Ramiro Pellitero - Servicio Católico

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal

Ramiro Pellitero

OPINIÓN Y ANÁLISIS

Santidad y familia
Ramiro Pellitero

¿Cómo la familia puede contribuir a que brille la luz de la fe en el mundo? ¿Qué necesita la familia para realizar esa alta misión? Son preguntas que debemos hacernos los cristianos. Pero quizá primero habría que preguntarse qué es la santidad, si tiene que ver con la Iglesia, si es posible en la vida ordinaria, si no será, la santidad, una pretensión exagerada para el común de los mortales.

 


Familia y educación en la fe
Ramiro Pellitero

El Documento de Aparecida (V Conferencia del CELAM, 2007), cuyo redactor principal fue el hoy Papa Francisco, desea dar un impulso renovador a la evangelización en América Latina. Al mismo tiempo contiene orientaciones teológico-pastorales útiles para toda la Iglesia y puede ser considerada como una de las “fuentes” del actual pontificado. En ese contexto se sitúan sus reflexiones y sugerencias sobre la educación en la fe, especialmente las dirigidas a las familias y a la escuela.

 

Pasión educativa

Ramiro PelliteroLa salida de la crisis en que nos encontramos –crisis cultural y espiritual, no menor que la económica– no será posible sin mejorar la calidad de la educación. Y educar no es un oficio más. Es de esas tareas de las que decimos que requieren «vocación». Y como toda vocación, ésta también lleva consigo una misión, imposible sin lo que se ha llamado «pasión educativa».



De la humillación a la resurrección


Jesús ha llevado sobre sí todo el mal, físico y moral, de todos los tiempos: todos los pecados y todos los sufrimientos, especialmente los de los inocentes. Por eso el Papa Francisco nos ha invitado a besar el crucifijo, también porque Jesús ha padecido todo eso por cada uno de nosotros.

 

Contexto antropológico de la educación en la fe

El 28 de febrero el Papa Francisco se encontró con la Pontificia Comisión para América Latina, que se había reunido para estudiar el tema de la transmisión de la fe en el momento actual de emergencia o urgencia educativa. 

Mirar al futuro

La religión afirma que tanto la actividad humana como la realidad del acontecer o la marcha de la historia tienen el mismo fundamento: Dios, que lleva las cosas hacia el bien, contando con nuestra libertad y a pesar de nuestros fracasos por hacer las cosas verdaderamente bien. Descartes hablaba de un genio maligno que consigue lo contrario, que todas nuestras buenas intenciones tengan malas consecuencias. Si esto fuera así no podríamos actuar bien.

 

Contemplación y evangelización

Lo que se dice del predicador, que debe ser “contemplativo”, vale también para el educador o formador, y en general para todo cristiano: ha de ser “un contemplativo de la Palabra y un contemplativo del pueblo” (n. 154). Es decir, ha de saber descubrir las aspiraciones profundas de la gente, sus necesidades, sus preguntas, para ser capaces de ayudarles con el mensaje del Evangelio y la vida cristiana

Oración, trabajo y evangelización

Una evangelización con espíritu significa que el evangelizador debe tener su corazón ardiendo en el fuego del Espíritu Santo, “ya que Él es el alma de la Iglesia evangelizadora” (n. 261). A partir de ahí el Papa explica cuáles pueden y deben ser las “motivaciones para un renovado impulso misionero”.

 

Diálogo y testimonio en el mundo digital
En su mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales (24-I-2014), el Papa Francisco propone que la comunicación esté al servicio de una auténtica cultura del encuentro. 
    

Año nuevo y renovación de los evangelizadores

Hoy se nos pide una transformación misionera. Así lo propone el Papa Francisco en el  capítulo primero de la exhortación Evangelii gaudium: “Cada cristiano y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el Señor le pide, pero todos somos invitados a aceptar este llamado: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio” (n. 20).

 

Nosotros, los apellidos de Dios

Dios nace, ríe y llora, come y duerme, vive en una familia, trabaja y descansa en la tierra, hace suyos nuestros anhelos y nuestras preocupaciones. El que es de la misma naturaleza del Padre, ha querido hacerse también consustancial a nosotros.

