La Unión Europea a favor de la vida

Jesús Ortiz. Doctor en Derecho Canónico.- El Parlamento Europeo ha aprobado la resolución del grupo Popular sobre la política en materia de salud sexual, derechos afines, y educación sexual en las escuelas. Considera que es un campo delicado que compete a los gobiernos nacionales y por supuesto a las familias. JESUSORTIZ

No es una noticia más puesto que está en juego la defensa de la vida desde la concepción, la dignidad de las personas especialmente de los más jóvenes, y la libertad de los padres para educar a sus hijos sin intromisiones ajenas en el campo moral y religioso. Algo de sentido común, diríamos, pero lamentablemente oscurecido por la manipulación que envuelve la destrucción del hombre con el celofán de los derechos humanos.

 

Avanza la ideología de género

Esta propuesta ha superado a otra presentada por la socialista portuguesa Estrela presentaba por segunda vez al Parlamento. Entre otras cosas sostenía el aborto como un derecho humano a financiar por la sanidad pública. También proponía fomentar la educación sexual desde la guardería, al margen de los padres, promoviendo la elección activa de género. Aquí aparece una vez más la batalla emprendida hace décadas para mentalizar a los jóvenes y a la sociedad sobre la elección de sexo que prefieren llamar “género” elegido a medida. Las batallas abarcan varios frentes: parlamentos, derechos humanos, opinión pública, mentalización, e incluso manipulación.

Los resultados conseguidos hasta ahora les animan a proseguir en esa lucha puesto que aumenta notablemente el número de homosexuales y transexuales, con el apoyo de determinados artistas y actores. Muchos propagadores van ocupando cargos importantes en los parlamentos, en los gobiernos, y en la diplomacia internacional. Cada vez se ven mejor las orejas al lobo e incluso algunos pensadores lúcidos afirman que esta ideología representa la última rebelión del ser humano ante su naturaleza creada por Dios.

 

Trabajar por la dignidad humana

Por todo ello esta resolución, trabajaba contra viento y marea, frena de momento las propuestas radicales de Estrela y de los promotores de la ideología de género a todos los niveles de la sociedad.  Hay más, pues no conviene olvidar que la propuesta del grupo Popular Europeo ha sido aprobada por 334 votos a favor frente a 327 en contra. El margen resulta mínimo e indica que es preciso seguir trabajando a favor de la dignidad de las personas, de los verdaderos derechos humanos, y de la familia, que todos dicen valorar mucho aunque a continuación actúen como apisonadoras para destruirla. No es oro todo lo que reluce.

 

Jesús Ortiz López

Doctor en Derecho Canónico