empiezo a ser discípulo de Cristo, no esperando nada de cuanto hay visible por conseguir a Jesucristo. (S. Ignacio, a los Rom., sent. 6, p. 340.)"

"Dios es un grande depositario de nuestra paciencia. Si dejáis en sus manos las injurias, El las vengará: si le encomendáis vuestras pérdidas, El os reintegrará; si le manifestáis una dolencia, El será vuestro médico; y si le ofrecéis vuestra muerte, El os resucitará. Ved cuán heróica será la virtud de la paciencia que obliga al mismo Dios; y no sin razón, porque ella pone en observancia la ley, y tiene parte, en el cumplimiento de todos sus mandatos. La paciencia, fortifica la fe, establece la paz, fomenta la caridad, funda la humildad, facilita la práctica de la penitencia, gobierna el cuerpo, defiende el espíritu, enfrenta la lengua, liga las manos, vence las tentaciones, disipa los escándalos, consuma el martirio, consuela al pobre, modera al rico, disminuye los males, templa los bienes, consuela a los siervos a sus dueños y el señor a sus criados, da esmalte a la belleza de una mujer, y honor a los hombres. La paciencia es amable en tiernos niños, laudable en los jóvenes, y respetable en los ancianos: en una palabra, la paciencia tiene el aspecto más bello y admirable en todos los sexos y edades. (Tertuliano, lib. de la paciencia. c. 15, sent. 12, Tric. T. 21, p. l98.)"

"Se vio Cristo desamparado y le hicieron traición, y aún la sufrió de un Apóstol. Para que si te desampara el compañero, o extraviado, lleves con moderación haber errado el juicio y haber perdido los beneficios que le hiciste. (S. Ambrosio, in Luc., lib. 5, c. 5, sent. 39, Trie. T. 4, p. 405.)"

"Libró Dios al Profeta Jeremías, no porque le sacó de la calamidad y de la persecución, pues leemos que padeció muchas, sino dando victorias a su paciencia y sosteniéndole para que no se rindiese a tantos males. (S. Jerónimo, in Jerem., c. 1, sent. 61, Tric. t. 5, p. 249.)"

"Cuando nos vernos separados de la compañía de nuestros hermanos, y arrojados de la casa de Dios en castigo de alguna culpa, no debemos resistir, sino sufrir con paciencia el juicio que se ha hecho de nosotros, diciendo con un profeta: Yo padeceré el efecto de la ira de Dios, pues pequé contra El: hasta tanto que el Señor quiera justificarme. (S. Jerón., lib. 5, c. 17, sent. 76, Tric. T. 5, p. 25 l.)"

"Si todos los cristianos deben llevar, los unos, las cargas de los otros, los esposos tienen mayor obligación respecto de sus esposas. Si es pobre, guardaos de echárselo en cara; aunque sea rara e insensata, no la insultéis por su necedad, antes bien, procurad ilustrarla y advertirla, porque es como uno de vuestros miembros, y ya sois con ella una misma carne. Si tiene muchos defectos, no ceséis de rogar a Dios, de reprenderla, y de hacer todo lo posible por corregirla. (S. Juan Crisóst., HomI. 26, c. 21, sent. 310. Tric. t. 6, p. 366.)"

"Un filósofo pagano -Sócrates- que tenía una mujer -Xautipamala, respondió un día a los que le preguntaron por qué la conservaba, que lo hacía con el fin de tener siempre en su casa una viva lección de filosofía y un continuo motivo para ejercitarse: porque yo seré más pacífico y benigno con los otros cuando me halle bien instruido en mi casa en este punto de paciencia. No puedo contener las lágrimas cuando veo algunos paganos más prudentes que nosotros los que debiéramos imitar las virtudes de los Angeles: o por mejor decir, cuando tenemos obligación de imitar a Dios en su mansedumbre. (S. Juan Crisóst., ibid., sent. 311, Tric. ibid., ibid.)"

"Sufriéndoos los unos a los otros con caridad, ¿cómo es posible, me diréis, sufrir a una persona colérica y maldiciente? Por eso dijo el Apóstol con caridad: Si no sufrís a vuestro prójimo, ¿cómo os ha de sufrir Dios? Si no excusáis los defectos del que sirve con vosotros a un mismo dueño, ¿cómo ha de tolerar Dios los vuestros? Mas donde está la caridad, todo es sufrible. (S. Juan Crisóst., HomI. 9, e. 6, ad Ephes., sent. 340, Tric. T. 6, p. 375.)"

"Antes de obrar, es preciso preveer y considerar los obstáculos que puede hacer en la acción que vamos a emprender, para que teniéndolos presentes, y armándonos de paciencia, podamos vencer todo cuanto sucediere, y contar por beneficio y ventajas el mal que nos sobrevenga. (S. Greg. el Grande, -lib. 5, c. 48, p. l7,- sent. 15, Tric. T. 9, p. 234.)"

"Conservad en todas las cosas la serenidad de espíritu; no se mude la disposición de vuestra alma con la alegría ni la tristeza; sufrid con el mismo rostro todos los golpes; no os turbe accidente alguno, por extraño que os parezca; no haya desgracia que os halle mal dispuestos para recibirla; prevenidlas todas con la reflexión, y preved desde lejos las que os puedan sobrevenir. (S. Anselmo, Exhort; ad contemptum temporalium, sent. 14, Tric. T. 9, p. 342.)"

"Si os sorprende la ira, reprimidla; si se desenfrena y anticipa a todas vuestras medidas, procurar sosegarla; moderad los repentinos movimientos; detened la indignación; aplacad la conmoción del corazón; poned freno a vuestras turbulentas pasiones. Si no podéis menos de sentir la ira, a lo menos procurad detener su violencia; si no podéis impedir que sus movimientos os arrebaten algunas veces, a lo menos ordenadlos con prontitud, y sosegaos; aprended a sufrir una injuria más que a sentirla; aprended a sufrir el mal antes que a hacerle. (S. Anselmo, ibid., sent. 15, Tric. ¡bid., ¡bid.)"

"Ser benigno, pacífico, afable, manso, modesto y cauto; conservad en todo la moderación, la tranquilidad y la paciencia; despreciad los ultrajes y las afrentas; oponed a los tiros de las injurias el escudo de la constancia; recibid en este mismo escudo las saetas de las lenguas venenosas y las palabras picantes; la espada que sale de la boca impura, se hará pedazos si halla un corazón armado con el acero de la paciencia. Aunque os acometan sin atenciones, aunque os insulten, y aunque os ultrajen, aunque os persigan con atroces imposturas, aunque os susciten pleitos y querellas, aunque os hagan injusticia y pretendan oprimiros, aunque os traten con el mayor desprecio, no abráis la boca, guardad un silencio modesto, despreciad la ofensa, disimulad la injuria, perdonad generosamente, nada respondáis, no os venguéis diciendo injuria por injuria; en consiguiendo callar, podéis aseguraros de la más pronta y gloriosa victoria. (S. Anselmo, ibid., sent. 16, Tric. T. 9, p. 342 y 343.)"

"La verdadera paciencia es sufrir y hacer contra lo que da gusto, pero no más de lo lícito. (S. Bernardo, Epist. 7, ad Adam Mon., sent. 5, adic., Tric. T. 10, p. 346.)"