Antropología cristiana y familia de Dios

El sentido cristiano del hombre (J. Mouroux) asume la visión clásica de la persona apoyada en sus tres pilares, que podemos llamar para simplificar: razón, experiencia y tradición; y abierta siempre hacia la trascendencia. La revelación cristiana enriquece esta antropología impulsando el diálogo entre la razón y la fe, hasta llegar a ver “con los ojos de Cristo”, experimentar sus propios sentimientos y participar de la dinámica de su entrega. Y afrontar así el trato con los demás y la vida familiar y profesional, social, cultural, política, etc.

 

Despertar la memoria de Dios

El Papa se pregunta cómo es posible esto, que nos encerremos en las cosas hasta el punto de que nos quiten nuestro rostro humano. Y responde de esta manera: “Esto sucede cuando perdemos la memoria de Dios. (…) Si falta la memoria de Dios, todo queda comprimido en el yo, en mi bienestar. La vida, el mundo, los demás, pierden consistencia, ya no cuentan nada, todo se reduce a una sola dimensión: el tener. Si perdemos la memoria de Dios, también nosotros perdemos la consistencia, también nosotros nos vaciamos, perdemos nuestro rostro como el rico del Evangelio”.

Reforma de actitudes

¿Cambia la doctrina? ¿Cómo afecta esto a la Iglesia y a los cristianos? Se han preguntado algunos ante las declaraciones del Papa Francisco, en su larga entrevista al director de la “Civiltà Cattolica”, difundida el 20 de septiembre. Entre otras cosas, habla de la Iglesia, de curar las heridas, de reformar las actitudes, de lo necesaria que es una fe con más humildad y autenticidad. Lo primero, dice, es la reforma de las actitudes. Y no solo de las actitudes “de los demás”, sino primero de las nuestras, de los cristianos, sobre todo de los educadores y de los pastores.

 

Pedir, vivir y educar la paz

En resumen, la paz es un bien grande que hay que pedir (primero a Dios, porque es un don suyo), que hay que vivir por dentro y por fuera, y que hay que educar comenzando también por uno mismo; pues, como estamos redescubriendo en nuestro tiempo, se enseña primero con lo que se es, luego con lo que se hace y con lo que se dice.

Volta_della_stanza_della_segnatura_04_teologia-Rafael-1509-1511.jpg
 

Buscar a Dios con la luz del amor


En uno de sus pasajes centrales afirma la encíclica Lumen fidei: “La fe cristiana, en cuanto anuncia la verdad del amor total de Dios y abre a la fuerza de este amor, llega al centro más profundo de la experiencia del hombre, que viene a la luz gracias al amor, y está llamado a amar para permanecer en la luz” (n. 32). Y este hecho de que la fe anuncia y llama al amor, ayuda al diálogo entre la fe y la razón, a la búsqueda de Dios y también a la tarea teológica.

Rafael, alegoría de la Teología (1509-1511)
Sala de la Signatura, Vaticano

Los colores del vestido -blanco, verde y rojo-
representan las tres virtudes teologales (fe, esperanza y caridad).
Las cartelas que sostienen los ángeles expresan el sentido de la teología:
"conocimiento de las cosas divinas".
La mano izquierda sostiene un libro.  La derecha señala hacia el fresco que está debajo,
donde se representa el debate sobre la verdad teológica, centrado en la Eucaristía

 
Artlover, Three sisters

La existencia cristiana: fe, esperanza, caridad

La fe, la esperanza y la caridad están una en la otra, interpenetradas, en cuanto participación de las energías –del conocimiento, del amor y de la acción– del mismo Cristo en los cristianos

Educar en cristiano

¿Qué es, en la perspectiva cristiana, educar? ¿Qué requiere en cuanto a los proyectos y los contenidos, las actitudes y los métodos? En su Mensaje a las comunidades educativas, de 2007, el entonces Cardenal Jorge M. Bergoglio perfila la tarea educativa cristiana como un compromiso compartido por todos, que hoy requiere un impulso decidido.  

 

La verdadera oración y las llagas de Cristo

El 11 de mayo, víspera de la Ascensión, en la residencia Santa Marta, el Papa Francisco, invitó, con su característico estilo directo, a hacer una oración verdadera que nos ayude a salir de nosotros mismos. Y para ello, recordar las llagas de Jesús en el cielo, como sacerdote, y en la tierra reconocerlas en los hermanos necesitados, enfermos, ignorantes, pobres o explotados.


Aprender a salir de nosotros mismos

El Papa anterior, Benedicto XVI, señalaba con frecuencia el peligro de ser individualistas. Los cristianos debemos vencerlo haciendo operativo el “nosotros” que formamos en la familia de Dios que es la Iglesia; pues ese “nosotros” está para abrirnos a todas las personas del mundo, llevándolas a Cristo. En estas primeras semanas de su pontificado, el Papa Francisco viene insistiendo en ese argumento.

 

Humanismo, caridad, evangelización
En su último encuentro con el clero romano, el 13 de febrero, Benedicto XVI se refirió, entre los grandes temas del Concilio Vaticano II, a la relación entre la Iglesia y el mundo de hoy, que aparecía entonces “con gran urgencia”.

Barca de Pedro, Iglesia viva

Ante la plaza de San Pedro llena, Benedicto XVI ha revivido, en su última audiencia del 27 de febrero, el día en que comenzó su ministerio petrino: “Veo que la Iglesia está viva”



 

Conversión: Dios en primer lugar

¿Qué lugar ocupa Dios en mi vida? ¿Qué significa en la práctica convertirse? En su penúltima audiencia (13-II-2013) Benedicto XVI quiso reflexionar sobre las tentaciones de Cristo (cf. Lc 4, 1-13). Y comenzó invitando a plantearse una pregunta fundamental: “Qué es lo que realmente cuenta en mi vida?”

Fe y caridad, antropología y ética

¿Qué importancia tiene la relación entre fe y caridad para una sana antropología y ética, compatible con la visión cristiana? Esto lo ha explicado Benedicto XVI en un breve y profundo discurso ante la asamblea plenaria del Pontificio Consejo “Cor Unum” (19-I-2013)

 

Jesucristo, el rostro de Dios

Es Dios algo visible, que se pueda ver y tocar, o al menos imaginar? ¿Es Jesús un mediador más, entre otros, que nos informa sobre Dios o nos puede acercar a Él? ¿Y qué papel juegan en esto los demás?

Lecciones de la Encarnación

¿Para qué se hizo hombre el hijo de Dios? ¿Cuál debe ser nuestra actitud ante este hecho central de la fe cristiana? Esta ha sido la realidad (la “Encarnación”) que ha centrado la atención de Benedicto XVI, en su audiencia general del 9 de enero.

 

Claves del Catecismo

Dios que viene

Muchas culturas y religiones primitivas son capaces de captar, como un oscuro presentimiento más allá de los fenómenos naturales, el misterio de lo divino, porque todavía no les han “desencantado” el mundo, como nos pasa a los occidentales.


 

El Catecismo del Concilio Vaticano II para la nueva evangelización

El papel del Catecismo de la Iglesia Católica y su Compendio en la nueva evangelización depende, en gran medida, de nosotros; de que sepamos apoyarnos en ellos para la iniciación cristiana y la formación permanente de los cristianos, de modo que podamos ser en el mundo germen de unidad y de fraternidad.

Adviento: esperanza, oración, alegría

Para los cristianos la esperanza está animada por una certeza: «El Señor está presente a lo largo de nuestra vida, nos acompaña y un día enjugará también nuestras lágrimas. Un día, no lejano, todo encontrará su cumplimiento en el reino de Dios, reino de justicia y de paz».

 

Adviento: puerta de la esperanza

El Adviento, puerta del año litúrgico, nos introduce en esa “historia de los recuerdos” más valiosos (la historia de nuestra salvación). Nos ayuda a “despertar la memoria del corazón y, de ese modo, aprender a ver la estrella de la esperanza”.

 

Ateísmo práctico y testimonio de fe

¿Por qué el ateísmo es destructivo? ¿No puede el hombre ser feliz al margen de Dios? ¿No se puede ser honrado, colaborar en el bien común, sacar adelante una familia, servir a los demás, sin tener fe? ¿Qué tiene de malo rechazar la fe en la práctica? ¿Por qué la fe es necesaria?

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal