VOCACION

 

Citas de la Sagrada Escritura

 

1. Elección divina:

Yo te he llamado por tu nom bre. Is 43, 1

Llamó a los que quiso. Mc.3, 13.

No me habéis elegido vosotros a mi, sino que yo os elegi a vosotros. Jn 15, 16.

(Pablo, llamado y elegido) no por los hombres ni por obra de hombres, sino por Jesucristo y Dios Padre. Gal 1, 1.

Nos eligió antes de la creación del mundo. Ef 1, 4.

Nos llamó con vocación santa, no en virtud de nuestras obras, sino en virtud de su designio. 2 Tim 1, 9.

 

2. Correspondencia pronta, sin dilaciones:

Otro de sus discípulos le dijo: Señor, permiteme que antes vaya a dar sepultura a mi padre. Pero Jesús le respondió: Sigueme y deja que los muertos entierren a sus muertos. Mt 21, 22.

Al pasar vio a Leví el de Alfeo sentado al telonio, y le dijo: Sigueme. El, levantándose, le siguió. Mc 2, 14.

 

3. Llamada a través de otros

 

(Andrés) encontró a su hermano Simón y le dijo: Hemos hallado al Mesias, que quiere decir el Cristo. Le condujo a Jesús, que, fijando en él la vista, dijo: Tú eres Simón, el hijo de Jonás; tú serás llamado Cefas, que quiere decir Pedro. Jn 1, 41-42.

 

Fijó la vista (el Bautista) en Jesús que pasaba y dijo: He aquí el Cordero de Dios. Los dos discípulos, que le oyeron, siguieron a Jesús. Jn 1, 36-37.

 

4. A veces no coincide con nuestros planes

(Jonás, el profeta) levantóse para huir lejos de Yahvé, a Tarsis;bajó a Jope y halló un barco que estaba para ir a Tarsis. Pagó el pasaje y entró en el barco para irse con ellos a Tarsis, lejos de Yahvé. Jon 1, 3.

 

El joven rico y su negación a seguir a Cristo: Mt 19, 16-26.

 

5. Las excusas

Un hombre daba una gran cena, e invitó a muchos. Y envió a su criado a la hora de la cena para decir a los invitados: Venid, pues ya está todo preparado. Y todos a una comenzaron a excusarse. El primero le dijo: he comprado un campo y tengo necesidad de ir a verlo; te ruego que me des por excusado. Y otro dijo: compré cinco yuntas de bueyes, y voy a probarlas; te ruego que me des por excusado. Lc 14,16-20.

 

6. El premio

Al que venciere le daré el maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en ella escrito un nombre nuevo, que nadie conoce sino el que lo recibe. Apoc 2,17.

 

En verdad os digo que no hay nadie que, habiendo dejado casa, hermanos o hermanas, padre o madre, hijos o campos por mi y por el Evangelio, no reciba en esta vida cien veces más en casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y campos, con persecuciones; y en el siglo venidero, la vida eterna. Mc 10, 29-31.

 

SELECCION DE TEXTOS

 

La vocación cristiana comporta una llamada a la santificación personal y al apostolado

 

5566 Todos los fieles, desde el Papa al último bautizado, participan de la misma vocación, de la misma fe, del mismo Espíritu, de la misma gracia [...]. Todos participan activa y corresponsablemente -dentro de la necesaria pluralidad de ministerios- en la única misión de Cristo y de la Iglesia (A. DEL PORTILLO, Fieles y laicos en la Iglesia, p. 38).

 

5567 Para decirlo brevemente, lo que el alma es en el cuerpo, eso son los cristianos en el mundo (Discurso a Diogneto, 5).

 

5568 Vuestra vocación humana es parte, y parte importante, de vuestra vocación divina. Esta es la razón por la cual os tenéis que santificar, contribuyendo al mismo tiempo a la santificación de los demás, de vuestros iguales, precisamente santificando vuestro trabajo y vuestro ambiente:esa profesión u oficio que llena vuestros días, que da fisonomía peculiar a vuestra personalidad humana, que es vuestra manera de estar en el mundo; ese hogar, esa familia vuestra; y esa nación, en la que habéis nacido y a la que amáis (J. ESCRIVA DE BALACLER, Es Cristo que pasa, 46).

 

Especiales llamamientos de Dios

 

5569 La vocación no es debida a nuestros méritos, sino a la benevolencia y misericordia de Dios (SAN AGUSTIN, Coment. sobre el Salmo 5).

 

5570 [...] Dios no hace acepción de personas (cfr. 2 Par 19, 7; Rom 2, 11; Ff6, 9; Col 3, 25, etc.), como nos repite insistentemente la Escritura. No se fija, para invitar a un alma a una vida de plena coherencia con la fe, en méritos de fortuna, en nobleza de familia, en altos grados de ciencia. La vocación precede a todos los méritos [...] (J. ESCRIVÁ DE BALAGUER, Es Cristo que pasa, 33).

 

  

5571 También se dice que es semejante el reino de los cielos a un comerciante que anda en busca de perlas finas, y hallando una muy preciosa, vende cuanto tiene y la compra [...]. En comparación con aquélla, nada tiene yalor, y el alma abandona todo cuanto había adquirido, derrama todo cuanto había congregado, se enardece con el amor de las cosas celestiales, no siente placer en las cosas terrenas y considera como deforme todo lo que le parecía bello en la tierra, porque sólo brilla en el alma el resplandor de aquella perla preciosa (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 11 sobre los Evang.).

 

5572 El descubrimiento de la vocación personal es el momento más importante de toda existencia. Hace que todo cambie sin cambiar nada, de modo semejante a como un paisaje, siendo el mismo, es distinto después de salir el sol que antes, cuando lo bañaba la luna con su luz o le envolvían las tinieblas de la noche. Todo descubrimiento comunica una nueva belleza a las cosas y, como al arrojar nueva luz provoca nuevas sombras, es preludio de otros descubrimientos y de luces nuevas, de más belleza (F. SUÁREZ, La Virgen Nuestra Señora, p. 80).

 

5573 Comencé a rezar muchas oraciones vocales y a procurar que todas me encomendasen a Dios que me diese el estado en que le había de servir; mas todavía deseaba no fuese monja, que éste no fuese Dios servido de dármele, aunque también temía el casarme (SANTA TERESA, Vida, 3, 2).

 

5574 ¡Oh, válgame Dios, por qué términos me andaba Su Majestad disponiendo para el estado en que se quiso servir de mi, que, sin quererlo yo, me forzó a que me hiciese fuerza!...

Aunque fueron los días que estuve pocos, con la fuerza que hacían en mi corazón las palabras de Dios, así leídas como oídas, y la buena compañía, vine a ir entendiendo la verdad de cuando niña, de que no era todo nada, y la vanldad del mundo, y cómo acababa en breve, y a temer, si me hubiera muerto, cómo me iba al infierno [...]. Poníame el demonio que no podría sufrir los trabajos de la religión, por ser tan regalada. A esto me defendía con los trabajos que pasó Cristo, porque no era mucho yo pasase algunos por El; que El me ayudaría a llevarlos -debía pensar-, que esto postrero no me acuerdo. Pasé hartas tentaciones estos dias (SANTA TERESA, Vida, 3, 4-6).

 

5575 Y subiendo a un monte llamó a los que El quiso [...]. Pues no por propia iniciativa y preparación, sino por la gracia divina, setian llamados al apostolado (SAN BEDA, Trat. Evang. S. Marcos).

 

5576 No se ha de mirar tanto a la edad como a las prendas del alma [...]. ¿Y qué más razonamientos, sino decir que en cualquier edad puede servir a Dios y ser perfecta para consagrarse a Cristo? (SAN AMBROSIO, Sobre la virginidad, 40).

 

5577 Calla: No olvides que tu ideal es como una lucecica recién encendida.- Puede bastar un soplo para apagarla en tu corazón (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Camino, n. 644).

 

5578 Los demás soldados van se como pueden, y a las veces se apartan de donde ven el mayor peligro, y no los echa nadie de ver ni pierden honra; mas estotros, como llevan todos los ojos en ellos, no se pueden bullir. Bueno es el oficio, y honra grande y merced hace el Rey a quien le da; mas no se obliga a poco quien le recibe (SANTA TERESA, Camino de perfección, 18, 6).

 

Respuesta personal a la llamada de Dios. Dios llama en el momento oportuno

 

5579 Pero, ¿por qué no llamó a Mateo al mismo tiempo que a Pedro y a Juan? Porque aún no estaba bien dispuesto.

Aquel que conoce bien el fondo de los corazones sólo llama a quien está dispuesto a obedecer (SAN JUAN CRISOSTOMO, en Catena Aurea, vol. II, p. 11).

 

5580 Si ves claramente tu camino, síguelo. -¿Cómo no desechas la cobardía que te detiene? (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Camino, n. 903).

 

5581 Mas ya que habéis visto el poder del que llama, considerad también la obediencia del llamado. Porque Mateo no opuso ni un momento de resistencia, ni dijo, dudando: ¿Qué es esto? ¿No será una ilusión que me llame a mi, que Soy hombre tal? Humildad, por cierto, que hubiera estado totalmente fuera de lugar. (SAN JUAN CRISÓSTOMO, Hom. Sobre S. Mateo, 30).

 

5582 Y al mostrar (Mateo) una decisión pronta para todo y desprenderse así de golpe de todas las cosas de la vida, atestiguaba muy bien, por su perfecta obediencia, que le había llamado el Señor en el momento oportuno (SAN JUAN CRíSÓSTOMO, Hom. sobre S. Mateo, 30).

 

5583 El Señor, cuando prepara a los hombres para el Evangelio, no quiere que interpongan ninguna excusa de piedad temporal o terrena, y por eso dice: Sígueme y deja a los muertos que entierren a sus muertos (SAN AGUSTIN, en Catena Aurea vol. 1, p. 493).

 

5584 Si Dios nos ha elegido entre una infinidad de criaturas posibles para desempeñar un papel en la creación, esto es un hecho que nosotros no podemos cambiar y ante el cual la única actitud digna de un hombre es la de aceptarlo tal cual es, porque ni depende de nosotros ni dejará de ser así porque pretendamos ignorarlo. (F. SUÁREZ, La Virgen Nuestra Señora, p. 81).

 

Dios da las gracias necesarias para perseverar

 

5585 A los que Dios elige para una misión los dispone y prepara de suerte que resulten idóneos para desempeñar la misión para la que fueron elegidos (SANTO TOMÁS, Suma Teológica, 3, q. 27, a. 4 c).

 

5586 Es norma general de todas las gracias especiales comunicadas a cualquier creatura racional que, cuando la gracia divina elige a alguien para algún oficio especial o algún estado muy elevado, otorga todos los carismas que son necesarios a aquella persona así elegida y que la adornan con profusión (SAN BERNARDINO DE SIENA, Sermón 2).

 

5587 En una ocasión vi un águila encerrada en una jaula de hierro. Estaba sucia, medio desplumada; tenía entre sus garras un trozo de carroña. Entonces pensé en lo que sería de mi, si abandonara la vocación recibida de Dios. Me dio pena aquel animal solitario, aherrojado, que había nacido para subir muy alto y mirar de frente al sol (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Es Cristo que pasa, 11).

 

El Señor llama de muchas y diferentes maneras

 

Cuando Jesús dice: Sigueme, lo hace a través de la predicación, o por la voz de la Escritura, o por una inspiración interior (RABANO MAURO, en Catena Aurea, vol. II, p. 17).

so ni un momento de resistencia, ni dijo, dudando: ¿Qué es esto? ¿No será una ilusión que me llame a mi, que Soy hombre tal? Humildad, por cierto, que hubiera estado totalmente fuera de lugar. (SAN JUAN CRISÓSTOMO, Hom. sobre S. Mateo, 30).

 

5588 Cuando Jesús dice: Sigueme, lo hace a través de la predicación, o por la voz de la Escritura, o por una inspiración interior (RABANO MAURO, en Catena Aurea, vol. II, p. 17).

 

5589 Hay tres géneros de llamamiento. Uno, cuando nos llama Dios directamente; otro, cuando nos llama por medio de los hombres; y el tercero, cuando lo hace por medio de la necesidad (CASIANO, Colaciones, 3).

 

5590 En esta especie de Iglesia doméstica los padres deben ser para sus hijos los primeros predicadores de la fe, mediante la palabra y el ejemplo, y deben fomentar la vocación propia de cada uno, pero con un cuidado especial la vocación sagrada (CONC. VAT. II, Const. Lumen gen tium, 11).

 

5591 Muchos son los caminos que conducen a Dios. Por eso, cada cual debe seguir con decisión irrevocable el modo de vida que primero abrazó, manteniéndose fiel en su dirección primera. Cualquiera que sea la vocación escogida, podrá llegar a ser perfecto en ella (CASIANO Colaciones, 14).

 

5592 Muchos piden consejos a Dios sobre diversas cosas. El da a todos una sola e inmediata respuesta, con palabra abierta y clara; pero no siempre la entienden todos, aunque les haya hablado claro, pues se dirigen a El para pedirle consejo de lo que desean, y no siempre obtienen lo que piden. Bueno y fiel servidor será, por cierto, quien no aspire a obtener respuesta con arreglo a su voluntad y quiera solamente lo que estime agradable a Dios, según la respuesta que le plazca darle, conformando su voluntad a la de la Majestad Divina (SAN FRANCISCO DE SALES, Epistolario, fragm. 46, 1. c., p. 680).

 

La Iglesia tiene necesidad de vocaciones

 

5593 Son pocos los operarios que hay para recoger tan abundante mies, lo cual no podemos decir sin que nos cause profunda pena, porque aun cuando hay quienes oigan cosas buenas, escasean los que las dicen (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 17 sobre los Evang.).

 

5594 Si existen buenas ovejas habrá también buenos pastores, pues de entre las buenas ovejas salen los buenos pastores (SAN AGUSTIN, Sermón 46, sobre los pastores).

 

5595 Escuchemos lo que dice el Señor a los predicadores que envía a sus campos: La mies es mucha, pero los operarios son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que envíe trabajadores a su mies. Por tanto, para una mies abundante son pocos los trabajadores; al escuchar esto, no podemos dejar de sentir una gran tristeza, porque hay que reconocer que, si bien hay personas que desean escuchar cosas buenas, faltan, en cambio, quienes se dediquen a anunciarlas (SAN GREGORIO MAGNO, Hoin. 17 sobre los Evang.).

 

5596 (Todo sacerdote tiene necesidad) -signo inequívoco de amor a su misión- de promover vocaciones al sacerdocio. Esta exigencia, que afecta a todo el Pueblo de Dios, recae especialmente sobre el sacerdote, que ha de sentir el anhelo de dar un testimonio constante de servicio y de la alegría de su vida de entrega, y de emplear todos los medios, en primer lugar los sobrenaturales, para que sean muchos quienes, sintiendo las necesidades de la Iglesia y la grandeza de la vocación sacerdotal, sepan hacer de su vida un servicio ministerial a Dios y a los hombres. El sacerdote ha de tener el corazón puesto en el seminario, sabiendo que los nuevos presbíteros serán continuadores de su misión y corona de su vida de entrega (A. DEL PORTILLO, Escritos sobre el sacerdocio, p. 49).

 

Los padres y la vocación de los hijos

 

5597 Y porque sé de no pocas jóvenes que, deseosas de consagrar a Dios su virginidad, no lo consiguieron por estorbárselo sus madres [...], a tales madres dirijo ahora mi discurso y pregunto: ¿no son libres vuestras hijas para amar a los hombres y elegir marido entre ellos, amparándolas la ley en su derecho aun contra vuestra voluntad? Y las que pueden libremente desposarse con un hombre, ¿no han de ser libres para desposarse con Dios? (SAN AMBROSIO, Trat. sobre las vírgenes, 1).

 

5598 Dijo esto (Deja a los muertos que entierren a sus muertos) no mandando despreciar el honor que se debe a los padres, sino mostrando que ninguna cosa es tan necesaria para nosotros como ocuparnos de los negocios del cielo. Con este fin nos debemos entregar con todo nuestro ardor, y no tardar ni un momento, por inevitables o importantes que sean las cosas que quieran detenernos (SAN JUAN CRISOSTOMO, en Catena Aurea, vol. 1, p. 494).

 

5599 «Nesciebatis quia in his quae Patris mei sunt oportet me esse?» -¿No sabíais que yo debo emplearme en las cosas que miran al servicio de mi Padre?

Respuesta de Jesús adolescente. Y respuesta a una madre como su Madre, que hace tres días que va en su busca, creyéndole perdido. -Respuesta que tiene por complemento aquellas palabras de Cristo, que transcribe San Mateo: «El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí» (J. ESCRIVvA DE BALAGUER, Canzino, n. 907).

 

5600 Cuando en el seno del hogar te presente el demonio la batalla, mostrándote a los padres suplicantes, con lágrimas en los ojos, anunciadoras del dolor que tu partida deja en sus corazones, no te rindas, sino puesta la mirada en Dios, resiste valerosamente, porque si alcanzas victoria en el ataque del amor paterno, no habrá ya amor del mundo capaz de volverte atrás (SAN AMBROSIO, Trat. sobre las vírgenes,

 

5601 Ni siquiera pidió (Mateo) al Señor que le permitiera ir a su casa y dar la noticia a los suyos; por lo demás, tampoco lo hicieron los pescadores. Estos dejaron redes, barca y padre, y Mateo su oficio de alcabalero y su negocio, para seguir al Señor (SAN JUAN CRISOSTONIO, Honi. sobre S. Mateo, 30).

 

5602 Déjenlas, pues, ir a ella si Dios las llama, que El sabe cuidar a sus escogidos (SAN ANIBROSIO, Sobre la virginidad, 38).

 

5603 Santiago y Juan son alabados porque siguieron al Señor, abandonando a su padre, y no porque su padre los incitase al mal, sino porque estimaron que su padre podría pasar la vida de otro modo, siguiendo ellos a Cristo (SANTO TOMÁS, Suma Teológica, 2-2, q. 101, a. 4 ad 1).

 

5604 Cosa es de gran lástima, que está el mundo ya con tanta desventura y ceguedad, que les parece a los padres que está su honra en que no se acabe la memoria de este estiércol de los bienes de este mundo, y no la haya en que tarde o temprano se ha de acabar; y todo lo que tiene fin, aunque dure, se acaba, y hay que hacer poco caso de ello, y que a costa de los pobres hijos quieran sustentar sus vanidades, y quitar a Dios con mucho atrevimiento las almas que quiere para sí, y a ellas un tan gran bien [...]. Abridíes, Dios mío, los ojos; dadíes a entender qué es el amor que están obligados a tener a sus hijos, para que no los hagan tanto mal, y no se quejen delante de Dios en aquel juicio final de ellos, adonde, aunque no quieran, entenderán el valor de cada cosa (SANTA TERESA, Fundaciones, 10, 9).