Guillermo Juan Morado - Servicio Católico

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal

Guillermo Juan Morado

OPINIÓN Y ANÁLISIS
 
 
 
 

Guillermo Juan Morado es sacerdote diocesano. Doctor en Teología por la PUG de Roma y Licenciado en Filosofía


Creer no es fácil, pero tampoco excesivamente difícil
Guillermo Juan Morado

Todo lo que, con la ambigüedad de lo humano, nos ha llevado a Dios, ha cumplido su papel. No le pidamos más a lo humano. No exijamos que toda mediación humana, aparente o real, tenga la pureza de la humanidad de Cristo o la garantía que el mismo Cristo asegura a su Esposa, la Iglesia.


 

La voluntad caprichosa
por Guillermo Juan Morado

Hoy, en ciertas mentes, parece triunfar el “querer es poder”. Esta ley fundamental podría formularse de la siguiente manera: “Basta con que yo quiera que algo sea de un determinado modo, para que ese algo, por arte de magia, deje de ser lo que era y pase a ser lo que a mí me apetezca que sea”.


 

Judas de pacotilla
Guillermo Juan Morado

Una propinita, revestida de hipocresía. Una propinita para guiar una cruzada contra la Cruz, tratando de devolver, eso dicen, “los símbolos religiosos a su lugar natural, que son las iglesias, los templos o los conventos”.



 

Cada Persona es su amor
por Guillermo Juan Morado

“Bendito sea Dios Padre, y su Hijo Unigénito, y el Espíritu Santo, porque ha tenido misericordia de nosotros”, proclama la liturgia. Celebrando la fe, reconocemos y adoramos al Padre como “la fuente y el fin de todas las bendiciones de la creación y de la salvación: en su Verbo, encarnado, muerto y resucitado por nosotros, nos colma de sus bendiciones y por él derrama en nuestros corazones el don que contiene todos los dones: el Espíritu Santo” (Catecismo 1082).

 

La Madre Teresa, Fray Rosendo Salvado y la religión como "hecho"


No se pueden negar los hechos. Están ahí, ante nosotros, nos gusten más o menos. Como decía Edith Stein, se trata de “fijar nuestra atención en las cosas mismas", acercándonos “a las cosas con una mirada libre de prejuicios".

 

La entrevista del Papa

Creo que si el Papa Bergoglio atrae a los fieles, e incluso a quienes viven fuera de los confines de la Iglesia visible, es porque no teme mostrarse humano; es decir, limitado y hasta pecador. Es, y lo parece, un hombre auténtico, de una pieza.

 

La ley de la oración es la ley de la fe

En la celebración litúrgica “la eclesialidad de la fe es manifestada”(1). La liturgia sostiene la fe del cristiano, celebrando y proponiendo el objeto de la fe. Asimismo, en la liturgia se expresa la fe de la Iglesia, se alimenta y se confiesa. La liturgia forma parte de la fe, ya que en el plano sacramental el creyente entra en comunión con la vida trinitaria de Dios por la mediación de Cristo. También la liturgia es transmisora de la fe, porque la celebración se convierte en una catequesis integral que comunica y alimenta la fe .

 

El estilo del papa Francisco

El “estilo” es el modo, la manera, la forma de comportarse, de decir y de hacer. Es algo así como el carácter propio que cada artista da a sus obras; a las que crea o a las que ejecuta

 

La Tradición en “Lumen fidei”

La fe se transmite testimonialmente – es decir, temporalmente, generacionalmente, históricamente - . Una compresión a-histórica de la tradición, como si se tratase de un no sé qué fijo e inmutable, contradice la lógica de la Revelación. Dios es Dios, pero Dios, por la Encarnación, ha entrado en la historia y, sin dejar de lado su inmutabilidad, se ha mostrado históricamente fiel a los hombres, ya que es a los hombres a quienes Él se ha querido dirigir.

 

Verdad, ética y poder

La apertura a la verdad es esencial para la fundamentación de la ética. Sin referencia a la verdad, la libertad pierde su salvaguardia, ya que la realización personal no se logra a cualquier precio. La conciencia y la razón han de buscar, más allá del subjetivismo, una base objetiva que solo se puede hallar en la verdad sobre el hombre.

 

Aborto, derecho y moral

Si el derecho quiere ser justo, si el derecho no quiere ser contrario a la moral, solo cabe pensar dos cosas: O el “nasciturus” es alguien o es algo. Si es alguien, si es un ser humano inocente, tiene derecho a una protección total, sin excepciones. Si es solo algo, entonces la madre podría abortar hasta el día antes del alumbramiento, sin ningún plazo.



 

La protección de la vida es un tema de justicia social

Entre persona y sociedad no existe un hiato. El ser humano es un ser social y la persona humana se abre al tú y al nosotros. A su vez, la sociedad solo puede edificarse sobre bases justas si todos los derechos – y, entre ellos, el más elemental de todos, el derecho a vivir – son protegidos y custodiados.

¿Qué otra cosa podríamos ser sino humanos desde el principio?

Claro que somos seres humanos desde el principio. Obviamente, desde el principio, no nos damos cuenta de quienes somos, ni de quienes son nuestros padres, ni sabemos hablar ni una ni varias lenguas.

Si falla la fe en la Resurrección todo se derrumba

La fe pascual tiene su origen en la acción de la gracia divina en los corazones de los creyentes y en la experiencia directa de la realidad de Jesús resucitado (cf Catecismo 644). Es el Señor quien se acerca a los discípulos que se dirigían a Emaús, se pone a caminar con ellos y, finalmente, despierta su fe (cf Lc 24,13-35).

 

Un papa que sorprende

No se trata de una decisión improvisada. La certeza, decía el beato John Henry Newman, es un estado de la mente que lleva consigo una sensación de reposo, de seguridad, al haber alcanzado la convicción refleja de que una verdad es verdad. ¿Cuál es esa convicción, en este caso? La de reconocer la propia incapacidad “para ejercer bien” el ministerio que le ha sido confiado.

¿Conciertos en las iglesias?

La música sagrada es de enorme importancia, pero no es un bien absoluto: ha de adaptarse al ritmo y a las modalidades de la celebración. No está la celebración al servicio de la música – por muy sagrada que sea, la música - , sino que la música ha de estar al servicio de la celebración.

Sacerdotes santos

Cuando se habla de sacerdotes santos, la imaginación de muchos – sacerdotes y fieles laicos- vuela, casi automáticamente, hasta la venerable imagen de San Juan María Vianney, el Santo Cura de Ars.

 

La Iglesia está viva: Iglesia e Internet

No es malo comunicar, hacer partícipe a otros de lo que uno tiene. Y lo que uno tiene, porque lo ha recibido, es la Buena Noticia del Evangelio. ¿Qué habrían hecho San Pablo, San Agustín o Santo Tomás en la era de Internet? Me imagino que aprovecharla al máximo.

 

El mensaje del papa para la Jornada Mundial de la Paz: complejo, realista y propositivo

¿Cuál es, en medio de todo este complejo mundo, el papel de la Iglesia? Le corresponde la tarea de recordar los fundamentos, los principios que “no son verdades de fe, ni una mera derivación del derecho a la libertad religiosa”, sino que “están inscritos en la misma naturaleza humana” y, por consiguiente, “se pueden conocer por la razón”. “La acción de la Iglesia al promoverlos no tiene un carácter confesional, sino que se dirige a todas las personas, prescindiendo de su afiliación religiosa”.

 

Estad alegres

El domingo III de Adviento constituye una invitación a la alegría. Pero no se trata de una exhortación inmotivada, sino de una advertencia que va acompañada de la indicación del fundamento de ese júbilo: “El Señor está cerca”. La proximidad del Señor es la razón de la alegría.

 

Navidad “aconfesional”

¿Qué significa la palabra “Navidad”? Por muy “aconfesional” que fuese el Diccionario, “Navidad” significa principalmente “Natividad de Nuestro Señor Jesucristo”. “Natividad” es lo mismo que “Nacimiento”. Y no un nacimiento cualquiera, sino exactamente el Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo. Ese y no otro. Si se celebra la Navidad es solo y exclusivamente porque se conmemora ese Nacimiento.

 

El buey, la mula y la frivolidad

La Navidad no es un cuento para niños, sino la respuesta de Dios al drama de la humanidad que busca la paz verdadera. No obstante, nada hay de malo en que una idea, una convicción, se revista de elementos imaginativos, como es el caso del buey y de la mula.

 

¿Creer "en" la Iglesia?
Con frecuencia se tiende a considerar que la fe es un asunto estrictamente privado, una opción de la propia conciencia que no puede ir más allá de las fronteras íntimas del yo

 

¿Por qué la Iglesia se opone al "matrimonio" gay?

A muchos les parece que el hacer posible que se casen dos hombres o dos mujeres es una medida de justicia.

 

Reparar más allá de la muerte

Existe la comunión de los santos; es decir, nunca estamos solos, salvo que hayamos peleado por esa soledad.

 

Las humanidades o los saberes inútiles

En el conjunto de los saberes, las humanidades han desempeñado en nuestro siglo el papel del tonto de la familia. Y lo peor es que, extasiadas por los logros de sus parientes listos, han caído en la esquizofrenia de querer aparentar a toda costa lo que no eran

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal