Un estudio rompe con el mito: ser madre aumenta la productividad

 

Raffaella M. Breeze

 

  • Un estudio realizado por el Banco Federal de Saint Louis, en EEUU, ha llegado a la conclusión de que los progenitores con más de dos hijos son más productivos que los que no tienen progenie.

  • El estudio ha sido realizado entre 10.000 economistas, por lo que los resultados estarían posiblemente vinculados méramente a empleos de alta cualificación.

 

 

Ser madre y trabajar, tradicionalmente, se ha visto como un problema. No sobran las denuncias del 'maltrato' a las mujeres que deciden tener hijos y trabajar al mismo tiempo por una supuesta improductividad, y hay un número significativo de madres que decide abandonar su carrera laboral para dedicarse en cuerpo y alma a su familia.

Sin embargo, un estudio llevado a cabo por el Banco Federal de Saint Louis en Estados Unidos ha llegado a la conclusión contraria a la tradición popular: ser padres aumenta la productividad. El estudio concluye, sin embargo, que para las madres solteras el efecto del embarazo es negativo, así como para hombres sin un puesto fijo. 

El estudio fue llevado a cabo de la siguiente forma: se envió el cuestionaro a más de 30.000 economistas, de los cuales fueron recogidas las respuestas de 9.939. De estos, se midió la productividad a través de cuatro diferentes baremos relacionadas con el número de publicaciones académicas realizadas, vinculadas a la calidad de las revistas de investigación en las que fueron divulgadas. 

El resultado es claro: durante una trayectoria laboral de 30 años, las madres eran más productivas que las mujeres sin hijos en casi todos los periodos. La productividad llega además de forma exponencial: las mujeres más productivas eran las que tenían dos hijos o más. La diferencia más significativa ocurre en los primeros cinco años de trayectoria laboral.

El estudio apunta, eso sí, que la mayor productividad de una mujer con hijos ocurre justo antes de dar a luz o mucho después de que sus hijos hayan nacido: en momentos puntuales, como cuando los niños son pequeños, la productividad es de un 15 a un 17% menor que una mujer sin hijos, y de un 5% en los padres. Además, aquellas que son madres por debajo de los 30 años ven un efecto negativo en su trabajo.

Para los hombres, tener hijos también es una buena noticia: aunque aquellos con un hijo tenían la misma productividad que los que no tenían, si tenían más progenie, producían más a lo largo de su trayectoria laboral. Eso sí, aquellos hombres sin progenie eran más productivos al final de su vida laboral.

Los propios investigadores del estudio han apuntado en el mismo a varias variables a tener en cuenta a la hora de examinar los resultados. Uno de los aspectos a tener en cuenta es que se realizó el estudio en personas de alta cualificación, y que en casos como estos, las mujeres que planean tener una familia lo hacen de manera concienciada.

Las mujeres que quieran tener hijos podrá reconducir su carrera profesional de manera que beneficie a su familia, y ciudar de sus hijos de la manera que menos afecte a su futuro laboral.  Esto lleva a pensar que planeará tener hijos cuando ya tenga un empleo estable y una posición dentro del mundo académico, por lo que no son equiparables a mujeres que tengan hijos de manera no planeada.