ANGELES CUSTODIOS

 

Fe constante de la Iglesia en la existencia y misión de los Angeles Custodios

 

Siempre creyó la Iglesia que los apóstoles y mártires de Cristo, por haber dado el supremo testimonio de fe y de caridad con el derramamiento de su sangre, nos están más íntimamente unidos en Cristo; les profesó especial veneración junto con la Bienaventurada Virgen y los santos ángeles, e imploró piadosamente el auxilio de su intercesión (CONC. VAT. II, Const. Lumen gentium, 50).

Conocemos por la fe que existen los ángeles y leemos que se aparecieron a muchos, de forma que no es licito dudarlo (SAN AGUSTIN, Coment. sobre el Salmo 103)

Casi todas las páginas de los libros sagrados testifican que existen ángeles y arcángeles (SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 34 sobre los Evang.).

Todos los hombres tienen junto a si dos ángeles: uno bueno y otro malo. Así nos lo atestigua la Escritura. Respecto a los ángeles buenos, el Salvador nos dice: No despreciéis a ninguno de estos pequeñuelos: yo os digo que sus ángeles ven constantemente la faz de mi Padre que está en los cielos (Mt 18, 10). A ellos se refiere asimismo esta palabra: Enviará al ángel del Señor junto a los que le temen y les salvará (Sal 33, 8). Y en los Actos de los Apóstoles, a propósito de Pedro: Porque es su ángel (Hech 12, 15) (CASIANO, Colaciones, 8, 17).

Es probable que congregados legítimamente muchos para dar gloria a Dios, esté el Angel de cada cual en derredor de quienes sirven al Señor, junto con aquella persona cuya guarda y custodia se le ha confiado; de suerte que se puede hablar de una doble asamblea de santos: una de hombres y otra de ángeles (ORiGENES, Trat. sobre la oración, 30, 5).

La Providencia de Dios ha dado a los Angeles la misión de guardar al linaje humano y de socorrer a cada hombre.... Han sido designados desde nuestro nacimiento para nuestro cuidado, y constituidos para defensa de la salvación de cada uno de los hombres (CATECISMO ROMANO, parte IV, cap. IX, no. 4 y 6). 

 

Los grandes amigos del hombre

La tradición cristiana describe a los Angeles Custodios ~u mo a unos grandes amigos, puestos por Dios al lado de cada hombre, para que le acompañen en sus caminos. Y por eso nos invita a tratarlos, a acudir a ellos (J. ESCRIVA DE BALAGUER, Es Cristo que pasa, 63). 

 Envía a sus ángeles cerca de ti, dice el Salmo, para que te guarden en todos tus caminos. Por eso mismo hemos de velar con más cuidado, ya que no habría tanta solicitud por nosotros en el cielo si no nos viesen tan necesitados. No pondrían tantos guardianes si no fuera tanta la asechanza (SAN BERNARDO, Serm. 11, sobre el Salmo 90). 

 

Misión de los Angeles Custodios

Los ángeles, además de llevar a Dios nuestras noticias, traen los auxilios de Dios a nuestras almas y las apacientan como buenos pastores, con comunicaciones dulces e inspiraciones divinas. Dios se vale de ellos para comunicarse con nosotros. Los ángeles nos defienden de los lobos, que son los demonios, y nos amparan (SAN JUAN DE LA CRUZ, Cántico espiritual, 2, 3).

Son los embajadores de Dios con los hombres, y los embajadores de los hombres con Dios. No solamente son los ángeles de Dios, sino también los ángeles de los hombres. Angeles, es decir enviados: son, pues, los ángeles de Dios porque El nos los envía para asistirnos; son los ángeles de los hombres, porque nosotros los volvemos a enviar para obtener su misericordia. Vienen a nosotros cargados con sus dones, vuelven cargados con nuestros votos; descienden para conducirnos, suben para llevar a Dios nuestros deseos y nuestras buenas obras (BOSUET, Sermón para la fiesta de los santos Angeles Custodios, Lebarq, Oeuvres oratoires de Bossuet, tomo lll, Desclée de Brouwer, 1927, pp. 95-97).

El ángel custodio) vela sobre nosotros, incansable y cuidadoso (SAN BERNARDO, Serm. 11, sobre el Salmo 90).

Te pasmas porque tu Angel Custodio te ha hecho servicios patentes.—Y no debías pasmarte: para eso le colocó el Señor junto a ti (J. ESCRIVÁ DE BALAGUER, Camino, n. 565).

Los hombres pueden desoir las inspiraciones que les dan invisiblemente los ángeles buenos, iluminándolos para obrar el bien; pero queda intacto el libre albedrío: de ahí que el perderse los hombres no se ha de atribuir a la negligencia de los ángeles, sino a la malicia de los hombres (SANTO TOMAS, Suma Teológica 1, q. 113, a. I ad 2).

Cuántos ángeles se podrá creer estarán encargados de ir agrupando a todos los hijos de Israel en torno a quien los ama individualmente, y de congregar a los dispersos junto al Salvador de los que temen e invocan, prestando un servicio mayor incluso que el de los apóstoles en orden al crecimiento y expansión de la Iglesia, hasta el punto de que el mismo San Juan en el Apocalipsis llegue a decir que algunos ángeles están al frente de las Iglesias? (ORIGENES, Trat. de la oración, 10, 3).

 (Los ángeles) cuando vienen a desempeñar algún encargo entre nosotros, toman nombre del cargo mismo que desempeñan. Asi pues, Miguel significa quién como Dios; Gabriel fortaleza de Dios y, por último, Rafael medicina de Dios(SAN GREGORIO MAGNO, Hom. 34 sobre los Evang.). 

Veneración, devoción y confianza con el Angel Custodio

 A sus ángeles ha dado órdenes para que te guarden en tus caminos. Estas palabras deben inspirarte una gran reverencia, deben infundirte una gran devoción y conferirte una gran confianza. Reverencia por la presencia de los ángeles, devoción por su benevolencia, confianza por su custodia. Porque ellos están presentes junto a ti, y lo están por tu bien. Están presentes para protegerte, lo están en beneficio tuyo Y, aunque lo están porque Dios les ha dado esta orden, no por ello debemos dejar de estarles agradecidos, pues cumplen con tanto amor esta orden y nos ayudan en nuestras necesidades, que son tan grandes (SAN BERNARDO. Sermón 12, sobre el Salmo Qui habita).

Aunque somos menores de edad y aunque nos queda por recorrer un camino tan largo y tan peligroso, nada debemos temer bajo la custodia de unos guardianes tan eximios. Ellos, los que nos guardan en nuestros caminos, no pueden ser vencidos ni engañados, y menos aún pueden engañarnos. Son fieles, son prudentes, son poderosos: ¿por qué espantarnos? Basta con que los sigamos, con que estemos unidos a ellos, y viviremos así a la sombra del Omnipotente (SAN BERNARDO, Sermón 12, sobre el Salmo Qui habitat).

Esta protección es, en la práctica de la vida cristiana, una devoción que ocupa en el ánimo de quien sabe profundizar en ella un puesto de especial honor y es motivo de dulzura y de ternura (JUAN XXIII, Aloc. 9-8-1961). 

Ten confianza con tu Angel Custodio.—Trátalo como un entrañable amigo—lo es—y él sabrá hacerte mil servicios en los asuntos ordinarios de cada día (J. ESCRIVÁ DE BALAGUER, Camino, n. 562). 

 

El Angel Custodio de cada uno, una muestra de la dignidad del hombre y del amor misericordioso del Señor

Grande es la dignidad de las almas cuando cada una de ellas, desde el momento de nacer, tiene un ángel destinado para su custodia (SAN JERÓNIMO, Coment. sobre S. Mateo, 18, 20).

A sus ángeles ha dado órdenes para que te guarden en tus caminos. Den gracias al Señor por su misericordia, por las maravillas que hace con los hombres. Den gracias y digan entre los gentiles: El Señor ha estado grande con ellos. Señor, ¿qué es el hombre para que le des importancia, para que te ocupes de él? Porque te ocupas ciertamente de él, demuestras tu solicitud y tu interés para con él. Llegas hasta enviarle tu Hijo único, le infundes tu Espíritu Incluso le prometes la visión de tu rostro. Y para que ninguno de los seres celestiales deje de tomar parte en esta solicitud por nosotros, envias a los espiritus bienaventurados para que nos sirvan y nos ayuden, los constituyes nuestros guardianes, mandas que sean nuestros ayos (SAN BERNARDO, Sermón 12, sobre el Salmo Qui habitat).

 

Los Angeles Custodios estarán presentes en el juicio universal

 

Concurrirán también (al juicio universal) todos los ángeles, para dar testimonio ellos mismos del ministerio que ejercieron por orden de Dios para la salvación de cada hombre (SAN JUAN CRISÓSTOMO, en Catena Aurea, val. lll, p. 238).

 

Ayuda de los Angeles Custodios en el apostolado

Gánate al Angel Custodio de aquel a quien quieras traer a tu apostolado.—Es siempre un gran cómplice (J.ESCRIVÁDE BALAGUER, Camino, n. 563).

Nuestro deseo es que aumente la devoción al Angel Custodio. Cada uno tiene el suyo y cada uno puede conversar con los ángeles de sus semejantes (JUAN X XIII, Aloc. 9-8-1961).

Entre el ángel y nosotros hay algo permanente. Hay una mano que, incluso cuando dormimos, no suelta la nuestra... Sobre la tierra en que nos encontramos, compartimos el pulso y el latido del corazón de este hermano del cielo que habla con nuestro Padre (PAUL CLAUDEL, Presencia y profecía, en Lecturas cristianas para nuestro tiempo, Ed. Apostolado de la Prensa 1972).

 

Ayudas que nos presta el Angel Custodio en la oración

Aprovecha también considerar que ni el demonio, ni otra cosa, es poderosa para nos dañar, sin licencia de Nuestro Señor. También aprovecha considerar que tenemos al Angel de nuestra Guarda a nuestro lado, y en la oración mejor que en otra parte, porque allí existe él para nos ayudar y llevar nuestras oraciones al cielo y defendernos del enemigo, que no nos puede hacer mal (SAN PEDRO DE ALCÁNTARA, Tratad. de la oración y meditación, 2, 4, av. 5°).

La evocación de los selectísimos espíritus que el cuidado solicito del Padre celestial colocó y pone junto a cada uno de sus hijos, infunde alegría y ánimo. Pues los ángeles del Señor escudriñan nuestro interior y  quisieran hacerlo digno de sus divinas complacencias! (JUAN XXIII, Aloc 9-81961).

Los elegidos interceden por los hombres, mientras los Angeles Custodios no sólo ruegan por los hombres, sino que actúan alrededor de ellos. Si por parte de los bienaventurados se da una intercesión, por parte de los ángeles hay una intercesión y una intervención directa: son al mismo tiempo abogados de los hombres cerca de Dios y ministros de Dios cerca de los hombres (G. HUBER, Mi ángel marchará delante de ti, Ed. Palabra, Madrid 1980, 6.a ed., p. 43).

306 Suelen los ángeles estar presentes a los que oran y deleitarse en los que ven levantar sus manos puras en la oración, se alegran de ofrecer a Dios el holocausto de la devoción santa como incienso agradable al cielo (SAN BERNARDO, Hom. sobre la Virgen Madre).

Los ángeles custodios, clamando, despiertan a quienes no velan (ORIGENES, en Catena Aurea, vol. III, p. 218).

Angeles que custodian la Sagrada Eucaristía De la misma manera que vemos cómo los ángeles se encuentran rodeando el Cuerpo del Señor en el sepulcro, así debemos creer también que se encuentran haciendo la corte en la Consagración (SAN BEDA, en Catena Aurea, val. VI, p. 529).

Gustosamente harían su oficio los Santos Angeles Custodios con aquella alma que les decía: «Angeles Santos, yo os invoco, como la Esposa del Cantar de los Cantares, "ut nuntietis ei quia amore langueo"—para que le digáis que muero de Amor» (J. ESCRIVÁ DE BALAGUER, Camino, n. 568).

 

Gratitud al Angel Custodio

 

 Somos también deudores de nuestro ángel custodio, quien contempla siempre el rostro del Padre que está en los cielos (ORIGENES, Trat. sobre la oración, 28, 3). 

 

Angeles.- "Es una verdad fundada en la infalible autoridad de la Escritura, que los Angeles están establecidos sobre nuestra conducta y que ofrecen todos los días a Dios las oraciones de los que son salvo por Jesucristo. (S. Hilario, in Matthaeum, e. 18, sent. 7, Tric. T. 2, p 258.)"

"El Angel del Señor tiene su campo alrededor de los que le temen Todo el que cree en Jesucristo tiene un Angel que le asista, si no le arroja de sí con alguna mala acción. (S. Basilio, in Psalm. 33, sent. 8 Tric. T. 3, p. 191.)"

"¡Ojalá quisiera Dios que cuando quemamos el incienso sobre nuestros altares, y ofrecemos el sacrificio, se descubriesen visible mente los Angeles, como le sucedió a Zacarías! No hemos de dudar que hay siempre Angeles presentes cuando se presenta el mismo Jesucristo, cuando es sacrificado Jesucristo. (S. Ambrosio, in Luc. e. 1 sent. 95, Tric. T. 4, p. 328.)"

"Por ser nosotros muy débiles para llegar por nosotros mismo hasta la habitación de nuestro celestial Médico, debemos implorar 1os ruegos de los Santos Angeles que Dios nos ha dado para socorrernos. (S. Ambrosio, sent. 142, Tric. T. 4, p. 343.)"

"Los Angeles ven continuamente el rostro del Padre celestial. Grande es la dignidad de las almas, pues tiene cada una desde instante en que nace un Angel deputado por Dios para su guarda. (S.Jerón., In c. 18, Matth., sent. 99, Trie. T. 5, p. 256.)"