PECADO


CITAS DE LA SAGRADA ESCRITURA

Por un solo hombre entró el pecado en el mundo y con el pecado la muerte [...], y la muerte se fue propagando a todos los hombres porque todos pecaron (en Adán). Rom 5, 12.

Sobreabundancia de la Redención: Rom 5, 15-21.

Consecuencias del pecado original; vestigios que deja en nosotros aun después del bautismo: Rom 7, 1425.

El Hijo de Dios vino a destruir las obras del diablo. I Jn 3, 9.

Todo el que comete pecado, esclavo es del pecado. Jn 8, 34.

¿No sabéis que los injustos no poseerán el reino de Dios? No queráis engañaros: ni los fornicarlos, ni los idólatras, ni los adúlteros [...], ni los que viven de robos han de poseer el reino de Dios. I Cor 6, 9-10.

Los pecadores son enemigos de su propia dicha. Tob 12, 10.

El error y las tinieblas son obras de los pecadores; los que en el mal se complacen, en el mal envejecen. Eclo 11, 6.

Reconoce y advierte qué malo y amargo es para ti haberte apartado de Yahvé, tu Dios, y haber perdido mi temor. Jer 2, 19.

La justicia engrandece a las naciones, el pecado es la decadencia de los pueblos. Prov 14, 34.

La paga del pecado es la muerte. Rom 6, 23.

La ley del Espiritu [...] me liberó de la ley del pecado. Rom 8, 2.

Si no me escucháis y no ponéis por obra mis mandamientos, si desdeñáis mis leyes, menospreciáis mis mandatos y no los ponéis por obra, si rompéis mi alianza, ved lo que también yo haré con vosotros: echaré sobre vosotros el espanto, la consunción y la calentura que debilitan vuestros ojos y destrozan el alma; sembraréis en vano vuestra simiente [...] y seréis derrotados por vuestros enemigos, que os dominarán; huiréis sin que os persiga nadie. Lev 26, 14 ss.

Aún no habéis resistido hasta la sangre en vuestra lucha contra el pecado. Heb 12, 4.

El que sabe hacer el bien y no lo hace, comete pecado. Sant 4, 17.

Como de la serpiente, huye del pecado, porque si te acercas te morderá. Eclo 21, 2.

Si tu ojo derecho te escandaliza, sácatelo y arrójalo de ti [...], Y si tu mano derecha te escandaliza, córtatela y arrójala de ti [...]. Mt 5, 29-30.

Quien convierte a un pecador [...] cubrirá la muchedumbre de sus pecados. Sant 5, 20.


SELECCIÓN DE TEXTOS

El pecado y sus consecuencias

4051 Nuestros pecados fueron la causa de la Pasión: de aquella  tortura que deformaba el semblante amabilisimo de Jesús, perfectus Deus, perfectus homo; Y son también nuestras miserias las que ahora nos impiden contemplar al Señor, y nos presentan opaca y contrahecha su figura. Cuando tenemos turbia la vista, cuando los ojos se nublan, necesitamos ir a la luz. Y Cristo ha dicho: ego sum lux mundi! (Jn 8, 12), yo soy la luz del mundo. Y añade: el que me sigue no camina a oscuras, sino que tendrá la laz de la vida (J. ESCRIVÁ DE BALAGUER Vía Crucis, p. 57).

4052  Yo sé de una persona a quien quiso Nuestro Señor mostrar cómo quedaba un alma cuando pecaba mortalmente. Dice aquella persona que le parece, si lo entendiesen, no sería posible a ninguno pecar, aunque se pusiera a mayores trabajos que se pueden pasar por huir de las ocasiones (SANTA TERESA, Las Moradas, I, 2, 2).

4053 Cuando la realidad social se ve viciada por las consecuencias del pecado, el hombre, inclinado ya al mal desde su nacimiento, encuentra nuevos estímulos para el pecado, los cuales sólo pueden vencerse con denodado esfuerzo ayudado por la gracia (CONC. VAT. Il, Const. Gaudium et spes, 25).

4054 Lo que la Revelación divina nos dice coincide con la experiencia. El hombre, en efecto, cuando examina su corazón, comprueba su inclinación al mal y se siente anegado por muchos males, que no pueden tener origen en su santo Creador. Al negarse con frecuencia a reconocer a Dios como su principio, rompe el hombre la debida subordinación a su fin último y también toda su ordenación, tanto por lo que toca a su propia persona como a las relaciones con los demás y con el resto de la creación (CONC. VAT. II, Const. Caudium et spes, 13).

4055 No sólo para el alma son nocivos los malos placeres, sino también para el cuerpo, porque el fuerte se hace débil, el sano enfermo, el ligero pesado, el hermoso deforme y viejo (SAN JUAN CRISÓSTOMO, Hom. sobre la I Epistola a los Corintios, 99).

4056 Así como la nave (una vez roto el timón) es llevada a donde quiere la tempestad, así también el hombre, cuando pierde el auxilio de la gracia divina por su pecado, ya no hace lo que quiere, sino lo que quiere el demonio (SAN JUAN CRISÓSTOMO, en Catena A urea, vol. III, p. 10).

4057 Si alguien tiene sano el olfato del alma, sentirá cómo hieden los pecados (SAN AGUSTIN, Coment. sobre el Salmo 37).

4058 En esto consiste precisamente el pecado, en el-uso desviado y contrario a la voluntad de Dios de las facultades que él nos ha dado para practicar el bien (SAN BASILIO MAGNO, Regla monástica, respuesta 2, 1).

4059 Quien soporta la tiranta del principe de este siglo por la libre aceptación del pecado, está bajo el reino del pecado (ORIGENES, Trat. sobre la oración, 25).

 

El único mal verdadero

4060 Podemos afirmar muy bien, que la Pasión que los judios hicieron sufrir a Cristo era casi nada, comparada con la que le hacen soportar los cristianos con los ultrajes del pecado mortal [...]. ¡Cuál va a ser nuestro horror cuando Jesucristo nos muestre las cosas por las cuales le hemos abandonado! (SANTO CURA DE ARS, Sermón sobre el pecado).

4061 No olvides, hijo, que para ti en la tierra sólo hay un mal. que habrás de temer, y evitar con la gracia divina: el pecado (J. ESCRIVÁ DE BALAGUER, Camino, n. 386).

4062 Los judios vieron maravillas; también tú las verás, y más grandes y sorprendentes que cuando los judíos salieron de Egipto. Los judíos atravesaron el mar Rojo; tú has atravesado el dominio de la muerte. Ellos fueron liberados de Egipto; tú has sido liberado de los demonios. Los judios escaparon de la esclavitud en país extranjero; tú has escapado de la esclavitud, mucho más triste, del pecado (SAN JUAN CRISÓSTOMO, Catequesis 3, 24).

4063 Puede decirse que, en lo espiritual, hay tanta distancia en-  tre justos y pecadores, como en lo material entre el cielo y la tierra (SAN AGUSTIN, Sobre el sermón de la Montaña, 2).

4064 En las cosas humanas lo único que merece ser tenido por  bueno, en el pleno sentido de la palabra, es la virtud [...]. Y a la inversa, nada hay que reputar por malo como tal, es decir intrinsecamente, más que el pecado. Es lo único que nos separa de Dios, que es el bien supremo, y nos une al demonio, que es el mal por antonomasia (CASIANO, Colaciones, 6).

4065 El Deuteronomio, hablando de los condenados que no tienen a Dios, dice: Su vino es ponzoña de monstruo y veneno mortal de víboras (Dt 32, 35). Muerte del alma es no tener a Dios (SAN JUAN DE LA CRUZ, Cántico espiritual, 2, 7).

4066 Todo lo que quieres y deseas es bueno. No quieres tener  una bestia mala, un siervo malo, un vestido malo, una quinta mala, una casa mala, una mujer mala, unos hijos malos. Todo lo quieres bueno: pues sé también bueno tú, que todo lo quieres bueno. ¿Dónde has tropezado para que, entre todas las cosas buenas que quieres, tú sólo quieras ser malo? (SAN AGUSTIN, Sermón 297).

El pecado y la contrición

4067 No te entristezcas, apóstol, responde una vez, responde  dos, responde tres. Venza por tres veces tu profesión de amor, ya que por tres veces el temor venció tu presunción. Tres veces ha de ser desatado lo que por tres veces hablas ligado. Desata por el amor lo que hablas ligado por el temor (SAN AGUSTIN, Sermón 295).

4068 Dos pasos da el diablo: primero engaña, y después de engañar intenta retener en el pecado cometido (SANTO TOMÁS, Sobre el Padrenuestro, 1. c., p. 163).

4069 ¡Cuán ciego es el hombre al dejar perder tantos bienes y atraer sobre sí tantos males, permaneciendo en pecado! (SANTO CURA DE ARS, Sermón sobre la conversión).

4070 Lo grave no es que quien lucha caiga, sino que permanezca en la caída; lo grave no es que uno sea herido en la guerra, sino desesperarse después de recibido el golpe y no cure la herida (SAN JUAN CRISOSTOMO, Exhortación a Teodoro, 1).

4071 Más que el pecado mismo, irrita y ofende a Dios que los pecadores no sientan dolor alguno de sus pecados (SAN JUAN CRISÓSTOMO, Hom. sobre S. Mateo, 14).

4072 ASi como entre las enfermedades corporales hay algunas que no las sienten quienes están enfermos de ellas, sino que más bien dan crédito a lo que dicen los médicos, sin tener en cuenta su propia insensibilidad, ese alma que no percibe sus pasiones ni conoce sus pecados debe dar crédito a quienes pueden dárselo a conocer (SAN BASILIO, en Catena Aurea, vol. Vl, p. 442).

4073 Padece el género humano de enfermedad; no de cuerpo, sino de pecados. Yace en toda la redondez de la tierra, de oriente a occidente, el gran enfermo. Y para curar al gran enfermo descendió el Médico omnipotente. Se humilló hasta su carne mortal, o digamos, hasta el lecho del enfermo (SAN AGUSTIN, Sermón 87).

4074 Si un alma está contenta ahora siendo esclava del demonio, si le deja alojarse en su pecho, ¿cómo podrá desalojarlo jamás? ¿No arrastrará el mal espíritu a aquella alma al infierno, necesaria e inevitablemente, cuando llegue la muerte? (CARD. J.H. NEWMAN, Sermón en el Dom. 11 de Cuaresma: mundo y pecado).

 

El pecado y la confesión

4075 Os pregunto a vosotros: ¿De quién está distante el que está en todas partes? ¿De quiénes, pensáis, sino de los que yacen en su desemejanza, destruyendo en sí mismos la imagen de Dios? Gentes que se alejaron de E1, vuelvan reformados.  —¿Y cómo dice, nos reformaremos? ¿Cuándo volveremos al molde? —Comenzad por la confesión; sigan las buenas obras (SAN AGUSTIN, Coment. sobre el Salmo 146).

4076 El alma que ha consentido la culpa se ha de horrorizar de  si misma y limpiarse lo más pronto que pueda, por el respeto que debe tener a los ojos de Dios, que la está mirando; a más de que es gran necedad estar muertos en el espiritu teniendo tan formidable remedio (SAN FRANCISCO DE SALES, Introd. a la vida devota, II, 19).

4077 El Señor permitió un dia a un profeta ver un alma en estado de pecado, y nos dice que parecia el cadáver corrompido de una bestia, después de haber sido arrastrado ocho cias por las calles y expuesto a los rigores del sol. ¡Cuán bella es un alma cuando tiene la dicha de estar en gracia de Dios! Si, ¡solamente Dios puede conocer todo su precio y todo su valor! Ved también cómo Dios ha instituido unos medios para hacerla feliz en este mundo, mientras llega la hora de darle mayor felicidad en la otra vida. ¿Por qué ha instituido los sacramentos? ¿No es, por ventura, para curarla cuando tiene la desgracia de caer en pecado? (SANTO CURA DE ARS, Sermón sobre Jesucristo).

4078 La profundidad del pozo de la miseria humana es grande;  y si alguno cayera alli, cae en un abismo. Sin embargo, si desde ese estado confiesa a Dios sus pecados, el pozo no cerrará la boca sobre él [...]. Hermanos, hemos de temer esto grandemente. Desdeñada la confesión, no habrá lugar para la misericordia (SAN AGUSTIN, Coment. sobre el Salmo 68).

4079 No se conforma el demonio con un pecado, sino que se  afianza más en él para empujar a otro: El que comete pecado, esclavo es del pecado (Jn 8, 34). Por eso no es tan fácil librarse de tal situación: dice Gregorio: «Pecado que no se lava por la penitencia, arrastra sin tardar a otro con su peso» (SANTO TOMAS, Sobre la caridad, 1. c., p. 231).

La tristeza peculiar y la amargura del pecado

4080 Pecó para obtener cierto placer corporal; pasó el placer, quedó el pecado. Pasó el deleite, quedó la cadena. ¡Dura esclavitud! (SAN AGUSTIN, Trat. Evang. S. Juan, 41).

4081 Nuestra vida está rodeada de espinas, cuando encontramos las punzadas del dolor en aquello mismo que malamente deseamos (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 36 sobre los Evang.).

4082 Yo sé de una persona a quien quiso nuestro Señor mostrar cómo quedaba un alma cuando pecaba mortalmente. Dice aquella persona que le parece si lo entendiesen no seria posible ninguno pecar, aunque se pusiese a mayores trabajos que se pueden pensar por huir de las ocasiónes; y asi le dio mucha gana que todos lo entendieran. Y asi os la de a vosotros hijas, de rogar mucho a Dios por los que están en este estado, todos hechos una oscuridad, y asi son sus obras.Porque asi como de una fuente muy clara lo son los arroyicos que salen de ella, como es un alma que está en gracia, que de a-tui le viene ser sus obras tan agradables a los ojos de Dios y de los hombres, porque proceden de esta fuente de vida a donde el alma está como un árbol plantado en ella, que la frescura y fruto no tuviera si no le procediera de alli, que esto le sustenta y hace no secarse y que de buen fruto; asi el alma que por su culpa se aparta de esta fuente y se planta en otra de muy negrisima agua y de muy mal olor, todo lo que corre de ella es la misma desventura y suciedad. (SANTA TERESA, Las Moradas, 1, 2, 2).

4083 Es, por tanto, mal pájaro aquel que hubiere perdido la facultad de volar por el vicio de la miseria del mundo, como los pájaros que se venden por un dipondio (2 ases), esto es, por el precio de los placeres temporales; porque el enemigo nos vende a bajo precio, como esclavos cautivos en guerra; mas el Señor, que nos hizo buenos servidores suyos a su imagen, estimó su obra en lo que valia y nos redimió a un precio muy elevado (SAN AMBROSIO, en Catena Aurea, vol. VI, p. 66).

 

4084 Nada hay más infeliz que la felicidad de los que pecan (SAN  AGUSTIN, en Catena Aurea, vol. I, p. 325).

Igual que hay diferentes formas de esta demencia, que es 4085 desorden de la razón, hay también diferentes formas de esta locura peor que es el pecado. En un manicomio hay diferentes formas de enajenación, y así, el mundo entero es un vasto manicomio, en el que sus habitantes, aunque bastante sagaces en asuntos de este mundo, están en materia espiritual locos de un modo o de otro (CARD. J.H. NEWMAN. Sermón en el Dom. II de Cuaresma: mundo y pecado).

4086 ¿Qué otra cosa son los cuerpos de los malos sino sepulcros de difuntos, en donde se guarda, no la palabra de Dios, sino el alma muerta por el pecado? (RABANO MAURO, en Catena Aurea, vol. I, p. 509).

4087 Hay también muchos que viven, y que, sin embargo, están muertos. Estos tales yacen en el infierno, puesto que lo merecen, no pudiendo alabar a Dios (CASIANO. Colaciones, 1).

4088 Cuando tenla sano el corazón de la conciencia pura, gozábase con la presencia de Dios; mas desde que quedó herido su ojo por el pecado, comenzó a esquivar la luz de Dios, se refugió en las sombras y en el ramaje denso de los árboles, fugitivo de la verdad, sumido en tiniebla (SAN AGUSTIN, Sermón 88).

Pecado mortal y pecados veniales

4089 Igual que en el cuerpo de los justos habita Dios mismo, los cuerpos de los pecadores se llaman sepulcros de muertos; pues el alma está en el cuerpo del pecador y no puede creerse que viva, porque nada hace sobre el cuerpo que pueda llamarse vivo y espiritual (SAN JUAN CRISOSTOMO, en Catena Aurea, volt III, p. 126).

4090 Tres son los elementos que completan un pecado: la sugestión, la delectación y el consentimiento. La sugestión nos viene de la memoria, o de los sentidos corporales cuando vemos, olmos, olemos, gustamos o tocamos algo. Si el gozar de ello nos deleita, debemos refrenar la delectación ilícita [...]. Mas, si hubiese consentimiento, habrá pecado pleno, conocido por Dios en nuestro corazón, aunque de hecho no se manifieste a los demas (SAN AGUSTIN, Sobre el Sermón de la Montaña, 1).

4091 Así como son tres los grados por los que se llega al pecado: la sugestión, el deleite y el consentimiento, así hay también tres maneras diferentes de pecado: de corazón, de obra y de hábito, que son como tres muertes: la una como si tuviese lugar en casa, o sea, cuando en el corazón consiente; otra como llevada ya fuera de la puerta, cuando el consentimiento se traduce en acción; la tercera cuando, en fuerza de la mala costumbre, el alma es oprimida como por una mole, como si ya estuviese podrida en el sepulcro. Cualquiera que haya leído el Evangelio habrá podido comprobar que Jesucristo resucitó a estas tres clases de muertes (SAN AGUSTIN, Sobre el Sermón de la montaña, 1).

4092 Reciamente, con sinceridad, hemos de sentir—en el corazón y en la cabeza—horror al pecado grave. Y también ha de ser nuestra la actitud, hondamente arraigada, de abominar del pecado venial deliberado, de esas claudicaciones que no nos privan de la gracia divina, pero debilitan los cauces por los que nos llega (J. ESCRIVÁ DE BALAGUER, Amigos de Dios, 243).

4093 Por lo tanto, hermanos, no tengáis en poco esas faltas, a las que tal vez os habéis habituado ya. La costumbre llega a conseguir que no se aprecie la gravedad del pecado. Lo que se endurece pierde la sensibilidad. Lo que se halla en estado de putrefacción no duele, no porque esté sano, sino por muerto. Si al pincharnos en algún sitio nos duele, es que esa parte está sana u of rece posibilidad de curación. Si no nos duele está ya muerta; hay que cortarla (SAN AGUS TiN, Sermón 17).

4094 Que os veáis con tan gran determinación de no ofender al Señor y que perderíades mil vidas antes que hacer un pecado mortal, y de los veniales estéis con mucho cuidado de no hacerlos de advertencia, que de otra suerte, ¿quién estará sin hacer muchos? Mas hay una advertencia muy pensada, y otra tan de presto, que casi haciendo el pecado venial y adviniendo en todo uno, que no nos pudimos entender (SANTA TERESA, Camino de perfección, 41, 3).

4095 Si tuviésemos fe y si viésemos un alma en estado de pecado  mortal, nos moriríamos de terror (SANTO CURA DE ARS, citádo por Juan XXIII, en Carta Sacerdotii nostri primordia).

4096 Si estamos atentos, comprenderemos que hay muertes más  temibles que la de Lázaro: todo hombre que peca, muere. Todo hombre teme la muerte corporal; pero hay pocos que teman la muerte del alma. Para evitar la inevitable muerte fisica, todos hacen grandes esfuerzos: es el verdadero sentido de sus empresas El hombre mortal se esfuerza por no morir, y el hombre destinado a vivir eternamente, ¿no se ha de esforzar en no pecar? (SAN AGUSTIN, Trat. Evang. S. Juan, 49).

Huir de las ocasiones

4097 Hemos de huir siempre del pecado, pero la tentación  del pecado hay que vencerla unas veces huyendo y otras ofreciendo resistencia. Huyendo cuando el continuo pensamiento aumenta el incentivo del pecado, como sucede en la lujuria [...]. Resistiendo, empero, cuando el pensar detenidamente en el objeto que la provoca ayuda a alejar el peligro que precisamente nace de no considerarlo bien. Tal es el caso de la pereza espiritual o acidia, porque cuanto más pensamos en los bienes espirituales, más nos agradan y más desaparece el tedio que provocaba el conocerlos superficialmente (SANTO TOMÁS, Suma Teológica, 2-2, q. 35, a. 1).

4098 Hay tres cosas que apartan al hombre del pecado: el temor  del infierno o la sanción de las leyes eternas, la esperanza y deseo del reino de los cielos y el afecto al bien por si mismo y el amor de las virtudes (CASIANO, Colaciones, 11).

4099 Un buen médico no se conforma con curar las manifesta-  ciones externas de la enfermedad, sino que ataca las causas, para evitar recaidas. Cristo, de manera semejante, quiere que arranquemos las raíces de los pecados (SANTO TOMÁS, Sobre los mandamientos, 1. c., p. 266).

El pecado y su castigo

4100 Cae en las tinieblas exteriores el que voluntariamente y por culpa suya cayó en las interiores; y contra su voluntad sufre allí las tinieblas del castigo, el que mantuvo aquí con gusto las tinieblas del placer (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 9 sobre los Evang.).

4101 Donde hay pecado allí hay pena; y porque pecó mucho con la lengua, fue más atormentado en ella (SAN JUAN CRISÓSTOMO, en Catena Aurea, vol. VI, p. 250).

4102 Se nos dice que en aquel lugar habrá llanto y crujir de dientes; de suerte que allí rechinarán los dientes de los que, mientras estuvieron en este mundo, se gozaban en su voracidad; llorarán allí los ojos de aquellos que en este mundo se recrearon con la vista de cosas ilicitas; de modo que cada uno de los miembros que en este mundo sirvió para la satisfacción de algún vicio, sufrirá en la otra vida un suplicio especial (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 38 sobre los Evang.).

4103 Aquel que en su propia eternidad peca contra Dios, será castigado en la eternidad de Dios; y se dice que alguien peca en su eternidad, no sólo por la continuación del acto pecaminoso durante toda la vida del hombre, sino también porque, al proponerse el pecado como su propio bien, tiene la intención de pecar eternamente (SANTO TOMÁS, Suma Teológica, 1-2, q. 87, a. 2 ad l).

4104 Siendo infinita la culpa del pecado mortal, puesto que va contra el bien infinito, es decir, contra Dios, cuyos mandamientos desprecia el pecador, el castigo merecido por el pecado mortal es infinito (SANTO TOMÁS, Sobre el Credo, 6, 1. c., p. 64).

 

La continua vigilancia

4105 El diablo no permite a aquellos que no velan, que vean el mal hasta que lo han consumado (SAN JUAN CRISÓSTOMO, en Catena Aurea, vol. III, p. 345).

4106 Por no pensar con frecuencia en nuestra última hora, cometemos muchos pecados; porque si pensáramos que el Señor ha de venir y que nuestra vida ha de concluir pronto, pecariamos menos (TEOFILO, en Catena Aurea, vol. VI, p. III).

4107 No tiene gran importancia escapar a la muerte si es por po-  co tiempo y hay que morir después; pero gran cosa es escapar a la muerte de manera definitiva, como ocurre con nosotros, por quienes Cristo nuestra Pascua se ha inmolado (ORIGENES, Hom. para el tiempo Pascual).

4108 No sabemos cuán grande es un pecado. No sabemos cuán sutil y penetrante es su mal. Da vueltas a nuestro alrededor y entra por cada rendija, o mejor, por cada poro. Es como el polvo, que todo lo cubre, contaminándonos por todos los lados, y hace necesaria una atención y limpieza constantes (CARD. J.H. NEWMAN, Dom. de Septuagésima, Sermón del juicio).

4109 El que no es mortificado en si, presto es tentado y vencido  de cosas bajas y viles (Imitación de Cristo, I, 6, 1).

Todos somos pecadores

4110 (Y perdónanos nuestras deudas...). Por lo que se nos advierte necesaria y saludablemente que somos pecadores, puesto que se nos invita a que roguemos por nuestros pecados. Y para que no haya nadie que se tenga por inocente [...], se le advierte que peca todos los cias, porque se manda orar por los pecados cotidianamente (SAN CIPRIANO, en Catena Aurea, vol. I, p. 367).

4111 Es propio de los justos, a causa de su humildad, desmentir  diligentemente, y de una en una, sus buenas obras narradas en presencia de los mismos; y es propio de los poco rectos dar a entender—excusándose—que no tienen culpas, o que son leves y pocas (ORIGENES, en Catena Aurea, vol. III, p. 247).

4112 No hay pecado ni crimen cometido por otro hombre que  yo no sea sapaz de cometer por razón de mi fragilidad, y si aún no lo he cometido es porque Dios, en su misericordia, no lo ha permitido y me ha preservado en el bien (SAN AGUSTIN, Confesiones, 2, 7).

4113 Al mandarnos que pidamos cada dia el perdón de nuestros pecados, nos enseña que cada dia pecamos, y asi nadie puede vanaglorirarse de su inocencia ni sucumbir al orgullo (SAN CIPRIANO, Trat. sobre la oración, 18)